AVISO

AVISO - ENLACES FUERA DE SERVICIO:
Algunos enlaces se encuentran momentáneamente sin funcionamiento por problemas técnicos de la plataforma. Disculpe las molestias, estamos trabajando para solucionarlo

sábado, 31 de diciembre de 2022

FELIZ AÑO NUEVO 2023



La AAJJ les desea a todos un Feliz Año nuevo y que en el 2023 nos encuentre con el jurado avanzando en la Argentina y en América.

¡Salud!

jueves, 29 de diciembre de 2022

ADIÓS PELÉ. ADIÓS O REI DEL FÚTBOL

Pelé tricampeón en México 1970

A los 82 años, falleció ayer tras una larga enfermedad O Rei Pelé. El fútbol mundial está de luto. Edson Arantes do Nascimento fue uno de los jugadores más deslumbrantes de la historia del fútbol y, para muchos, quizás el mejor de todos.

César Luis Menotti, técnico campeón mundial con Argentina '78, jugó con Pelé en el Santos en 1968 y dijo: "Pelé es el mejor de todos, era sobrenatural, era imposible". "Cualquier partido para Pelé era la final del mundo. Jugabas un entrenamiento y era la final del mundo". "Para mi era un placer estar en una cancha y verlo. Hacía cosas que uno no entendía. Le gustaba ponerse de arquero y no usar las manos, las sacaba de chilena, de palomita", afirmó en una entrevista.

"Personalmente no lo puedo poner en ninguna comparación porque está lejos de todos, lejos absolutamente", dijo el Flaco. Y sentenció: "Después, creo yo, que cada uno en su época. El flaco Cruyff, Di Stéfano, Maradona y Messi. Pero Pelé supera todas las épocas desde mi punto de vista".




La estampa única y la clase magistral de Pelé


Fue el único jugador en ganar tres veces la Copa del Mundo e integró el famoso Scratch de 1970. Junto con la Naranja Mecánica holandesa de Johan Cruyff de 1974, el equipo brasileño de 1970 está considerado el mejor de la historia de los Mundiales. Pelé hizo toda su carrera en el Santos FC de San Pablo, donde fue bicampeón de América y del Mundo en 1962 y 1963. Esta última fue frente a Boca Juniors y en la Bombonera, que lo deslumbró para siempre.


Pelé con el Santos en la mítica Bombonera,
en la final de la Libertadores ´63

Pelé y Rattín en 1963


Pelé era la gran figura del fútbol mundial. Estaba a punto de cumplir 23 años. En 1958 y en 1962 había sido campeón con Brasil en las Copas del Mundo de Suecia y Chile, a pesar de que en este último torneo jugó solo dos partidos. Un testimonio suyo posterior a aquel duelo con Boca reforzaría el mito de la Bombonera.

"Jugué en todos los estadios del mundo y jamás sentí un terremoto cuando un equipo sale al campo como en La Bombonera", dijo el brasileño. La frase está escrita en los pasillos del estadio.

Fue la primera vez que jugó en la cancha de Boca (disputaría cinco partidos más, todos con la camiseta del Santos). Ya había jugado en la Argentina: en el Monumental, con la selección de Brasil en el Preolímpico del 59, en el Cilindro de Avellaneda, en el Palacio Tomás Adolfo Ducó, en el Parque de la Independencia y en el Bosque de La Plata.

"No podré olvidar nunca de qué manera fui tratado por los propietarios de las cantinas de la Boca cuando iba a comer con mis compañeros del Santos", contó O Rei en una entrevista con la revista El Gráfico (1981). "El jugador que no logra estremecerse con el estímulo de la hinchada de Boca, está enfermo o ejerce una profesión equivocada", declaró en esa nota.


El irrepetible Scratch de 1970


La selección de Brasil que participó en el Mundial de México 1970 siempre será recordada por alinear en su once inicial a cinco grandes n° 10.

Los cinco delanteros brasileños, Jairzinho, Pelé, Gérson, Tostão y Rivelino, eran números 10 por derecho propio y juntos crearon un impulso ofensivo irresistible y quizás el ataque más demoledor de la historia, en el que Pelé tuvo un papel de renacimiento en el camino de Brasil hacia la final, participando en 14 de los 19 goles de la verdeamarela en el torneo.




La AAJJ le rinde un sentido homenaje a Pelé, a su familia y a todo nuestro amado pueblo brasileño. Chau, O Rei. Hasta siempre y gracias por tu magia inolvidable. 




Pelé, Rivelino y Jairzinho

 
Pelé y su clase en Inglaterra 1966



Maradona (19 años) conoce a su ídolo en 1979


viernes, 23 de diciembre de 2022

Lomas de Zamora: LA SCALONETA TRAJO LA COPA. EL PUEBLO PUSO LA FIESTA. ARGENTINA CAMPEÓN MUNDIAL (Culpable de Homicidio Preterintencional)

Finalizó el jueves el último juicio por jurados del año en Lomas de Zamora. No dimos cuenta de él hasta ahora porque teníamos cosas muchísimo más importantes qué hacer. ¿Cuáles? Pues festejar ni más ni menos que la obtención de la Tercera Copa del Mundo y participar de los impresionantes fastos posteriores que conmovieron al mundo. 

Ni en la época de Julio César (Gaius Iulius Cascius Caesar;​ 12 o 13 de julio de 100 a. C.-15 de marzo de 44 a. C) se vivieron celebraciones de esta magnitud. La Tercera ya está en casa y por eso este juicio no movió -ni moverá- el amperímetro. 

No nos interesa ya más nada. Los Dioses del Olimpo ya dieron su veredicto unánime: Somos Campeones del Mundo. Maradona y Messi ya entraron en la Historia. Estamos como locos... 


El momento sublime. La Tercera ya está
en las manos de su legítimo dueño,
el jeque y Emir de Andápayá

D10S y el Messías

Héroe aryentino y semidiós. El beduino le mira
al Dibu le Gant d'or.

El ya famoso "Dibu dibu", que hace las delicias
de niños y grandes. El Pueblo Juradista entregado al
loco frenesí del Dibu Dibu

La argentinidad al palooooooooooo
Mate, la Celeste y Blanca y ... ella, ella, ella...
la Copa con Messi Campeón.
"El Reposo del Guerrero" debería
llamarse a esta placa inmortal

LA MOVILIZACIÓN POPULAR MÁS GRANDE 
DE LA HISTORIA

LA PRENSA MUNDIAL RENDIDA

LADRÓN DE BICICLETAS


TEMBLÓ EL OBELISCO


Bueno. Pero algo tenemos que decir de este juicio. Veamos. Nos han dicho que hubo otra vez un extraordinario trabajo de la defensa pública.

Juan Claudio Danbraucas, alias "El Polaco" (igual que el referí de la final), llegó a juicio acusado por la célebre fiscal Marcela Dimundo de homicidio simple con dolo eventual. Atenti al piojo. La fiscalía ya abría el paraguas ante la lluvia inminente. Los paraguas de Cherburgo. Para el jurado fue finalmente culpable del delito menor incluido de homicidio preterintencional.


El polaco Marciniak charla con Messi durante
la mejor final de la historia de los Mundiales


LOS HECHOS

El hecho ocurrió el 12 de octubre de 2019 en Villa Centenario en la casa del imputado, que quedaba en la calla Caraza al 211, Lomas de Zamora. Llovía torrencialmente. Dato crucial.

Resulta que el Polaco Danbraucas tenía desde septiembre un arresto domiciliario. Para qué... Apenas volvió al barrio lo agarró de punto, de che pibe, como se dice en la Argentina Campeona Mundial (qué hacés tres veces qué hacés) a la víctima de autos. Es decir, al albañil Victor Di Nicola, que solía parar para tomar vinazzi (y quién sabe qué cosas más) en la casa del Polaco. 


Foto clave de a víctima Víctor Di Nicola,
bajo la lluvia torencial

Ese día, la testigo clave del juicio, una vecina inquilina del acusado, vio por la ventana que Víctor estaba bajo la lluvia y que el "Polaco" no lo dejaba entrar a la casa por roñoso. Dato fulminante: tomó una foto decisiva para esclarecer el suceso.

Ya lo dijo el Nano Serrat en 1971 en su inmortal poema "Pueblo Blanco". No hay peor cosa que las vecinas que, cuales perennes cámaras de seguridad de todos los tiempos (pero ahora con celulares), observan TODO desde sus ventanas.

"Las comadres murmuran

Su historia en el umbral

De sus casas de cal

Y las muchachas hacen bolillo

Buscando ocultas tras los visillos

A ese hombre joven que noche a noche

Forjaron en su mente

Fuerte pa’ ser su señor

Y tierno para el amor"

El mejor disco del Nano

La fisgona vecina estaba en el patio trasero de la casa del Polaco y escuchó con toda claridad cómo lo insultaba al pobre albañil, mientras le decía que se quedase allí bajo la lluvia "porque sos sucio, así te bañás". Esta testigo, sacó una foto de ese instante, y la mostró en el juicio.

Es decir, el albañil lejos estaba de ser Gene Kelly en Cantando Bajo la Lluvia o de estar bailando la Danza de la Lluvia como un alucinado hippie en Woodstock 1969, sino que le estaban haciendo bullying en Caraza.



Cuando el mundo era bello y rockero

En ese momento en que sacó la foto, la vecina escuchó un ruido fuerte y un grito de dolor. Pudo ver a la víctima como convulsionando o temblando y al Polaco arrastrando el cuerpo. Esta vecina es la que se llama la policía. No pudo ver pelea, ni golpes, pero sí vio al Polaco tomando contacto con el albañil. Es decir, claramente estaba probado que el Polaco bajó en son de guerra a joderlo al albañil, que estaba como un pajarito aterido bajo la tormenta. 

Y allí es donde los hechos se controvierten. ¿Lo mató a golpes? ¿O se cayó por un empujón y se golpeó la cabeza?


EL JUICIO

Juez Marcelo Dellatrure junto a las partes

La discusión central del juicio fue exactamente esa: la verdadera causa de la muerte del albañil. El médico de la autopsia declaró que tenía un hematoma subdural, lesiones en varias partes del cráneo, en los pies y muchas lesiones de defensa en los brazos. Es decir, la fiscalía logró probar que algo hubo. Quizás empujones, un tole tole como el de Argentina-Holanda... algo hubo


Qué lindo cómo se dieron...
Andá pa´allá, Bobo.
Van Gaal, ¿viste la Final?

Para la fiscalía, el acusado lo quiso matar. Le pidió al jurado que dedujera por inferencias que, después de arrastrar el cuerpo, fue a la salita de primeros auxilios y luego a la Comisaría e inventó que su amigo se había resbalado y se había caído solo. 

Las defensoras oficiales del acusado Celeste Vázquez y Paula Rodríguez Herlin pidieron la absolución, alegando que no había testigos que hayan visto el momento en que el "Polaco" golpeó a la victima. 

En resumen, su teoría del caso fue que el albañil murió por sus patologías anteriores. ¿Cuáles eran? Pasó que el albañil había tenido un accidente grave de tránsito y quedó medio tololo. Quedó débil, con dificultad de movimientos y de reacción. Encima era asmático y había convulsionado eel día anterior por un broncoespasmo. 

Luego de escuchar las instrucciones del Juez Marcelo Dellatrure, el jurado se retiró a deliberar y al cabo de dos horas, emitió su veredicto por unanimidad. 

Se inclinaron por el delito menor incluido de homicidio preterintencional. Este consiste en realizar una acción, por ejemplo empujar a alguien, que razonablemente no debía causar una muerte. 

El Maestro Binder, en su magistral obra del Tomo V, argumenta que esta clase de delitos son inconstitucionales porque implican responsabilidad objetiva. Es decir, algo prohibido por el art 19 de la Constitución Nacional. Coincidimos con el Troesma riojano de Esquel, pero eso será otro debate.

Lo cierto es que el jurado mundialista encontró el punto justo de lo que se había probado más allá de toda duda razonable. ¿Hubo un forcejeo? Sí. ¿Empujó el Polaco al albañil? Sí. ¿Tuvo intención de matar? No. ¿Había que absolver? No. Entonces le dieron el preterintencional, que era el plan B de ambas partes (imaginamos nosotres).

El veredicto fue unánime y el juez se emocionó mucho al despedir al jurado. Era el primer juicio que dirigía. Los jurados corrieron presurosos a seguir festejando. Todo el año es Carnaval.


Brasserie Petanque,
sensacional restaurante francés y
Cuartel General del juradismo
argentino.
             



  

domingo, 18 de diciembre de 2022

Argentina Campeón Mundial


Diego y Messi, los dos más grandes de la Historia 

¡Salud, campeones! Viva la Argentina, el juicio por jurados, Los Beatles, Maradona y Messi. Vamos América del Sur. Viva la alegría del Pueblo. Vamos, Argentina de mí corazón.

Argentina Tricampeón Mundial. Y vamos por la cuarta en 2026.




Paris, je t'aime

 

sábado, 17 de diciembre de 2022

MAR DEL PLATA: Lo mataron por un celular y el jurado declaró culpable a su asesino, el "Pajarito" Ventura


Agustín “Pajarito” Araujo fue llevado a juicio tras ser acusado por el crimen en ocasión de robo (CP, 165) de Octavio Ventura, un pibe de solo 21 años, ocurrido en la madrugada del 26 de noviembre del 2018 en el barrio Hipódromo. "Pajarito" fue hallado culpable por un jurado popular. El veredicto fue unánime y quedó detenido en el acto a pedido de la querella. La semana próxima se sabrá el monto de la pena, que irá de los 10 a los 25 años de cárcel.

¿Cuáles fueron los hechos por los que se imputó a "Pajarito"? El crimen se produjo el lunes 26 de noviembre de 2018 a la medianoche, cuando Octavio Vera y su pareja se encontraban dentro de un auto en la calle Salvador Viva, a 100 metros de la avenida Juan B Justo.


El "Pajarito" Ventura, culpable

En esas circunstancias, Araujo aprovechó que el Dodge 1500 estaba estacionado y se acercó armado. Les golpeó el vidrio y les sacó sus billeteras. Pero no se conformó: también exigió que Ventura le entregara su celular. La víctima se resistió a hacerlo y en ese momento recibió un disparo. Luego, el delincuente huyó.


La víctima, Octavio Ventura

Desesperada, la mujer de Ventura le pidió ayuda a un hombre que pasaba por el lugar y así pudo comunicarse con los familiares de la víctima, quienes llegaron al lugar y trasladaron a Ventura hasta el Hospital Interzonal de Agudos, donde falleció.

Durante el debate, el fiscal Leandro Arévalo pudo demostrarle a los jurados que Agustín Araujo, quien estaba detenido desde noviembre de 2018, era el responsable del asesinato de Ventura.


El fiscal Leandro Arévalo


Para eso fue clave la declaración de la novia de la víctima. En la audiencia del miércoles, el jurado escuchó su desgarrador testimonio, la única testigo del crimen. Ella fue quien identificó al homicida, a través de una prueba de reconocimiento de voz: le hicieron escuchar cuatro voces distintas, y rápidamente eligió la de Araujo.

Fue tremendo cuando la novia dijo frente al jurado: “Vos lo mataste a Oti, no me olvidó más tu cara”, dijo la chica, mientras miraba a Araujo, durante el debate.

Llegaron las instrucciones del juez y los jurados decidieron por unanimidad que Araujo era el culpable del delito de “homicidio en ocasión de robo”.

Tras la lectura del veredicto, el joven "Pajarito" fue detenido, por pedido del particular damnificado, y las autoridades dispusieron su traslado a la cárcel de Batán, a la espera de que se decida el monto de pena. "Con el veredicto que da lugar a la condena, el riesgo procesal se modifica totalmente y el peligro de fuga es inminente", justificó el abogado Maximiliano Orsini.


Maximiliano Orsini

La petición se formuló de inmediato, ya que el asesino de Ventura había llegado en libertad al juicio. Es que después de estar detenido durante poco más de un mes, en enero del 2019 la Cámara de Apelaciones de Mar del Plata lo excarceló, al entender que la carga probatoria reunida en la instrucción por el fiscal Leandro Arévalo no era suficiente para hacer lugar al pedido de prisión preventiva en el marco de proceso penal.


El juez, Juan Manuel Sueyro

Ahora solo resta que el juez del Tribunal en lo Criminal 1 de Mar del Plata, Juan Manuel Sueyro, previa audiencia de cesura, imponga la pena al condenado, la próxima semana.

Leer noticias aquí:

- 16/12/22 - 0223 - "Declaran "culpable" al joven acusado de matar de un tiro a Octavio Ventura para robarle el celular" (ver

- 16/12/22 - La Capital Mar del Plata - "Jurado popular condenó al asesino de Octavio Ventura" (ver

- 14/12/22 - 0223 - "Juicio por el crimen de Octavio Ventura: “Vos lo mataste a Oti, no me olvido más de tu cara”" (ver

viernes, 16 de diciembre de 2022

MERCEDES: Para el jurado popular fue homicidio doloso. Cárcel efectiva para el penitenciario borracho y drogado que atropelló con su auto y mató a una chica e hirió gravemente a otra

Martina Pérez, la víctima.

Un jurado de Mercedes declaró culpable de homicidio doloso y lesiones graves dolosas a Hugo Vega, un miembro del Servicio Penitenciario Federal (SPF) que causó una tragedia vial en la localidad bonaerense de Marcos Paz en 2017. 

El efectivo, que manejaba completamente borracho y drogado, invadió el carril contrario en una maniobra intempestiva y arrolló a dos chicas adolescentes que circulaban en una moto y se dirigían a una fiesta. 

Martina Pérez, de 18 años de edad, murió en el acto. Su acompañante, Camila Pereyra, de 21 años de edad, sufrió lesiones muy graves. Perdió la parte superior de su cráneo, sufrió siete operaciones, perdió por completo la memoria y le quedó una pierna más corta que la otra. Apenas puede caminar.

El hombre dijo que fue un accidente de tránsito y que lo condenaran por homicidio culposo y lesiones culposas. El jurado consideró que actuó con intención criminal y lo declaró culpable por unanimidad por homicidio doloso y lesiones graves dolosas.

EL CASO

El hecho ocurrió el 27 de diciembre de 2017 en el acceso Zabala a la altura del frigorífico La Pompeya, camino al penal de Marcos Paz. 

Vega vivía en el casino de suboficiales del SPF, "de donde salió en evidente estado de ebriedad, drogado y portando consigo una bolsa con cinco cervezas", tal como declaró un ex compañero suyo, que también habitaba en el casino. Este testigo resultó fundamental, ya que declaró ante el jurado que intentó disuadirlo de que no condujera en ese estado.

Así fue se se subió a su Corsa con 2.72 gr/l de alcohol en sangre y cocaína y atropelló a las chicas. El impacto fue tan violento que el vehículo que manejaba Vega terminó en un zanjón, a unos 100 metros de donde chocó.


Así quedó el vehículo



El perito accidentólogo declaró así ante el jurado: "Vega circulaba a casi 100 km p/h, cuando la velocidad permitida era de 50 km/h para el tramo del acceso por el que transitaba. Fue así que al llegar a la altura de la intersección con calle Paraná, en una maniobra intempestiva, invadió el carril contrario e impactó de frente a la motocicleta marca Motomel  dominio 446 KER que circulaba  por su correspondiente carril, por la mano contraria.

Ocasionó la destrucción absoluta por incineración del motovehículo y la muerte inmediata de su conductora Martina Celeste Pérez (de entonces 18 años de edad). Lesionó de suma gravedad a su acompañante Camila Soledad Pereyra (de 21 años de edad), respecto de quien se constató en la misma escena de los hechos que se encontraba inconsciente, con respiración jadeante, múltiples fracturas de fémur derecho tercio medio de muslo, en tercio distal de misma extremidad, fractura expuesta de tibia y peroné con avulsión de tejidos y ausencia de pulso en ésta; fractura de occipital, parietal y Peñasco. Lesiones éstas que resultaron ser graves, le depararon más de cinco operaciones y secuelas irreversibles".

La causa había tramitado en la UFI 4 de la localidad de Mercedes bajo la carátula inicial de "homicidio culposo agravado". El fiscal a cargo, Héctor Zunino, aseguró que "el imputado conducía en estado de ebriedad y se cruzó de carril". 

La calificación penal del hecho hizo enfurecer a toda la ciudad, quienes marcharon en varias ocasiones pidiendo justicia por Martina, con el objetivo de que la fiscalía cambiara la calificación de culposa a dolo eventual. Finalmente, años después, el fiscal amplió la acusación e incluyó la acusación por dolo eventual. Esto hizo que el caso fuera a jurados.


Furia popular


Una vez en el juicio, toda la controversia se centró en si esto era un accidente con imprudencia o con dolo de matar. El jurado se inclinó por lo segundo. La jueza Patricia Guerrieri le dio todas las opciones posibles al jurado en sus instrucciones y formulario de veredicto.

El formulario de veredicto contempló el requerimiento del fiscal Guillermo Lennard y de los querellantes Omar Pérez, padre de la víctima fallecida Martina Pérez- que calificaron el hecho como “Homicidio simple y lesiones graves”; la hipótesis postulada por la Defensa Oficial -Dr. Agustín Muga-, que calificó el hecho como “Homicidio culposo y lesiones graves agravadas”; así como la opción de “No Culpable”.

El jurado, tras tres días de juicio y varias horas de deliberación, lo condenó por homicidio y lesiones dolosas. Por esa razón fue inmediatamente detenido.

LA REPERCUSIÓN EN LOS MEDIOS







Ahora, la jueza Gerrieri deberá fijar la pena en la audiencia de cesura que tendrá lugar el 22 de diciembre, en el cual tendrá especial consideración los antecedentes de Vega que fueron aportados por la fiscalía. Según las pruebas presentadas, Vega ya había atropellado y lastimado seriamente a otras dos personas antes de este trágico hecho.


Noticias Relacionadas:

- Diario Crónica (27/12/2017): "Penitenciario borracho atropelló a dos chicas y mató a una". (Ver aquí)

- Diario Perfil (28/12/2017): "Marcos Paz: penitenciario atropelló a dos chicas y una murió". (Ver aquí)

ZÁRATE CAMPANA: Se subieron tres a la piragua y volvieron dos. El misterio de los cazadores isleros del Delta llegó a su fin. Culpable de homicidio


"EL CADÁVER DEL PESCADOR HALLADO EN EL RÍO TENÍA UN BALAZO Y HERIDAS DE MACHETE"


Así informaba la prensa de Escobar por aquel frío invierno del 2020, en plena cuarentena total. Un cadáver apareció misteriosamente en el río Paraná con un tiro de escopeta en el pecho y orificio de salida en la nalga y un machetazo que le cruzaba el torso y la cara.

Consultado por la AAJJ, el fiscal Martín Zocca, de destacada actuación, nos resumió los hechos como sólo él puede hacerlo: "Mirá, el hecho es simple. Tres cazadores de las Islas se subieron a una piragua y volvieron dos".

Tremendo. El drama en una sola frase, digna de los Cuentos de la Selva del gran Horacio Quiroga.




Quien no conoce la dura y fascinante vida de las Islas y los isleros del Delta del Paraná difícilmente comprenda los sucesos que tuvieron que juzgar este jurado popular de doce campaneros. Es allí donde se magnifica la garantía del juicio de los pares del lugar, los vecinos de la tierra, los que conocen y comparten los valores y la cultura comunitaria. Nunca mejor que un juicio por jurados para juzgar este caso.

Nuestra gran cantautora Teresa Parodi describió de manera magistral, casi como lo haría Horacio Quiroga, la dura vida de los isleros y gauchos del litoral en su célebre tema "El Bayo Ruano"


En mi sueño, gauchos de todos los colores

Políticos correntinos están contigo, mi padre

Tu poder fue tu bondad y tu tragedia

Nunca violentaste con soberbia

A los inocentes y desamparados, las más

Pobrísimas viejecillas gauchi-afro-guaraníes

Fueron tus amigas más amadas.

Amado fuiste por violentos adversarios

En el paraje de trabajos brutales de rodeos,

de alcohol y de políticas bravías.

Aparecen junto a tí: Raúl cardozo

Jamario valenzuela, francisco sosa

Teodoro frutos y al fin de todo el cuadro tú.

El errante doctor gaucho, el emponchado

Sobrе el antiguo bayo ruano

El caballero de los trinos, mi padrе

Me traes ahora un trino blanco

Para desterrar de mi corazón el trino negro



EL HECHO

El hecho ocurrió el 28 de junio de 2020 a las 20 horas en el Canal Alem, a escasos 300 metros de la boca del Paraná de las Palmas. Más precisamente pasando el arroyo Las Piedras de la sección de Islas del partido de Campana.

El crimen tuvo lugar a bordo de una canoa en la que se encontraban Francisco Gómez, Silvino Bogado y el adolescente Carlos Galeano. Los tres eran cazadores de las Islas del delta. Gente muy recia, brava y de duras condiciones de vida. Hombres rudos impregnados por el alcohol. Su casa es el río, la canoa y la isla. Su idioma es básicamente el guaraní, mechado con algo de castellano. Cazan de noche vacas cimarronas y chanchos salvajes en plena selva por un magro jornal

La cosa es que salieron los tres a cazar en esa helada noche de junio con una tranca fenomenal. Grappa, ginebra, caña. Machadísimos. Era plena ASPO.



Cuando la canoa avanzaba en medio del río, el silencio sepulcral de la noche se quebró con un escopetazo. Luego, el sordo ruido de un machetazo. Un grito ahogado y algo que cae pesadamente al agua. Otros isleros escucharon esto y vinieron al juicio. Fueron claves.

De golpe, Francisco Gómez efectuó un disparo con su escopeta contra Silvino Bogado. Le dio en el pecho y salió por el tujes. Al mismo tiempo lo golpeó con su machete. Los forenses le dijeron al jurado que este sablazo le causó una herida contuso cortante en la cabeza, más precisamente en la zona del parietal de  10 cm, fractura de hueso parietal y lesiones contuso  perforantes en tórax a la altura de la segunda costilla izquierda línea media clavicular. Estas lesiones lo condujeron a la muerte.

Luego de varios días de rastrillaje, un perro encontró el cuerpo de la víctima, cuyas heridas evidenciaron señales de un ataque.


El juez Mariano Chausis instruye al jurado


EL JUICIO Y LOS BULONES

Primero declaró el Comisario Mauro Sosa, jefe por ese entonces del Destacamento Alem, quien relató cómo comenzó la investigación. Fue por la denuncia de un tal Mariano Maidana, islero de nacionalidad paraguaya. Era un testigo de oídas, al sólo efecto de la notitia crimins. Pero a la postre resultó fundamental. Veamos porqué.

Maidana le contó al comisario que todo eso se lo había a su vez contado un joven de 17 años, también islero de origen paraguayo, quien hablaba solo en guaraní. ¿Quién era? Era el Tercer Hombre que iba en la canoa. El pibe era Carlos Galeano, el tercer cazador.

 

El film noir más célebre de todos los tiempos

Cuando Maidana y Galeano llegaron como testigos ante el jurado, el fiscal le pidió a Maidana que oficiara de traductor. Es que el joven Galeano sólo hablaba guaraní y no pudo expresarse en castellano.

Pero cuando declaró, el cerco se cerró definitivamente sobre Francisco Gómez.

Galeano manifestó que esa tarde habían ido a cazar juntos con Bogado y Gómez. Se bajaron en una de las islas para dar con alguna presa, sin suerte. Que, ya de noche, Gómez y Bogado salieron en la piragua en la que navegaban por el Canal. A los pocos  minutos, cuando ya lo había perdido de vista, escucha un disparo de una escopeta que reconoce por el sonido como la escopeta que portaba Gómez. Luego escucha gritos y después ruidos en el agua como algo chapoteando en el agua. 

Luego de eso, nadie regresó a buscarlo y tuvo que pasar toda la noche en la isla hasta la llegada del islero Maidana, oportunidad en la cual cruzó el canal utilizando una heladera vieja como bote.




Otro islero del lugar escuchó también el disparo y vio pasar a Gómez solo en su piragua por el Canal en dirección a su casa. Otro vecino, al pasar por la casa de Gómez, lo vio en su casa, nervioso y solicitándole algo en guaraní que supuso era un pedido para que lo llevara en su lancha a Campana.

Gómez se ausentó de los lugares que solía frecuentar, lo cual acentuó aun más las sospechas de los sabuesos. Fueron a por él, pero les ganó de mano, ya que se presentó solito a declarar y quedó imputado en libertad. Hasta ayer.

Pero el golpe mortal lo dio el balístico. Su explicación fue sencilla y asombrosa. Resulta que los isleros desarman los cartuchos de escopetas para sacarle los perdigones y reemplazarlo con bulones. Esto se debe a que los perdigones inflan con gas al animal cazado. La carne se vuelve durísima y no sirve. En cambio, con bulones la carne queda tiernita como pesceto a la pumarola.

¿Qué fue lo que encontró el médico de autopsia en el cadáver del finado? Pues restos de un bulón en pecho y culo. Todo terminó allí para Pedro Canoero.


Se manejó como posible móvil la alta ingesta alcohólica, viejas rencillas de antaño y, muy probablemente, la sustracción de la billetera de Bogado. Parece que ella contenía una importante suma de dinero para los isleros de esa época, producto de la caza `e chancho.

El jurado se retiró a deliberar y, tras varias horas, anunciaron su veredicto unánime: culpable de homicidio agravado por el empleo de arma de fuego.

Leer noticias aquí:

- Noticias de Escobar (11/7/20): "EL CADÁVER DEL PESCADOR HALLADO EN EL RÍO TENÍA UN BALAZO Y HERIDAS DE MACHETE" (ver)

jueves, 15 de diciembre de 2022

SAN MARTÍN: Estuvo cinco años preso por intento de homicidio y era inocente. Jurado declaró no culpable al albañil Marcos Palacios, que se defendió de un chorro

Marcos Palacios, libre para siempre
Vean los tatuajes con las patitas de 
sus perritos. Conmovedor

El 1° de junio de 2018, Marcos Palacios, albañil paraguayo y laburante nacido en Encarnación, llegó a su casa en Pablo Nogués después de volver de la obra en construcción donde trabajaba. 

Se dio cuenta enseguida que le habían entrado a su casa para robarle. Le chorearon una garrafa, una amoladora y una maza. Todos sus elementos de trabajo y la garrafa para cocinar y calefaccionar su casa. 

Subió al techo para ver la panorámica y esclareció ahí nomás el robo. Desde allí se veía clarito una tremenda rastra en la tierra que se extendía por 30 metros hasta la puerta de la vivienda de la esquina. Lo que se dice, un crimen imperfecto.

¿Quién vivía ahí? Ni más ni menos que la piel de Judas del barrio: un conocido chorizo de la zona que no dejó casa sin asaltar. Estamos hablando de Matías Chávez.

Los surcos en la tierra no mentían, ya que los elementos robados era muy pesados y sólo arrastrándolos era posible sacarlos de allí. Claro que el cabeza de termo no tuvo mejor idea que guardarlos en su casa. Todos los caminos conducían a su tapera. Se creía impune. No sabía con quién se había metido.



Hacia allí fue nuestro héroe guaraní. El albañil Palacios no dudó un instante en ejercer su derecho de recobrar lo robado que le concede el Código Civil argentino en su artículo 2240. En Nogués no hay ley ni orden. No hay 911 ni 0800 que valga. 

Como buen paraguayo que se precie, salió de su casa acompañado por un machete de descomunales dimensiones. Era un machete bien chipá, bien porá. Fue a recuperar sus cosas como haría cualquier hombre de bien. Pero el albañil sabía muy bien con quién se iría a enfrentar. Le tocó la puerta y se dio el siguiente diálogo: 

Paragua: "Añá Membuy, eguatá ya piró"  (fuck you, asshole). 

"Devolvéme las cosas o te achuro".

Chorro: "Rajá de acá o te cago a balazos."


Palacios insistía en que le abriera. No se iría hasta que le devolviera las cosas. Los golpes sobre la puerta se sucedían cada vez con más fuerza, como truenos en la noche oscura. 

Chávez, completamente intoxicado con maconha bonaerensis, malvones de Berazategui y cucumelos de Barrio Frino, agarró la maza que le había afanado al paraguayo y abrió la puerta. Además de la maza, tenía un revolver calibre 32 en la cintura. Se batieron a duelo total.


De Nogués al Coliseo

No eran precisamente Joaquín Phoenix ni Russell Crowe en las arenas del Coliseo romano, pero poniéndole un poco de onda la cosa se le parecía. 

El iluso de Chávez pretendió ganarle una pelea al paraguayo Palacios. ¡Pero por favaaar, pobre de él! Después de esquivar varios mazazos lanzados con toda violencia por el caco, el paraguayo pasó al frente. El machete en sus manos semejaba las aspas de la hélice de un Boeing 747 de Air Paraguay (reclinen sus asientos y ajústense los cinturones). 

Un torbellino infernal de mandobles puso casi punto final al pleito. El pobre Chávez vio rebanadas las dos orejas, quedó bañado en sangre y prácticamente fue despanzurrado de un preciso machetazo en el vientre.

¡Mirá si este angá curepí le va a ganar a un paraguayo de ley!


Dijimos casi porque Chávez, enajenado ya por completo y bajo los efectos devastadores de la blanca ñamfi fruli fali frú, continuó con su agresión ilegítima actual e inminente y proveniente de un ¿humano?

¡Santa falla de la lógica, Batman! ¡La causa de justificación pende de un hilo! ¡Corramos a buscar a Günther Jakobs!


La defensora oficial Maria Luba Lazarczuk estaba en serios aprietos. Se le caían los libros. Pero ni en Nogués ni en Paraguay nos van a correr con la dogmática alemana. Era legítima defensa en toda la línea.

El problema es que, como la trifulca siguió y Chávez continuaba su ataque ululando como un poseído, en medio de la trifulca Palacios le sacó el chumbo y le pegó cuatro tiros al chorro. Dos en el muslo izquierdo, uno en la mano derecha y otro en el cuello. Todos con orificio de salida, menos dos. 

Uno quedó alojado en el glande, pero el peor quedó en la quinta vértebra. No quedó parapléjico de milagro, pero su andar de allí en adelante era como el de Nosferatu. Daba pena. Sin orejas. Se arrastraba. Sin embargo, nada le impidió seguir choreando al resto de los vecinos mientras el pobre paraguayo quedó en prisión.


El inmortal Klaus Kinski

¿Por qué lo dejaron cinco años en prisión preventiva?

La variable canina

🐕🐕🐕🐕

Los "salvajes" cánidos
del Paraguayo


Para el juez de garantías, la fiscal Ana Armetta, el juez del TOC y los camaristas, cuando el paraguayo fue a tocar la puerta ya había provocación suficiente de su parte que excluía la legítima defensa. Por lo tanto, para ellos Palacios era culpable de tentativa de homicidio y lo dejaron preso cinco años hasta el juicio. 

Pero menos mal que ahora tenemos juicio por jurados. El único tribunal judicial verdadero que exige nuestra Constitución Nacional para los crímenes. El Pueblo se encargó -de manera unánime- de poner las cosas en su lugar y de hacer justicia. El sentido común innato de los jurados opinó exactamente todo lo contrario a sus pares profesionales. Había legítima defensa, había agresión ilegal de Chávez y el albañil no la provocó. No tardaron ni sesenta minutos minutos en dejarlo libre. 

"Libre
como el sol cuando amanece
yo soy libre
como el mar.
Libre
como el ave que escapó de su prisión
y puede al fin volar"



Asombra todavía este ejercicio de poder punitivo con eje en la prisión preventiva. Lo de si había o no provocación suficiente para la legítima defensa no era una disquisición teórica de la Facultad, sino un artificio dialéctico para castigar anticipadamente y sin juicio a una persona. Claro que la movida le costó a un inocente cinco años de prisión hasta el día de hoy. Gracias a Dios tenemos jurados.

Como este elemento de la falta de provocación suficiente estaba muy flojito de papeles (📞📞Hola Klausito, te estamos llamando, queremos jugar... 📞📞), el populismo punitivista tribunalicio inventó la coartada canina.

DOG CHOW y ROYAL CANIN 
über alles in der Welt....

Ojalá te escuchen más seguido, Claus


La creatividad para dejar gente en prisión preventiva en la Argentina no conoce límites. Pero como esta de San Martín hubo pocas y se llevó merecidamente todos los premios. 

Para justificar que el chorizo Chávez no pudo nunca entrar a robar a la casa del albañil, inventaron que en la casa de Palacios había tres salvajes Pitbulls que impedían el ingreso de cualquier persona.

Pero.. siempre hay un pero, el Eje del Mal no contó con la astucia (y las destrezas de litigación) de la extraordinaria defensora oficial María Luba Lazarczuk, oriunda de Kiev, Ucrania.

¿Qué hizo la ucraniana de Malvinas Argentinas? Aguanten el suspenso y vayamos primero a su potente alegato de apertura.


María Luba Lazarczuk


ALEGATO DE APERTURA

"Sras y sres miembros del jurado. Este caso es simple. Se trata de decidir acerca de si van a dejar libre a un honesto trabajador de la construcción - a quien represento y que está preso injustamente hace 5 años- o si lo van a condenar por haber herido al delincuente que entró a robar a su casa.

Esto es todo. 

La presunta víctima de este hecho se llama Chávez y no está acá. Ustedes no la ven. ¿Saben por qué? Porque está preso en Olmos por continuar con los robos en la zona a sus vecinos. 

Va a venir recién mañana a declarar, pero lo hará en patrullero porque viene de la cárcel.

El albañil Palacios hizo lo que todos ustedes harían. Fue a recuperar los instrumentos de trabajo con que se ganaba la vida y que este peligroso ladrón armado -que se movía con total impunidad en el barrio- le había robado. Este salió a atacarlo con una maza y con un revólver. 

Palacios se defendió, lo hirió con su machete paraguayo y ahora es él quien quedó preso y su atacante libre. Libre para seguir robando, que es lo que hizo.

Confío plenamente en que ustedes, los jurados, harán lo que haya que hacer al final del juicio.

Muchas gracias."


Delirio

Pero al ataúd le faltaba un clavo, y la defensora lo clavó. Y vaya cómo lo remachó. Porque hizo lo que tiene que hacer cualquier abogado litigante que se precie ante un juicio por jurados. Fue al lugar de los hechos a ver con sus propios ojos la casa del agresor Chávez, la casa de su defendido Palacios y el camino por el que se llevó a la rastra la amoladora, la maza y la garrafa.

Pero, por sobre todo, fue a ver a los temibles Pitbulls inventados por el Club de Fans de la Prisión Preventiva para desmontar la falacia de que no había legítima defensa. Grande fue su sorpresa cuando, al poner un pie con sus costosísimos zapatos en el patio de la casa de nuestro héroe Palacios, fue abordada por tres adorables cuzquitos que le besaban las mejillas y movían alegremente las colitas. Más que Pitbulls, parecían caniches toy de lo adorables que eran. 

No sólo que los simpáticos canes no eran Pitbulls sino que eran 100% Marca Perro. Dícese de aquellos perros que son evidente producto de una tremenda partuzza nocturna.

Las fotos hablan por sí solas. Pasen y vean.



Peligrosísimos

Fue el fin para la fiscalía

Con eso fue la defensora a Nogués.
Milagro que no haya vuelto descalza

Cuando los jurados vieron esas fotos el caso se terminó. Pero todavía había más. Cuando el presidiario Chávez -testigo estrella de la fiscalía- vino a declarar, tuvo que someterse al contraexamen implacable de la abogada defensora oficial. Lo estaba esperando con todo su arsenal.

Literalmente lo liquidó con un simple elemento gráfico. Les dijo a los jurados que prestaran atención y miraran el siguiente video.  

En ese momento, la defensora hace click y aparece en pantalla gigante un video de cámara de seguridad filmado un mes después que el albañil ya estaba en cana. Grande fue la sorpresa al ver a Chávez, caminando como Nosferatu,  trepando a la casa del finado Chaparro (otro vecino del albañil que falleció de Covid) y llevándose un plasma gigante apoyado en su cabeza. ¿Adónde lo llevó? A su casa. A la misma donde se llevó el botín de Palacios.

"¿Es usted, no es cierto?" "¿Esas es su casa, no es así?", preguntó la defensora. Chávez bajó la testa (sin orejas) y respondió: "Sí, soy yo, pero lo del paraguayo yo no fui".


Yo no fui..... yo no fui....


Not guilty. No culpable. Non Coulpable. Nicht Schuldig. Non colpevole. N´marãve. Se hizo justicia. Los jurados querían ir a saludarlo. El juez lo impidió.

Pero esa misma noche, Palacios y su familia festejaron en libertad cenando en su casa. Esperemos que el domingo festejen cuando traigamos la Copa.


Quiero la Tercera, quiero ser campeón mundial