martes, 23 de abril de 2019

Dia 2 del juicio al médico Cataldo: Tensa jornada en Tribunales; perito balística complicó al cirujano

Los titulares periodísticos fueron coincidentes al cierre de la segunda jornada del caso que tiene en vilo al país: no fue un buen día para el médico Darío Lino Villar Cataldo.

La perito balística de la policía provincial, Leticia Pons, declaró ante el jurado, mostró fotografías y explicó los resultados de su estudio. Fue el testimonio más fuerte en contra de la histórica versión que Villar Cataldo mantuvo durante estos tres años en la TV.

Krabler muerto y el pistolón arriba del asiento

El cirujano siempre mantuvo un mismo relato: "Él me empujó y me tiró al piso, hizo para adelante con el auto y me pisó las piernas. Yo rodé hasta el cantero donde había dejado mi arma y la agarré. Me di vuelta y vi que me apuntaba. Desde el piso disparé al bulto".

Sin embargo, Pons lo contradijo con dureza cuando declaró: 

"Los disparos fueron de arriba hacia abajo. El tirador estaba parado."

Martín Candalaft, periodista de INFOBAE, lo expresó muy gráficamente: "Las pruebas exhibidas por la perito Pons contradijeron fuertemente el testimonio del acusado: la dirección de las balas del médico viajaron al revés de lo que Villar Cataldo había asegurado durante los últimos tres años. Villar Cataldo, ciertamente, no sonrió al escuchar a Pons". 

En el contraexamen, el defensor Szpigiel dio a entender al jurado que los resultados de la perito balística Pons se contradicen con el dictamen de los médicos forenses que hicieron la autopsia. Esos peritos declararán mañana y se aguarda su testimonio con gran expectativa. La perito Pons admitió la probabilidad de otra explicación alternativa, pero se mantuvo firmemente en sus dichos. Sí admitió categóricamente, en cambio, que nadie podía saber que el arma de Krabler no funcionaba ni tenía balas. Se observó en ese momento como todos los jurados anotaron algo en sus cuadernos.



Los policías que llegaron al lugar del hecho también certificaron que Krabler estaba sentado arriba de su arma. Prácticamente descartaron la teoría de Cataldo de que Krabler lo estaba apuntando y que por eso tiró.

LAS PRUEBAS QUE FAVORECIERON AL MÉDICO

1) Los ya célebres "testigos fantasma"

Sin embargo, como sucede prácticamente en todo juicio controvertido que se precie de tal, hubo pruebas ayer que favorecieron notoriamente la teoría del caso del cirujano.

El primero de ellos puede ser decisivo para el juicio: quedó claro que a Cataldo lo asaltó una banda de por lo menos tres o cuatro personas. Al ver que Cataldo se defendió a los tiros, huyeron raudamente del lugar.

A todos llamó la atención de que, a pesar de que fueron filmados por las cámaras de seguridad junto a Krabler segundos antes del hecho, no fueron ni siquiera imputados del robo, sino llamados como testigos por la propia fiscalía.  Una jugada que resultó demasiado arriesgada. La prensa los bautizó como "los testigos fantasma".

Dio la impresión que sus testimonios fueron muy perjudiciales para la acusación por contradictorios, inexplicables e inconexos. Inclusive, tuvieron que reconocer que eran ellos a quienes se ve en el video a escasos metros del lugar del robo junto a Nunu Krabler. Como bien muestra el excelente resumen en video del cronista de TN que cubrió el evento (VER VIDEO), quedó probado que a Cataldo lo asaltó una banda. 

2) El vecino Giuliani: testigo cuasi presencial

Otros testigo fundamental para la defensa (mucho más creíble y presentable que los testigos fantasma) declaró ayer. Su testimonio luce como decisivo: confirmó que Cataldo guardaba un arma en el cantero, lo vio ensangrentado y lastimado en las rodillas, codo y cabeza y escuchó la amenaza de Krabler hacia él. 

Según consignó el periodista Leonardo Scanonne (La Nación), Hugo Giulani, vecino lindero al consultorio de Villar Cataldo, testificó que esa noche llegó a su casa y encontró al imputado cuando se estaba por retirar en su auto. El hombre indicó que estuvo "charlando" unos minutos con su vecino y que entró en su vivienda, tras lo cual minutos después escuchó un "grito fuerte".

"Escuché un grito fuerte como de dolor, un 'te voy a matar hijo de puta' y casi al mismo tiempo tres disparos", recordó Giulani, quien dijo haber sentido un "julepe bárbaro".

De acuerdo con su testimonio, al salir de su casa vio al médico con su cabeza ensangrentada, el codo izquierdo hinchado y sus rodillas lastimadas. Un dato crucial para el jurado que sostiene su relato.

Cataldo y las huellas de los golpes que recibió en el asalto

El vecino aclaró que el insulto no fue dicho por Villar Cataldo porque "su voz es particular, muy guaraní", en tanto que dijo que en otras oportunidades había visto cómo apoyaba el arma en el cantero, pero en esa ocasión no lo observó.

Leer noticias aquí:

- La Nación (23/04/19) "Una perito desmintió la versión que el médico Villar Cataldo dio sobre sus tiros al ladrón" (ver)

- Clarín (23/04/19): "Testigos contradijeron la versión que dio el médico Lino Villar Cataldo" (ver)

- INFOBAE (23/04/19) "Juicio al médico que mató a tiros a un ladrón: el relato de la perito balística de la Bonaerense complicó a Villar Cataldo" (ver)

- TN (23/04/19): "Una perito complicó al médico que mató a un ladrón" (ver video aquí)