jueves, 8 de marzo de 2018

AZUL: Un jurado popular absolvió de manera unánime a dos agentes del SPB por una falsa denuncia

En el primero de los numerosos juicios por jurados que tendrán lugar en 2018 en Azul, el jurado popular absolvió de forma unánime a los penitenciarios Sub Prefecto Eduardo Ramírez y el Sargento Carlos Martínez.

Ambos estuvieron detenidos durante dos años, acusados de incumplimiento de los deberes de funcionario público, facilitación de armas de fuego, cohecho y comercialización de estupefacientes. Tras el veredicto de no culpables, el juez Gustavo P. Borghi, de destacado desempeño en un juicio por demás complicado, ordenó su inmediata libertad.

Los hechos ocurrieron en 2015, y familiares de Ramírez acudieron a los medios para clamar su "inocencia", alegando "que se trata de una "causa armada", con un trasfondo político detrás".


Manifestaciones a favor de los acusados

Los dos penitenciarios presos declararon ante el jurados de sus pares que todo comenzó cuando la abogada Karina Valenti presentó un hábeas corpus colectivo, tras un motín en el que 61 presos de la unidad penitenciaria 37 de Barker denunciaron malas condiciones de alojamiento.

Fue en ese marco y durante una recorrida de funcionarios judiciales que un interno condenado a perpetua les dio algún soporte digital con imágenes muy difusas en las que se ven supuestos "bagullos" de marihuana y a un detenido sosteniendo un arma de fuego.

Con esos elementos como única prueba central, se solicitó la detención de quienes eran el jefe del penal y el encargado del pabellón de los amotinados, Ramírez y Martínez respectivamente. Ambos quedaron presos hasta que el jurado ayer los liberó con su veredicto inapelable.

Juez Gustavo P. Borghi, a cargo de la conducción del juicio

La fiscalía los acusó igual de varios ilícitos: una infracción a Ley de Estupefacientes, incumplimiento de los deberes de funcionario público, cohecho y entrega ilegal de arma de fuego. Sostuvo la fiscal Laura Margaretic, que ya había obtenido un resonante triunfo en la recordada causa Santillán, que los acusados recibieron plata de los internos a cambio de entregarles teléfonos celulares, bebidas alcohólicas, drogas y un arma de fuego que después sería hallada durante una requisa en otro lugar.

"La foto es de muy baja calidad y sólo muestra algo envuelto con nylon, que los presos dicen que es marihuana", explicó Ramírez en diálogo con la agencia de noticias NOVA, y agregó que "toda la causa esta armada así, nunca hubo un secuestro de drogas y el arma que se ve en la imagen es una réplica de madera hecha por un interno, que nunca fue secuestrada tampoco".

La defensa estuvo a cargo de abogados particulares, en el quizás más importante caso de sus carreras profesionales. El abogado Sebastián Barletta representó a Ramírez. Y al otro agente del SPB lo representó el abogado Pedro De Luca.



Los abogados y sus defendidos, en pleno juicio

Ambos letrados habían pedido las absoluciones de sus defendidos, además de denunciar ante el jurado que las acusaciones sobre los penitenciarios no tenían sustento, por haber sido formuladas sobre la base de una causa que estuvo “completamente armada desde el inicio”.

Así lo sostuvo en su alegato de ayer el penalista De Luca, quien dijo que ese expediente judicial se fue sustanciando sobre falsas imputaciones, en el marco de una trama para involucrar a ambos imputados por parte de los propios internos del penal quienes, contando con el asesoramiento de una abogada, habían impulsado un hábeas corpus colectivo.

La estocada final llegó cuando los letrados hicieron saber al jurado que la misma abogada y el mismo interno denunciantes hicieron exactamente el mismo procedimiento en un denuncia contra personal del SPB de la U39 de Ituzaingó, que fue desestimada por falta total de pruebas.

Lo cierto es que, al finalizar la etapa de prueba en el juicio oral y público ante el jurado, quedó claro que no había prueba alguna de cargo con entidad suficiente como para declararlos culpables más allá de toda duda razonable. La prensa (ver abajo) destacó la contundencia del unánime resultado: 12 a 0.

Fiscal Laura Margaretic

El veredicto de no culpabilidad fue anunciado en horas de la tarde tras una larga deliberación en el Palacio de Justicia local. La sala de juicio de la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal desbordaba de gente. El juicio con jurados fue seguido durante todas sus audiencias por una importante cantidad de público que prácticamente colmó la capacidad del recinto.

Entre los asistentes a este debate hubo familiares y compañeros de trabajo de los imputados, quienes a través de diferentes movilizaciones venían pidiendo sus absoluciones y liberaciones desde que los dos habían sido detenidos.

Finalmente en la tarde de ayer se conoció el veredicto unánime que los declaró inocentes luego de dos años de proceso judicial con prisión preventiva efectiva.

Leer las noticias aquí:

- Diario El Tiempo (15/02/17) "Una manifestación en apoyo a dos agentes del Servicio Penitenciario que están presos" (ver)

- La Voz de Tandil (6 de marzo de 2018) "Empezó el juicio a ex jefes penitenciarios por venta de drogas y armas" (ver)

- Diario El Tiempo (8 de marzo de 2018) "Un jurado popular absolvió a dos agentes del SPB. Estuvieron presos dos años" (ver)

- Infozona de Dolores (8 de marzo de 2018) " 12 a 0: Un jurado popular absolvió a Penitenciario que estaba preso en Azul" (ver)