domingo, 9 de junio de 2019

LOMAS DE ZAMORA: Jurados condenan por homicidio calificado a poderosa banda de secuestradores extorsivos de la zona Sur del GBA. Perpetua.

Una peligrosísima banda de violentos secuestradores, autora de por lo menos siete hechos, fue sometida a juicio por jurados por ajusticiar a otro de sus integrantes por una mejicaneada en modo vendetta.

Fue quizás uno de los juicios por jurados más complicados hasta el momento, por tratarse de criminalidad organizada en una banda mixta de secuestradores y policías corruptos.

Tres de los miembros de la banda fueron declarados culpables por unanimidad por el homicidio premeditado por el concurso de tres o más personas y por alevosía contra de uno de sus compinches, alias Jorge "Fiorella" Gómez. Hubo un veredicto absolutorio para Axel Villagra, quien igual sigue preso por los múltiples hechos del pasado.

Los condenados son Carlos Pastor Orsi, Diego Narvaja y Jonatan Asat.


El momento de la detención

Los hechos: mejicaneada, vendetta, zona liberada y después...

La banda fue detenida en julio de 2017 tras una investigación a cargo de los fiscales federales Sergio Mola y Santiago Marquevich, ambos de la fiscalía federal n° 2 de Lomas de Zamora y de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (UFESE).

En este juicio se ventiló ante el jurado un solo hecho cometido en Carlos Spegazzini. Fue el hecho que permitió detener a la banda y esclarecer los ocho secuestros extorsivos previos, que están siendo juzgados ante los tribunales federales de Lomas de Zamora. Secuestraron inclusive a menores y niños.

Resulta que esta banda operaba en la zona de La Matanza y Ezeiza, con complicidad policial de oficiales de la Bonaerense, previo pago de cuantiosas sumas por "zonas liberadas". La banda poseía autos de alta gama, poderoso armamento y alquilaba lujosas quintas.





Para graficar el modus operandi baste con decir que, en uno de los hechos previos, los secuestradores no se conformaron con el rescate que pagó la hermana de una de las víctimas. Por eso, parte de la banda fue con la mujer del matrimonio a la casa familiar en Capital Federal para robar dinero y artículos electrónicos, tras lo cual todos fueron liberados en el partido de Morón.

La alucinante mejicaneada entre los hampones se produjo de un modo retorcido y difícil de comprender: los amigues policías de La Matanza le hicieron un allanamiento fantasma al finado "Fiorella" Gómez, alentados por sus compinches que, evidentemente, querían deshacerse de él. ¿El motivo? Sospechaban que Fiorella se había quedado con parte del dinero que la banda le dio para "arreglar" a la policía.

Fiorella enloqueció de furia por el allanamiento fantasma y, sin ruborizarse, pidió alta plata a sus compañeros para seguir usando la zona liberada por los corruptos policías. Nunca se supo si esa plata se pagó o no, pero lo cierto es que la banda decidió mandar a Fiorella al otro mundo. Sus días estaban contados, aunque el desenlace ocurriera meses después. La vendetta ya estaba en marcha.

Vendetta a lo Conurbano....

Efectivamente, el 9 de septiembre de 2016 la banda va a buscar a Fiorella con la excusa de retomar la relación laboral y continuar con sus trabajos. Le propusieron dejar atrás los malos momentos y la amargura del distanciamiento.

Lo pasan a buscar en una Toyota Hillux, obviamente choreada en otro secuestro extorsivo y con su consiguiente pedido de secuestro. Fiorella sube sin sospechar nada, andan un buen trecho rumbo a Carlos Spegazzini y lo ejecutan de cinco tiros efectuados desde atrás, a sólo 200 metros de una de las quintas alquiladas por el jefe de la banda, Carlos Pastor Orsi, por intermedio de su señora esposa.

Problema: un vecino vio salir a la Toyota Hillux de la quinta. La banda se da cuenta que los vieron, dejan el cadáver adentro de la Toyota, corren dentro de la quinta y huyen en otro auto. Como otro vecino los había visto como inquilinos de dicha casa quinta, los fiscales federales la allanan. Adentro había un arsenal: fusiles FAL, cargadores, ametralladoras y granadas de mano.

Cuando revisan el cadáver de Fiorella Gómez, le encuentran otro DNI. Era el de un pariente, ya que obviamente tenía pedido de captura por sus innumerables fechorías. Los sabuesos dan con su familia y éstos cuentan a los fiscales federales con lujo de detalles toda esta increíble saga antes narrada. Con los nombres de los polícias incluidos.

El armamento secuestrado

El juicio: datos de color

La teoría del caso de la defensa fue cuestionar la autoría. Nadie presenció directamente el asesinato. La teoría del caso de la fiscal Marcela Dimundo fue la de reconstruir ante el jurado las dos piezas claves de la prueba circunstancial: los dos testigos, el alquiler de la casa, los testimonios de los familiares del muerto y que adentro de la casa quinta encontraron un auto y varias armas con pedidos de secuestro por los anteriores hechos de secuestro extorsivo.

La prueba contra Villagra era casi nula: sólo una huella dactilar de su dedo meñique en un vaso de Coca Cola dentro de la quinta. De allí su absolución, aunque sigue preso por los otros ocho secuestros.

La jueza fue María Mora. Los defensores oficiales fueron Agustina Garamendi y Victoria Baca Paunero. Hubo un defensor particular, el abogado Oviedo.

Resultaron fundamentales que varias víctimas de lo secuestros extorsivos testificaron en el juicio y reconocieron a los acusados. Pero el terror de los demás testigos era patente. Estaban todos amenzados. Por ejemplo: el hermano de Fiorella Gómez, también preso por secuestro, tenía pánico de venir a declarar. Pero igual fue y declaró, aunque temblaba de miedo.

La testigo prácticamente presencial -no del homicidio, sino de ver a Fiorella Gómez subirse a la Hillux, era la esposa del delincuente finado. Directamente ni apareció. Se fue de viaje con rumbo desconocido, apretada y amenazada de muerte.

Para el jurado fue fundamental el modo en que la fiscal Dimundo acreditó este hecho. ¿Cómo lo hizo la fiscal?. Muy simple. Trajo a la hermana de la testigo, quien relató con lujo de detalles cómo amenazaron a su hermana.

El clamor del jurado

El veredicto:

Momentos de extrema tensión se vivieron al anunciarse el veredicto. Previo a él, los jurados le mandaron una carta a la juez. La carta decía: "Señora Juez, queremos seguridad. Desaloje la sala y a los acusados".

Razón no les faltaba. Asistentes al juicio relataron que los familiares del muerto y de los acusados eran muy "heavies". Pesadísimos como pocas veces se vio en un debate. El ambiente se cortaba con un hilo, ya que se veían venir los veredictos de prisión perpetua.

La jueza decidió desalojar la sala, pero con los acusados adentro. Pero les aclaró a los jurados que personalmente iba a tomar medidas para su seguridad. El jurado no se dejó amedrentar y emitió sus veredictos.

"Nosotros el jurado, por unanimidad encontramos a los acusados Orsi, Narvaja y Asat culpables de homicidio calificado por alevosía y por el concurso premeditado de tres o más personas"

"Nosotros, el jurado, declaramos no culpable a Villagra"

El miércoles se hará la audiencia para imponer la pena, que será perpetua.


Leer más noticias aquí:

- Diario Conurbano (3/05/17): "Preventiva para poderosa banda que cometía secuestros en el sur del GBA" (ver)

- Diario Popular (15/05/17): "Procesan a 5 hombres que realizaban secuestros extorsivos" (ver)

- Diario del Conurbano (15/06/19): "Lomas: Perpetua para tres integrantes de una banda de secuestradores" (ver)