viernes, 15 de abril de 2016

Entrevista al juez Deane: "en ningún caso observé un resultado ilógico o irracional del Jurado"

Juez Matías Deane
La Asociación Argentina de Juicio por Jurados (AAJJ) entrevistó al juez de la provincia de Buenos Aires Matías Deane, quien presidió el juicio por jurados celebrado esta semana en La Matanza (que culminó con un veredicto unánime de culpabilidad).

Con lúcidas reflexiones, el juez Deane resalta el compromiso y responsabilidad de los jurados (incluidos los suplentes), su buen criterio para la toma de decisiones y su coincidencia con los veredictos; también advierte sobre la necesidad de que jueces, fiscales y abogados se perfeccionen en técnicas de litigación adversarial y explica cómo el sistema de jurados genera un deseado acercamiento entre el Poder Judicial y la sociedad. Imperdibles resultan sus diálogos con los jurados al terminar los juicios.

Leer la entrevista al juez Deane:

AAJJ: Dr. Deane, teniendo en cuenta su experiencia como juez, quisiéramos saber si hubiera resuelto de la misma forma en que lo hizo el jurado en el último debate que llevó adelante.

Matías Deane: La respuesta es que efectivamente hubiese resuelto de la misma manera en el último juicio. Pero además me interesa destacar particularmente que aun cuando en algún otro debate en el que intervine quizás no he coincidido exactamente y en todos los aspectos con lo que resolvió el Jurado, pude ver que la diferencia no era irrazonable sino propia de las distintas apreciaciones de determinados hechos. Lo que quiero decir con esto es que en ningún caso observé un resultado ilógico o irracional del Jurado, lo cual no deja de ser normal si consideramos que lo que se le pide es valoración de circunstancias fácticas y no cuestiones relacionadas con lo jurídico.

AAJJ: Siempre con base en su experiencia profesional ¿considerá necesario que los operadores intensifiquen sus conocimientos sobre las nuevas técnicas de litigación adversarial?

MD: No solo lo considero necesario sino que creo que es algo fundamental y que en algún momento el sistema deberá asumir la capacitación como algo imprescindible. Soy de la opinión de que la ley por la cual se introdujo el instituto del juicio por jurado en nuestro ámbito escapa a una simple reforma procesal, y constituye todo un nuevo paradigma en la administración de justicia, lo cual obliga a repensar no solo nuestras funciones como operadores del sistema -cualquiera sea el rol que nos toque circunstancialmente ocupar- sino incluso hasta la currícula con la cual se enseña en las escuelas de derecho.

AAJJ: ¿Cómo calificaría la actuación del jurado en el último debate realizado?

MD: La actuación del Jurado ha sido impecable, no solo en esta última experiencia sino también en las anteriores. Los ciudadanos han venido en forma puntual -incluso algunos antes de las 7:00 horas en que fueron citados para dar inicio a la audiencia de selección-  y en general se mostraron muy colaboradores y entusiasmados con la tarea. Tengo la costumbre, después de finalizado el debate, y antes que se retiren del tribunal, de acercarme a ellos, presentarme más informalmente y conversar sobre qué les ha parecido la tarea que les tocó en suerte y cómo vieron el desarrollo del juicio. Para mi alegría, en muchos casos me dicen que el haber participado como Jurado les hizo modificar su modo de ver nuestra función. Creo que ese acercamiento es una de las consecuencias más positivas que tiene este tipo de juicios, porque contribuye a mejorar la imagen del Poder Judicial, que sabemos no es la mejor.

He conocido Jurados suplentes que lamentaban tener que retirarse sin decidir y que preguntaban si podían volver al otro día o llamar por teléfono para enterarse de cómo se había resuelto el juicio. En el último debate uno de los jurados incluso se entristeció cuando le dije que por lo menos por algún tiempo no iba a ser convocado más, porque quería seguir participando en otros juicios. Creo que esta anécdota bien puede resumir cómo en general la gente se toma la tarea que les tocó en suerte y marca el compromiso ciudadano para estos casos.