viernes, 15 de noviembre de 2019

BAHÍA BLANCA: "No culpable" y "culpable" en Tres Arroyos por un robo inventado entre dealers de drogas.


John Peter Katlauskas

El 7 de diciembre de 2018, en un domicilio de Tres Arroyos, ocurrió lo que "aparentemente" era un robo en poblado y banda y portación de armas. El acusado: un conocido malhechor de la zona, de apellido Juan Pedro Katlauskas, alias "El Lituano".

Pero las apariencias engañan. Y en el juicio apareció la verdadera realidad. Qué robo ni robo. Acá no hubo ningún robo, sino un "vuelto" entre transas y dealers de drogas. Un pagadiós por un frasquito de marihuana.

Por eso el jurado declaró a Juan Pedro Katlauskas  "no culpable del robo" y "culpable de portación de arma de uso civil". Ante ello, el juez técnico Dr. Carlos Mazzini dispuso su inmediata libertad.





LOS HECHOS DE VERDAD
(cero sarasa)

En las audiencias declararon varios testigos por cada parte; inclusive la pareja de Katlauskas que trabajó con los dealers que lo habían denunciado, golpeado y baleado en esa fatídica noche cuando lo acusan de ingresar a ese domicilio con intenciones de robo. Era todo verso. En  ese momento se conoció que en esa casa "se defendieron los que vivían en ella". Mamá. Al pobre Katlauskas le dieron una flor de paliza, le arrebataron un arma y encima, lo balearon en el trasero. El hombre apareció luego tirado inconsciente en la Plaza Espala.



El Lituano Katkauskas declara su inocencia ante el jurado.
El juez Mazzini lo observa con atención.

La abogada del imputado logró la proeza de demostrarle al jurado que la circunstancia fue totalmente al revés. Que el ataque contra el Lituano Katlauskas se produjo como consecuencia de un negocio turbio vinculado a la transa de drogas. Dijo la mujer de Katlauskas, cuando declaró como testigo, que en la casa había un frasco que contenía marihuana. Las supuestas víctimas del robo, que quisieron presentarse ante la justicia como "blancas palomitas", eran verdaderos transas de las arenas y dunas de Claromecó. Y en una de esas transacciones le mejicaneraon al Lituano un frasco de maconha bahiensis. 

El Lituano fue a recuperar lo suyo a mano armada y le dieron una tunda que nunca olvidará, un balazo en el tujes y encima quedó en cana acusado de un inexistente robo.



Según la teoría del caso de la fiscal, los hechos habrían sucedido así (luego se vio que no): "Tres personas, dos de ellas con arma de fuego, ingresan en forma violenta al domicilio de la ¿víctima? (era un dealer). En la casa había dos muchachos y una nena de dos años y tuvieron lesiones.

Mientras se desarrollaba el robo, uno de los dealers  (teóricamente víctima) era cinturonga azul de karate. Le da flor de paliza la Lituano, le quita el arma a uno de ellos y comienza a disparar el arma. Ante ello, los supuestos ladrones (en realidad compradores mejicaneados de la verde lechuga bonaerensis) se dan a la fuga. Al pobre Katlauskas lo detienen en una plaza, desvanecido, molido a patadas por un karateca y con un tiro ya saben dónde.





Katlauskas llegó entonces preso al banquillo acusado por la fiscal Natalia Ramos de robo calificado por su comisión en poblado y en banda, por el uso de arma y portación ilegal de arma de fuego de uso civil. Su abogada Patricia Standler realizó una tarea extraordinaria y logró hacer emerger la verdad. 

El jurado deliberó durante 50 minutos hasta llegar a los dos veredictos: de no culpabilidad para el robo y de culpable para la portación y tenencia. Hasta las versiones periodísticas daban cuenta en 2018 que la trastienda del hecho estaba relacionado con un negocio turbio de venta de drogas.

El juez Mazzini dispuso retornarlo a la cárcel de Villa Floresta para cumplir los trámites de práctica y liberarlo inmediatamente. Good show!.


Leer noticias aquí:

- Diario 3 (12/11/19): "Inician juicio por un fallido robo en diciembre pasado" (ver)

- LU24 (12/11/19): "Juzgan por robo calificado a Juan Pedro Katlauskas" (ver)

- LU24 (14/11/19): "Juan Pedro Katlauskas quedó libre. El jurado lo declaró “no culpable” (ver)