sábado, 27 de abril de 2019

Inmensa repercusión popular tras el veredicto del jurado que declaró "no culpable" al médico Villar Cataldo

El veredicto de no culpable del jurado que juzgó al médico Lino Villar Cataldo generó masivas repercusiones a través de los medios de comunicación. Nunca se vivió algo así en la Argentina con el jurado.




Del mismo modo en que sucedió tras los juicios de Fernando Farré (acusado de quitarle la vida a su esposa en un barrio privado de Pilar) o el del carnicero de Campana Oyarzún (acusado de quitarle la vida a uno de los ladrones que lo habían atacado a punta de pistola y le habían efectuado siete disparos), el jurado se adueñó de la TV, los diarios, la radio, las redes sociales y dominó las conversaciones que grupos de amigos y de familiares mantuvieron en reuniones y a través de servicios de mensajería móvil.



Muchas personalidades públicas -que fueron víctimas de delitos gravísimos- difundieron sus impresiones por diversos medios.

"El jurado en pleno usó del sentido común y ha absuelto al médico Villar Cataldo. Nadie puede celebrar cuando ha habido una muerte, pero el hecho fue claro, el médico fue víctima y las víctimas no eligen", publicó Carolina Píparo a través de la red social Twitter.

Matías Bagnato, quien perdió a toda su familia en la Masacre de Flores el 17 de febrero de 1994 dijo:

"El Jurado absolvió al doctor Villar Cataldo. El tribunal del juicio por jurado, con pleno sentido común, supo quién era la víctima y quién el victimario e hizo justicia. Diferencia clara con muchos 'señores jueces' que perdieron hace mucho tiempo el sentido común".

También se pronunció Juan Carlos Blumberg: "Es muy importante lo que sucedió hoy con el médico Villar Cataldo. Desde 2004 logramos que se avance con el juicio por jurados. Es fundamental que los ciudadanos participen de la Justicia como lo contempla la Constitución hace más de cien años", dijo Blumberg.

Absolutamente en contra del veredicto, se pronunció en Cosecha Roja el periodista Esteban Rodríguez Alzueta: "¡Peligro! Justicieros Sueltos: Cataldo fue absuelto por un juicio por jurado, integrado seguramente por muchos emprendedores morales de la vecinocracia, compuesto por ciudadanos entrenados mirando televisión, que siguen a la Argentina a través de las frases hechas del mainstream periodístico"




También lo hicieron muchos especialistas del Derecho.

Valerie Hans, profesora de Derecho de la Universidad Cornell (New York) dijo: "Los jurados norteamericanos tienden igualmente a tener una mirada más generosa ante los planteos de legítima defensa"

Andrés Harfuch, vicepresidente de la Asociación Argentina de Juicios por Jurados (AAJJ) dijo:

"Independientemente del resultado de este juicio, lo cierto es que nuestra Constitución Nacional ordena -desde 1853- que los juicios criminales se celebren por jurados. Nos gusten o no las decisiones de la ciudadanía, lo cierto es que lo han hecho en un ámbito de total transparencia, en el marco de un juicio público en donde todos pudieron exponer sus puntos de vista y hay que respetar la decisión del Soberano", sostuvo.

Aldana Romano y Sidonie Porterie, del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP), reflexionaron:

"El caso de Lino Villar Cataldo tuvo cuestiones controvertidas. Las hubiera tenido igual para un juez profesional. El dato más significativo que explica en buena medida la decisión de los jurados es el cambio en la acusación por parte de la fiscalía... se bajó de esa acusación y le propuso al jurado que lo condene por exceso en la legítima defensa. Para la fiscalía, evidentemente, las pruebas no le permitían sostener la acusación original. Y el jurado entendió lo mismo, las pruebas demostraron que Cataldo vió amenazada su vida, por lo que su defensa podía estar justificada.... Jueces, fiscales y defensores coinciden en destacar que las decisiones de los jurados son consistentes con la prueba presentada en el juicio. Entonces, el veredicto podrá resultar más o menos popular, pero ciertamente no puede decirse que ha sido infundado", continuaron.



La Resonancia de los Veredictos del Jurado

Lo indudable, es que, una vez más, pudo comprobarse el enorme impacto político- social que producen las decisiones de los ciudadanos en el juicio.

Un caso dramático y muy complejo fue resuelto tras un juicio de tan solo cuatro días, durante los que todas las partes interesadas tuvieron oportunidad de expresarse exponiendo con absoluta libertad sus hipótesis y conclusiones, y pudieron presentar pruebas y controlar a las de su contraparte. Todo ello en un marco de una transparencia sin igual, garantizada por el máximo nivel de publicidad. Las pruebas fueron ventiladas a la luz del sol.

Cualquier persona interesada en conocer los detalles y pormenores del caso enjuiciado no necesitó más que acudir al juicio e ingresar con total libertad a la sala de audiencias, para poder comprender con claridad qué era lo que se estaba discutiendo y cuáles eran los fundamentos propuestos por las partes.

Los jurados permanecen en silencio, impasibles, durante todo el juicio. No pueden hablar entre ellos del caso, ni siquiera en los recesos. Prestan atención a las pruebas y se retiran luego para deliberar en sesión secreta. Recién allí, tras días de debate, pueden descargarse y deliberar. A solas. Sin que nadie los observe.

El jurado luego retorna a la sala y, a través de la persona designada como su presidente, lee su veredicto con unas simples palabras. lacónicas. Escuetas.

"Nosotros, el jurado, declaramos no culpable al acusado Darío Lino Villar Cataldo".

Esa frase encierra el poder del jurado. Sus veredictos resuenan como pocas decisiones lo hacen y tienen la fuerza de adueñarse del interés de la opinión pública nacional e internacional.

Un pedazo de historia... el formulario de veredicto del juicio


Fuentes:

- Perfil (26/04/19): Ni capricho ni emociones, los jurados deciden por las pruebas [Ver]

- Infobae (25/04/19): El fallo que absolvió a Villar Cataldo generó diversas opiniones entre especialistas y víctimas de la inseguridad [Ver]

- Télam (27/04/19): "La administración de justicia no es una ciencia ni para los jueces ni para los jurados" (ver)