miércoles, 19 de septiembre de 2018

LA MATANZA: El jurado condenó por unanimidad a perpetua a los secuestradores exprés que ejecutaron a un chico por un IPHONE

Eran las dos de la mañana y los jurados continuaban con la deliberación. Mientras tanto, en la sala de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de La Matanza, los casi 300 presentes del público no podían más de los nervios y la ansiedad.

Durante toda la jornada habían presenciado un juicio por jurados en el que salió a la luz un terrible crimen: una banda de cinco secuestradores exprés, que venían cebados en un Chevrolet Prisma blanco cometiendo todo tipo de secuestros y robos a mano armada, terminaron su raid fusilando por la espalda al joven Dante Genovaitis para robarle el Iphone.  

Los autores fueron arrestados un mes después en un aguantadero de La Tablada. En su poder se encontraron radios con frecuencia policial, celulares, el arma homicida y el Chevrolet Prisma blanco.


El juicio


Finalmente, el juez Gerardo Gayol informó que el jurado había arribado a un veredicto y ordenó que todas las partes volvieran a sus sitios. El presidente del jurado leyó el veredicto en medio de la enorme expectativa:

"Nosotros, el jurado, declaramos por unanimidad culpables a:

1) Pablo Góngoras y Cristian Nargang por el delito de homicidio criminis causa (Hecho 1)

2) Pablo Góngoras por el delito de robo con arma de automotor (Hecho 2) y a 

3) Yamila Góngora por el delito de encubrimiento agravado (Hecho 3)" 


Dante Genovaitis, el joven asesinado

El juicio y los hechos

La Universidad Nacional de La Matanza, fue ayer testigo de una maratónica jornada de juicio en la que un jurado popular resolvió por unanimidad condenar a Cristian Nargang, a Juan Pablo Góngoras y a su hermana Yamila Góngoras por el asesinato de Dante Genovaitis, un joven de 31 años, ocurrido el 2 de septiembre de 2016, en la localidad matancera de González Catán. Además, los condenó por otros delitos previos y posteriores.

El juez Gerardo Gayol dirigió el debate donde se revivió el violento episodio. La acusación estuvo a cargo del fiscal José Luís Longobardi, quien tuvo la suficiente claridad en la presentación del caso para convencer a los 12 jurados.

Media hora antes del debate, estaban ya en el “Patio de las Américas” de la UNLaM los 45 jurados sorteados para enfrentar a audiencia de voir dire para seleccionar a los doce jurados definitivos. El salón se completó con familiares y amigos de la víctima con remeras que rezaban “Justicia por Dante” y con alumnos y docentes de la Casa de Estudios que presenciaron gran parte del juicio.


MATAR POR UN CELULAR

La medianoche de ese jueves, ya viernes, quedará para siempre en la memoria de los padres, vecinos, y muchos amigos de Dante, pero esencialmente de las dos amigas que presenciaron el hecho.

Ese 2 de septiembre Dante iba a quedarse a dormir en la casa de Celeste, una amiga de la infancia que vivía en el barrio Fecovima en González Catán. Había pasado a buscar también a Johana, otra amiga que los acompañaría.

Al llegar a la casa de Celeste, un Chevrolet Prisma con cinco ocupantes los interceptó. Del auto bajaron dos jóvenes con claras intenciones delictivas. Johana logró entrar a la casa de Celeste, pero Dante quedó allí. No se resistió en absoluto, pero sin embargo lo ejecutaron por la espalda. Los asaltantes sólo se llevaron su IPHONE.




EL RELATO DEL HORROR

Celeste, amiga de Dante y dueña de la casa donde todo sucedió, apenas alcanzó a decir algunas palabras. Enseguida se quebró y estremeció a la sala de juicio con sus llantos. La escena que narró fue desgarradora.

“Estaba en casa  esperando a mis amigos Dante y Johana los cuales iban a pasar la noche acá. En un momento escucho el ruido del auto de Dante y a Johana intentando evitar que los perros se escapen. Abro la puerta de la cocina para abrir el garage y ahí me encuentro con la escena: Dante les ofrecía las llaves del auto, les decía llevátelo, llevátelo. Pero ellos no se daban por satisfechos, no sé qué querían”

Cuando vio que se trataba de un robo, se tiró hacia adentro de la casa junto a Johana para pedir auxilio cuando, repentinamente, escucha tres detonaciones de arma de fuego.

Al salir, se encuentran con el peor escenario. Dante estaba tendido en el suelo mirando hacia el interior del garage. Desesperada, llamó al 911 y acompañaron a su amigo hacia el hospital más cercano, donde falleció.


El pistolón usado en el crimen y el celular de Dante

Los dichos de Johana fueron casi idénticos. Contó que Dante la había pasado a buscar por el Mc Donalds de Gregorio de Laferrere. Que antes de llegar a la casa de Celeste, vio que los perros se encontraban en la calle. Dante le pidió que bajara para hacer entrar a los perros. Entró a la casa y se encontró con Celeste que ya estaba saliendo por la puerta de la cocina (que da al garage) para recibirlos. Justo antes de salir de nuevo, escuchó discusiones y Celeste la empujó hacia adentro de la casa. Después, las tres detonaciones de arma.

Al salir vio un muchacho de tez trigueña, de unos 21 años, subirse a la puerta trasera de un auto Chevrolet color blanco y marcharse.


UN ROBO ANTERIOR: EL MISMO AUTOMÓVIL

La testigo clave para ubicar a los autores del hecho fue Marlene Escobar, una oficial de la Policía Metropolitana que había sido víctima de estos mismos delincuentes, unas horas antes, a escasos kilómetros de donde mataron a Dante.

Marlene estaba saliendo de su hogar a las 22.30 del jueves con su Ford Fiesta, cuando fue interceptada por el Chevrolet Prisma en el que estaban Cristian Nargang y Pablo Góngoras.

Utilizando el mismo pistolón que diera muerte a Genovaitis,  la forzaron a que les entregase su automóvil, para luego retirarse del lugar (Hecho 2).

Sin embargo, ella pudo ver bien las caras de los asaltantes y tomó nota del modelo y patente del auto.

Marlene se dirigió a la comisaría, hizo un dictado de rostro y dio la información del automóvil en el que los asaltantes se desplazaban.

FISCAL LONGOBARDI: “¿Usted tiene alguna duda de que quién le robó su auto, es ese hombre que está sentado allí?”, a la vez que señalaba hacia el asiento de Pablo Góngoras.

POLICÍA ESCOBAR: “Estoy absolutamente segura de que fue él”, contestó la oficial.


EL CELULAR ROBADO, CLAVE PARA LOCALIZAR EL AGUANTADERO:

Otro elemento crucial que llevó a la detención de ambos condenados y de Yamila Góngoras fue la utilización del celular robado. Durante semanas, la Fiscalía Especializada de Homicidios de La Matanza fue realizando escuchas que les permitieron establecer que quienes habían sido los autores del homicidio calificado eran Góngoras y Nargang y que tenían su “aguantadero” en la localidad de La Tablada.

Al allanar ese domicilio, la Policía provincial encontró a ambos delincuentes junto al arma homicida, el Chevrolet Prisma blanco, radios con frecuencia policial y 30 teléfonos celulares, entre los que se encontraba el IPHONE de Dante Genovaitis.

También se produjo allí la detención de Yamila Góngoras, novia de Nargang y hermana de Pablo, por el delito de encubrimiento agravado (Hecho 3).


El juez Gerrado Gayol

EL PEDIDO DE CONDENA DE LA FISCALÍA

En virtud de los testimonios y las pruebas del juicio, el fiscal Longobardi, solicitó al jurado la condena de ambos procesados por el delito de Homicidio Agravado Criminis Causa -el que mata para cometer otro delito, en este caso el robo- el cual tiene una pena de prisión perpetua (HECHO 1).

También pidió la condena de Pablo Góngoras por el delito previo de robo con armas del automotor de la policía Escobar (HECHO 2).

Finalmente, también pidió la condena de Yamila Góngoras por el delito de encubrimiento agravado. Es decir, por haber usado un celular que sabía que era robado (HECHO 3).

LAS DEFENSAS DE LOS ACUSADOS

Los abogados de Góngoras y Nargang solicitaron la total absolución  expresando que todo se trataba de un gran error. Que la novia de Nargáng había adquirido ese celular comprándolo en el barrio, y que Escobar se había confundido al señalar a Góngoras como autor del robo a bordo del Prisma, o que había sido influenciada por la Policía para decir eso.


EL VEREDICTO

La prueba contra los acusados era muy evidente. Sin embargo, el jurado se tomó todo el tiempo que necesitó (cerca de 2 horas) para arribar a un veredicto por los tres hechos y contra los tres acusados a ¡las dos de la mañana!


Movilizaciones por Dante

LA EMOCIÓN DEL PAPÁ DE DANTE GENOVAITIS. SATISFACCIÓN DEL FISCAL Y DEL JUEZ

“Es impresionante la atención que prestó el jurado a todo el debate, a pesar de que fueron 17 horas continuadas de juicio; me voy más que satisfecho porque se hizo justicia”, refirió el fiscal Longobardi, de impecable actuación.

El juez, Gerardo Gayol no podía salir de su asombro. Remarcó que a partir de los últimos juicios por jurados que han cobrado notoriedad pública, el compromiso de los ciudadanos con el deber cívico de ser jurado es más profundo, mostrando mayor disponibilidad y voluntad. Señaló que le llamó muchísimo la atención que muchos de los jurados preseleccionados que no fueron sorteados como jurados titulares o suplentes se quedaron entre el público para presenciar el juicio.

En entrevista personal, el padre de la víctima, Ernesto Genovaitis, reveló que se sintió muy conforme con el compromiso del jurado: “Sentí que no se tomaron el trabajo a la ligera, analizaban todo, tomaban notas, se tomaron su tiempo para deliberar y no se dejaron confundir con las palabrerías de los abogados defensores, realmente sentí que se hizo justicia”, expresó.


Leer noticias aquí:

- C5N (7/10/16) "Cuatro detenidos por el crimen de Dante Genovaitis"  (ver video)

- Mauro Szeta on Twitter (7/10/16) "Crimen de Dante Genovaitis en González Catán: hay cuatro detenidos. Tenían armas y frecuencia policial." (ver)

- La Nación (19/09/18) "Juicio por jurados: prisión perpetua para dos acusados de matar a un joven para robarle el Iphone" (ver)

- El 1Digital (19/09/18): "Juicio por Jurados: los tres imputados fueron hallados “culpables” por unanimidad" (ver)