AVISO

AVISO - ENLACES FUERA DE SERVICIO:
Algunos enlaces se encuentran momentáneamente sin funcionamiento por problemas técnicos de la plataforma. Disculpe las molestias, estamos trabajando para solucionarlo

martes, 6 de septiembre de 2022

MENDOZA: Condenaron a prisión perpetua a los tres detenidos por el crimen de Nahuel Acevedo

 

"Quinchín" Funes, "Ñaño" Luján y Felipe Funes

Un jurado popular halló culpables a tres hombres por la calificación más grave. Mataron a la víctima, un pibe de Hurlingham,  para robarle la camioneta y quedarse con su casa.

La autoría no estaba en discusión en el juicio por el asesinato del bonaerense Nahuel Nicolás Acevedo (34), ocurrido en febrero del año pasado en Godoy Cruz. La Fiscalía y los defensores acordaron que los tres acusados participaron del ataque que le quitó la vida a la víctima y que le robaron sus pertenencias. 

Así, lo que se debatió durante estos tres días fue la calificación: homicidio criminis causa, que tiene única pena la prisión perpetua, u homicidio en ocasión de robo, con la que los imputados arriesgaban penas de 10 a 25 años de encierro.

Este miércoles, el jurado dio su veredicto y se inclinó por la teoría planteada por los fiscales Gustavo Pirrello y Fernando Guzzo, es decir, por el delito más grave.

El viaje de un grupo de bonaerenses para pedir justicia por su amigo asesinado en Mendoza.

Hicieron rifas y recitales para juntar la plata del viaje

Amigos y familiares de Nahuel viajaron desde
Buenos Aires a Mendoza para ver el juicio


La hipótesis de los representantes del Ministerio Público sostenía que Ernesto Marcelino Funes Berrios, alias Quinchín, y sus sobrinos Felipe Funes y Leandro Ñaño Luján, ultimaron a Acevedo para poder sustraer su camioneta y quedarse con su casa

Por aquel entonces, la víctima había puesto su vivienda a la venta, ya que tenía planeado regresar a su Hurlingham natal, donde iba a trabajar en un proyecto laborar junto a su padre.

Debido a que Acevedo no tenía familiares en Mendoza, los autores decidieron asesinarlo y hacerse con los documentos de su propiedad, a fin de simular que la habían comprado antes de su deceso.

Por el contrario, la defensa entendía que sus clientes fueron con el objetivo de robarle el rodado y algunas pertenencias, pero que no tenían la intención de matar a la víctima.

En ese sentido, los representantes legales de los tres sospechosos aseguraron que el crimen se produjo a raíz de un enfrentamiento que se inició porque Acevedo se resistió al asalto.

Pero esa versión fue descartada por los jurados, que consideraron que el trío mató para alcanzar la impunidad en otro delito: la apropiación de la casa y de la camioneta de la víctima.

Así las cosas, la jueza técnica del juicio, Laura Guajardo, dictó la sentencia contra Quinchín Funes y sus dos sobrinos por la pena máxima.


Le incendiaron la camioneta


La desaparición y un triste final

El miércoles 10 de febrero Acevedo se comunicó por última vez con sus amigos y familiares. Luego de eso, no volvió a conectarse en sus redes, ni a contestar mensajes por Whatsapp, ni llamadas telefónicas.

La situación llamó la atención de un amigo que estaba intentando comunicarse con él, por lo que se dirigió hasta la Oficina Fiscal Nº 3 de la Comisaría Séptima para denunciar el paradero. 

Ante eso, policías lo acompañaron hasta el domicilio de Acevedo y encontraron la puerta abierta, lo que llamó la atención. Pero al ingresar advirtieron que podría haber sido víctima de un delito: todo estaba desordenado y había manchas de sangre que iban desde la puerta de ingreso hasta la habitación.

A través de las primeras averiguaciones realizadas por los detectives, las sospechas apuntaron contra Quinchín, quien trabajaba junto a Acevedo y se había mostrado interesado en adquirir su casa.

Por ese motivo, fue detenido junto a sus familiares durante una serie de medidas ordenadas por Pirrello, donde se hallaron el acta notarial y los planos de la propiedad de la víctima. 

Tras las capturas, mientras se buscaba el cuerpo de Acevedo, fue el propio Quinchín Funes quien se quebró ante los policías y aportó el lugar donde lo habían enterrado.

Con esa información, el sábado los pesquisas se dirigieron hasta la localidad de Blanco Encalada, en Luján, y dieron con los restos frente al camping Los Sapitos, ubicado al sur de la ruta Panamericana.   

Por su parte, el domingo se encontró la camioneta de Acevedo totalmente incinerada en el barrio Campo Papa.

Desde un principio, las pruebas contra los tres imputados fueron contundentes, ya que los detectives contaban con imágenes de cámaras de seguridad, huellas dactilares y de zapatillas en la escena, entre otros elementos.

Por eso, los sospechosos llegaron al debate admitiendo la autoría a través de sus abogados y con la intención de zafar de una perpetua, pero no lo lograron.


La víctima Nahuel Acevedo

Leer noticias aquí:

- Diario El Sol (6/9/22): "Condenaron a prisión perpetua a los tres detenidos por el crimen de Nahuel Acevedo" (ver)

- Diario El Sol (4/9/22): "El viaje de un grupo de bonaerenses para pedir justicia por su amigo asesinado en Mendoza" (ver)