miércoles, 14 de diciembre de 2016

Quilmes: Primer condena de un jurado a un "justiciero policial"

El presidente del jurado anuncia el veredicto
Finalizó ayer en Quilmes con un veredicto de condena por homicidio culposo (delito menor incluido por exceso en la legítima defensa de un tercero) el juicio seguido a un policía que mató a un motochorro que estaba asaltando a un muchacho. Se conoció al caso como "El Justiciero de Berazategui".

El 22 de diciembre de 2014, un adolescente fue interceptado por dos motochorros. Uno se bajó de la moto y le manifestó: "estás robado".

Según el relato de la víctima del robo, en ese momento sonó un disparo y cayó muerto el conductor de la moto.

El disparo provino de un vecino de apellido Giulidoro, efectivo de la Policía Federal quien, al ver el robo desde su casa, le disparó al motochorro.

Las dos versiones en pugna afloraron durante el debate: mientras el policía aseguró que el muchacho tuvo un enfrentamiento con los ladrones y que por eso disparó para defenderlo (tesis de la defensa), la víctima del robo sostuvo que sólo escuchó un disparo y que no vio armas en los que intentaron asaltarlo. Tampoco se escuchó la voz de "Alto policía" o algo semejante (tesis de la fiscalía).

La fiscalía acusó por homicidio simple con arma de fuego y la defensa pidió la absolución por legítima defensa de un tercero. 

Nuevamente, el jurado se ubicó en el punto medio y condenó a Giulidoro por homicidio culposo, al considerar que, si bien disparó en defensa del muchacho, lo hizo excediendo los límites que la ley estipula para la legítima defensa de un tercero (art 35 del CP). Fue el juez del debate, Pablo Eduardo Pereyra, quien instruyó muy correctamente al jurado sobre estas tres opciones: culpable de homicidio doloso, culpable de homicidio culposo por exceso en la la legítima defensa y no culpable.

El mensaje de la ciudadanía fue claro: ni condena por delito doloso (era evidente que actuó ante un robo a un tercero), pero tampoco impunidad para los "justicieros por mano propia".

Con este veredicto, el jurado demuestra una vez más que sus decisiones como cuerpo judicial son razonables, racionales, equilibradas e imbuidas de sentido común y de equidad. Un notable ejemplo de cómo se desempeña el pueblo administrando justicia.

Para destacar la labor de la fiscalía y defensa, sobre todo durante el voir dire para seleccionar al jurado, audiencia que llevó toda una jornada y que puede ser leída en este portal.

Leer la cobertura total de la noticia:

- Diario El Sol (13/12/16): Juicio por Jurados: culpable [Ver]

- Diario 5 Días (13/12/16): Comenzó el Juicio por Jurados en Quilmes a justiciero de Berazategui [Ver]