miércoles, 17 de mayo de 2017

SAN NICOLÁS: El jurado condenó al asesino del panadero

Tres manchas de sangre, el faltante de un revólver de la víctima y un ADN positivo fueron suficientes para que el jurado declarara culpable a Sergio Santiago René Ibarra como el autor del delito de robo con resultado muerte. El veredicto fue de 11 a 1.

La fiscalía siempre sospechó de Ibarra, que era empleado en la panadería de Carmelo Compierchio, de 76 años y muy querido en la ciudad. La sospecha surgió cuando, al día siguiente de descubierto el crimen, Ibarra no se presentó a a trabajar. La fiscal allanó su casa, sin encontrar nada que lo vinculara al hecho.



El conocido panadero fue hallado sin vida y fuertes golpes en el cráneo que le ocasionaron la muerte. El hecho ocurrió el 22 de enero de 2015 en horas de la madrugada, en su domicilio de calle Juan B. Justo al 531. Apenas se encontró el cadáver, la fiscalía allanó su domicilio y detuvo a Ibarra, pero debió soltarlo por falta de pruebas. Sin embargo, no le perdieron pisada, a la espera de los resultados científicos. Finalmente, las pruebas de la sangre hallada en el lugar no dejaron lugar a dudas sobre la autoría del infiel empleado.

El juicio tuvo lugar en los días 15 y 16 de mayo de 2017. Actuó como fiscal la Dra. Sandra Bicetti y como defensor público el Dr. Pablo Prati. El juez que dirigió el debate fue Cristián Ramos.

De la investigación se desprendió que Ibarra robó y mató a Compierchio porque lo conocía. Se comprobó que se llevó un arma de fuego y se desconoce si dinero en efectivo porque vivía solo.

En la vivienda encontraron vidrios de aberturas rotas y la víctima en el suelo. Luego se determinó que el deceso se produjo por un traumatismo cráneo encefálico, producto de al menos un golpe con un objeto contundente. Ibarra tenía antecedentes penales por robo y estaba bajo libertad condicional.

Leer la noticia:

-Diario El Informante (16/5/17) "Juicio por jurado: Condenaron al homicida de conocido panadero" (ver)