AVISO

AVISO - ENLACES FUERA DE SERVICIO:
Algunos enlaces se encuentran momentáneamente sin funcionamiento por problemas técnicos de la plataforma. Disculpe las molestias, estamos trabajando para solucionarlo

jueves, 3 de noviembre de 2022

LA PLATA: El jurado popular declaró culpables de homicidio calificado a mujer y su amante por el crimen del abogado

 

El abogado Gómez (66) cruelmente asesinado


La prensa de La Plata fue unánime, igual que el jurado. Se trató de un juicio histórico para la ciudad de las diagonales, ya que por primera vez un jurado popular dicta un veredicto de homicidio calificado por el vínculo y alevosía.

El caso fue truculento y cruel e involucró un triángulo amoroso de sórdidos ribetes. El crimen no tenía pruebas directas. Todos eran indicios y rastros, pero varios de ellos muy fuertes. El caso fue  muy bien preparado por la fiscal Helena de la Cruz Orsi. Luego de seis días de debate y de una intensa deliberación, el jurado encontró culpables a Irala y su novio Olguín de asesinar y prender fuego a Miguel Angel Gómez (66), esposo de Irala. El juez Bernard les dio perpetua.


LOS HECHOS

Marina Irala y Cristian Olguín
Foto gentileza 2121.com.ar


El 15 de noviembre de 2015 Miguel Ángel Gómez aparece muerto y quemado en su auto en City Bell.  Desde un principio, todas las pistas llevaban al entorno familiar cercano. Más precisamente a su esposa, Marina Irala. 

Hace unos años, Marina Irala y Cristian Olguín estaban en pareja y planeaban formar una familia, pero él fue detenido acusado de narcotráfico. Ella recurrió entonces al abogado Gómez para que tomase su defensa, pero terminó entablando con él una relación sentimental. Se convirtieron en concubinos y tuvieron una hija mientras Olguín estaba en la cárcel. A Olguín esto le pareció una traición.

Con los años, la relación entre Gómez e Irala se deterioró por completo y Olguín finalmente salió de la cárcel.
Irala y Olguín volvieron a estar juntos y planearon el crimen.

Ella para quedarse con la casa y la plata, y él además para vengarse de que su propio abogado formara pareja con su ex mujer.

La noche del asesinato, pasadas las diez y media, Miguel estaba viendo por televisión el debate presidencial entre Daniel Scioli y Mauricio Macri. En ese mismo momento, Marina Irala se "mensajeaba" con su amante, Cristian Olguín. Estos mensajes sirvieron para condenarlos: "Vamos a dormir al perro"; "Dale de comer por si las moscas" y "Acordáte de dejar la puerta abierta"

Mientras Miguel miraba la tele, Olguín entró junto a una persona hasta hoy desconocida, y lo dejaron inconsciente al primer golpe, luego lo quemaron con agua hirviendo y lo hirieron salvajemente con un hacha. 

Después de golpear con saña a Gómez, le colocaron una cinta adhesiva a la altura de los ojos y le pusieron una bolsa a la cual sujetaron con una de sus corbatas personales (la corbata, que luego resultó clave para desenmarañar a sus autores, ya que la tenía en su poder Irala).


Helena de La Cruz Orsi, fiscal


“Olguín entró a la casa con su secuaz hasta hoy desconocido, atacaron a Miguel, lo atontaron con el primer golpe, no tuvo posibilidad de defensa, lo quemaron con agua hirviendo y golpearon salvajemente con un hacha”, describió la fiscal De la Cruz Orsi como mecánica del ataque. "Fueron golpes de tortura, de ensañamiento, para prolongar el sufrimiento de la víctima. Olguín practicaba boxeo de manera aficionada, estaba entrenado, sabe pegar para lastimar".

Por último, envolvieron al profesional con un acolchado, lo subieron en estado agonizante (sin saberlo, dolus generalis) a un Volkswagen Gol Trend y lo llevaron hasta un descampado de 143 y 511. La muerte se habría producido por traumatismo grave de cráneo y asfixia por aspiración de sangre. 




La autopsia determinó que Gómez tenía siete cortes en el cuello, en la cara, el tórax y el cráneo. Y que había sido quemado con agua hirviendo en las manos y en los pies. Se descartó el robo como móvil porque tenía su celular y otros elementos de valor. Y porque era claro que había sido torturado. 

EL MÓVIL DEL CRIMEN
"Querían la casa y la plata"

Gómez tenía previsto abandonar a su pareja, Marina Irala. Ella le hacía falsas denuncias de violencia de género. Incluso en una oportunidad lo atacó dormido y Miguel no lo denunció por vergüenza. Ella quería a toda costa la casa que compartían. Para Olguín, su amante, y ex pareja, todo se trató de una venganza "por haber embarazado a su amor, con quien planeaba tener hijos". 

El abogado Gómez, habría dicho un par de veces, que tenía una  importante suma de dinero por un trabajo reciente. Eso no era cierto. Pero Irala y Olguín no lo sabían., por eso lo "apretaron" para que dijera dónde estaba la plata. Hasta que lo mataron.

Cuatro días después del hallazgo del cadáver, la fiscal de instrucción, Virginia Bravo, ordenó registrar dos casas. Una, donde vivían Irala y Gómez con la hija de ambos, en City Bell. Los peritos hicieron la prueba del luminol y hallaron manchas de sangre en las fundas de las almohadas en la habitación de la pareja y en un palo de madera largo. Habían lavado todo para no dejar rastros. Pero los hallaron.


EL JUICIO

El abogado querellante Julio Beley

La fiscal Helena de la Cruz Orsi, a cargo de la acusación logró probar lo prometido durante sus alegatos. Fue fundamental una pericia con tecnología israelí que le permitió recuperar todos los mensajes de WhatsApp entre Olguín e Irala y el hallazgo de la corbata con que lo ahorcaron. Esas pruebas, si bien indiciarias, fueron lapidarias para los acusados.

Con la declaración de los testigos, los peritos y la reproducción de los mensajes de WhatsApp entre ambos acusados lograron demostrar el macabro plan qye ejecutaron los acusados para asesinar a Miguel Angel Gómez. 

El abogado querellante, Julio Beley, quien representó a los hijos de su colega asesinado, dijo en sus alegatos: "El cuerpo de la víctima habló, tenía heridas, hemorragias y mostraba ensañamiento". Luego se enfocó en la "pésima relación entre Miguel e Irala. Esa relación tenía fecha de caducidad. Para Olguín fue una venganza por haberle quitado a su pareja mientras estaba en la cárcel y la víctima lo defendía en sus causas penales”.

Los abogados defensores Martín Herrero Carré (por Olguín) y Solange Alonso Barnetche (por Irala), insistieron en la inocencia de sus defendidos y en que no había pruebas directas. 



Claudio Bernard, juez

Luego de los alegatos, las partes bajo la dirección del juez técnico Claudio Bernard, del Tribunal en lo Criminal N°2 de La Plata, confeccionaron las instrucciones que luego leyó al jurado. 

El jurado tomó en cuenta cada uno de los indicios aportados por la acusación, y luego de una extensa deliberación arribó a un veredicto unánime. Para Irala: Homicidio triplemente calificado, por el vínculo, alevosía y la participación de dos o más personas y para Olguín, homicidio doblemente calificado por alevosía y la participación de dos o más personas. Ambos se llevaron una condena de prisión perpetua. 

Ver noticias aquí:

-0221.com.ar 2/11/2022 "Condenaron a perpetua a los acusados por el crimien de un abogado en La Plata" Ver

- 221.com.ar 2/11/2022 "Culpables, el pedido para los acusados por el crimen de un abogado en La Plata" Ver

-El Dia.com 27/10/2022 "Crimen del abogado: los mensajes que complican a los presuntos asesinos" Ver

-Red92 26/10/2022 "Crimen del abogado: una conversación por whatsapp complicó a los acusados" Ver

- Red92 25/10/2022 "Con la selección del jurado, comenzó el juicio a dos acusados por el crimen de un abogado" Ver

-"Hoy en la noticia" 24/10/2022 "Hoy comienza el juicio a los dos acusados de haber asesinado a un abogado platense" Ver

- Diario Clarin 20/12/2015 "Cayó la mujer de un abogado por matarlo y prenderlo fuego" Ver