viernes, 30 de agosto de 2019

MENDOZA: el jurado condenó a prisión perpetua a la madre y el padrastro de Giuliano, el chiquito de 2 años asesinado brutalmente a golpes


Los acusados del horrible crimen

Maltrato infantil y crimen atroz en el séptimo juicio por jurados de Mendoza. El bebé Giuliano, de dos años y 9 meses, recibió una feroz patada en la espalda que le quebró la columna en dos partes. Los integrantes del jurado fallaron de manera unánime, y consideraron que la mujer y el hombre son culpables de homicidio agravado por el vínculo y por alevosía (ya que la víctima estaba indefensa).

La madre y el padrastro se acusaron mutuamente de la muerte y hubo un dato estremecedor que los sepultó: la médica de guardia del hospital Notti que atendió a Giuliano aquella noche contó cómo al pequeño le crujía la columna producto del golpe que había recibido. Cuando lo recibieron intentaron reanimarlo con masajes en el pecho, y en ese movimiento se sentían los crujidos.

La criatura asesinada


LOS HECHOS

Giuliano Ibáñez fue asesinado en 2017 en Luján de un golpe contundente en la columna.  El 28 de noviembre de aquel año en la noche, Yamila Ibáñez (26) llegó  al hospital Notti con su hijo inconsciente; el pequeño no presentaba signos vitales y los médicos no pudieron reanimarlo. El niño fue derivado para que le practicaran la autopsia, la cual reveló como causa de muerte una fractura de columna por un fuerte golpe. Además, había moretones visibles en su rostro.

Fiscal Fernando Guzzo

“Los dos lo golpearon”, argumentó con contundencia el fiscal Fernando Guzzo, en base a los estudios forenses que demuestran que Giuliano tenía marcas de golpes en su cuerpo desde 20 días anteriores a su muerte. “La causa de la muerte de Giuliano fue el maltrato. Sufrió un shock mixto: se murió desangrado por el dolor y por el shock medular a raíz de que le partieron la columna por la mitad. Presentaba 11 hematomas. Todos conocían la situación de maltrato. Era un niño que estaba siempre con moretones”, dijo en su alegato el fiscal Guzzo, acompañado del fiscal Flavio D´Amore.


Juez Diego Lusverti

“No sabemos quién es el autor material. Y aunque hay indicios de que fue un homicidio, también vimos todos anoche en el partido de Boca cómo se quebró un jugador el tobillo con una simple caída”, dijeron los  los letrados del padrastro Gastón Andino y Raúl Sánchez.

La defensa pública de Yamila Ibáñez, a cargo de los defensores oficiales Mariam Gil Yoma y Rubén Castro, lograron demostrar que ella no estaba en la casa. Realizaron una destacada labor, pero no pudieron desvirtuar la responsabilidad de Yamila por la gran cantidad de golpes de vieja data que poseía el niño.


Las defensas

Giuliano medía 1,05 metros y pesaba 10 kilos. Los médicos forenses constataron que tenía lesiones antiguas de maltrato. La noche del 27 de noviembre del 2017 le quebraron la columna de un golpe. Estaba al cuidado de su padrastro. Su madre, había ido de compras con su suegra, la abuela paterna del chico. Cuando llegó a su casa, encontró a su hijo arriba de una mesa, moribundo. Un vecino la llevó en su auto hasta el hospital de Niños. Al llegar a la guardia, las médicas que lo recibieron intentaron hacerle reanimación cardiopulmonar, pero Giuliano ya había muerto.

Al declarar en el primer día del juicio, la médica Juana Montenegro explicó que cuando su compañera de guardia le realizaba las maniobras de reanimación al nene, “el pecho le crujía” por lo que sospecharon que había una quebradura.

Su madre fue consultada acerca de qué había sucedido y respondió que ella lo retó y ahí se desvaneció. La explicación no cerró y dieron intervención a la Justicia. En la casa en la que vivía Yamila y su pareja Maximiliano Ortiz, en calle San Martín al 5000 de Carrodilla, Policía Científica encontró manchas de sangre que sirvieron para suponer que al nene le habían pegado allí hasta matarlo. Fueron detenidos inmediatamente y se incriminaron enseguida entre sí.



EL JUICIO POR JURADOS

Los hechos fueron dramáticos, pero el juicio se desarrolló con total normalidad. El juez Diego Lusverti condujo su primer juicio por jurados con gran profesionalismo. Hubo dos formularios (uno por cada acusado) con seis opciones de veredicto. El jurado se inclinó de manera unánime por la más grave. Tras el veredicto de condena, las partes quisieron impugnar la prisión perpetua por inconstitucional, pero el juez no les hizo lugar. 

Ver VIDEO DEL VEREDICTO





Leer noticias aquí:

- MdZ (29/08/19): "Caso Giuliano: los padres fueron condenados a prisión perpetua" (ver)

- Clarín (29/08/19): "Mendoza: un jurado popular condenó a prisión perpetua a la madre y el padrastro de Giuliano, el chiquito asesinado brutalmente a golpes" (ver)

- El Sol (29/08/19): "Perpetua para la madre y el padrastro del niño asesinado a golpes" (ver)

- Diario San Rafael (29/08/19): "Gran Mendoza: Prisión perpetua para la pareja que mató a golpes a su hijo de 2 años" (ver)