domingo, 18 de noviembre de 2018

LA MATANZA: Perpetua unánime para los motochorros que asesinaron a Maxi Taranto

En una jornada maratónica, un jurado popular halló culpables, por unanimidad, del homicidio calificado criminis causa a los acusados Franco Nicolás Estrella y Lucas Joaquín Jiménez. Ambos asesinaron a Maxi Taranto para robarle su moto. El juicio se celebró en el imponente Salón de las Américas de la Universidad Nacional de La Matanza. "La Justicia que buscábamos, gracias a Dios, se nos dio", declaró conmovido el papá de Maxi.

Maxi Taranto

Los hechos:

El 2 de mayo de 2017 a la noche, Maximilianto Taranto (28 años) llegaba a su casa tras cursar en la facultad en su moto Rouser cero km recién comprada. Maxi era profesor de inglés en un secundario nocturno para adultos y estudiaba Historia en la Universidad de La Matanza.

Al llegar, dos motochorros lo sorprendieron con el objetivo de robarle su moto y lo ejecutaron de un disparo en la cara.

Los criminales se fugaron sin llevarse nada. Maxi agonizó en los brazos de su padre Marcelo, que salió desesperado de la casa, ubicada en Encina 2400 de Gregorio de Laferrere.

Las movilizaciones barriales fueron impactantes y lograron el objetivo de que aparecieran testigos claves -algunos de identidad reservada- para detener a los autores, secuestrar la moto usada en el hecho y el arma homicida. Los presuntos autores vivían a sólo cuatro cuadras de la casa de Maxi.




El testimonio de un testigo que presenció la fuga de los motochorros, así como también las imágenes de las cámaras de seguridad de las inmediaciones permitieron primero la captura de quien conducía la moto, alias "Estrellita".

Dos meses después fue detenido Jiménez, el presunto autor del disparo y quien fríamente le confesó el crimen a sus amigos: "Lo maté y no me pude llevar la moto". A pesar de que estaba prófugo, jamás se  fue del barrio y fue detenido merodeando increíblemente por el lugar. Debido a ello, fue desplazada toda la cúpula de la Policía de Laferrere. 

Para detenerlo, resultó clave un video de un asalto ocurrido la semana anterior a un comercio, en el que se ve a ambos sospechosos a cara descubierta y con la misma moto usada en el asesinato de Maxi.




El juicio

Días antes, el papá de Maxi, que lideró las multitudinarias marchas a favor de su hijo, declaró: “Tenemos fe de que la gente va a saber entender y va a apelar a favor de nosotros. El veredicto se conocerá ese mismo día. Tenemos toda la confianza del mundo de que se va a hacer justicia”.

Y así fue. 


El juicio fue dirigido por el magistrado Franco Fiumara. Luego, formularon los alegatos el fiscal Alberto Luppino, quien pidió que ambos imputados fueran declarados ‘culpables’ y los defensores oficiales Marcelo Sansone y Gabriela Chaumel, que reclamó la absolución o una pena por un delito más leve. Es de destacar también la notable labor del Dr. Walter Fidalgo, Director del Patrocinio Jurídico de Asistencia a la Victima de delitos del Colegio de Abogados de La Matanza, quien actuó como abogado patrocinante del particular damnificado.




Durante el juicio, surgió la indisimulable connivencia entre los criminales y los policías de la zona. El papá de Maxi declaró: "Ambos vivían en Altos de Laferrere, el mismo barrio nuestro. Son de una familia conflictiva del barrio. Maxi y mis otros hijos jugaban a la pelota con sus primos en la capilla del barrio, cuando eran nenes...Nunca imaginé que los asesinos de mi hijo iban a ser de la zona. Pensé que iban a tener códigos de no meterse con la gente del barrio”.

El diario Clarín consignó lo que todos sabían. Los vecinos sabían que había sido Estrellita y otro muchacho de la zona. Todos los días le aportaban información a los padres. Los vecinos seguían presentándose en la puerta de su casa para darle información de Franco Estrella. El problema era que, por miedo, no se animaban a declarar en la fiscalía. Los policías de la comisaría 4° de Gregorio de Laferrere apenas les decían que faltaban pruebas para detenerlos. Pero cuando la familia se presentó en la fiscalía y preguntó cómo podía ser que todo el barrio señalara a Estrella como el autor y nadie lo detuviera, llegó el allanamiento. Días después, la cúpula de esa comisaría sería separada de sus cargos y los autores detenidos.

Los jurados fueron instruidos por el juez Fiumara con tres alternativas de veredicto: 1) culpables del delito de homicidio criminis causa (prisión perpetua); 2) culpables de homicidio en ocasión de robo (10 a 25 años de prisión); 3) no culpables.

Tras dos horas de deliberación, alrededor de la ¡1 de la madrugada!, los jurados rindieron un veredicto unánime por la alternativa más grave: homicidio calificado criminis causa. La pena es prisión a perpetuidad.

El juicio fue seguido por una multitud de estudiantes


La emoción de los padres:

Marcelo Taranto, papá de la víctima, se mostró conforme con el veredicto  y consideró que “se hizo justicia. Estamos liberados, gracias a Dios se hizo lo que todos queríamos. Realmente es un gran alivio. Ahora nuestro hijo descansa en paz”.


Los papás de Maxi

Tras culminar el proceso judicial, la familia de Maxi se hundió en un interminable abrazo y agradecieron a todos aquellos que los acompañaron. “Estamos infinitamente agradecidos con los jurados, los testigos, la gente que fue a las marchas, los familiares incondicionales, los medios que hicieron que todo esto sea público y avance con rapidez. No tenemos palabras”, sostuvo.

Por último, recordó que tras la muerte de su hijo, se comprometieron a “hacer justicia por él” y, finalmente, tras un año de lucha, lo lograron. “Sé que todos estuvieron ahí por lo que era Maxi y por lo que representaba. Mañana vamos a ir al cementerio porque le prometimos que íbamos a ir y compartir esto con él”, concluyó.


Leer las noticias aquí:

- Clarín (14/11/18): "Un jurado popular declaró culpables a dos motochorros por el asesinato de un profesor de Historia" (ver)

- Clarín (12/11/18): "Padres de dolor: foto por foto, le arman una biografía a su hijo asesinado" (ver)

- Diario Popular (16/11/18): "Dos sujetos podrían recibir perpetua por un homicidio" (ver)