jueves, 5 de septiembre de 2019

TUCUMÁN fue sede de un multitudinario simulacro de juicio por jurados


Ayer se llevó a cabo un exitoso simulacro de juicio por jurados, realizado en el Teatro Alberdi, en Jujuy y Crisóstomo Álvarez de San Miguel de Tucumán, ante una sala repleta. La actividad duró cinco horas en total. 700 personas se anotaron como voluntarias para participar como jurados y otras 1500 se inscribieron para asistir al juicio.



El simulacro fue tapa del diario La Gaceta

Doce ciudadanos y ciudadanas fueron convocadas para desempeñarse como jurados en un juicio simulado, en el que, con base en un caso hipotético, debieron decidir sobre la culpabilidad de Fabio Belisario Ladetto en la muerte de su esposa, María Magdalena Juárez.

La actividad contó con un invitado de lujo, el juez bonaerense Mario Juliano, quien ya ha presidido varios juicios por jurados en su haber, y es un reconocido defensor de esta forma de participación de la ciudadanía en la administración de justicia.

Juliano, quien cumplió el rol de juez en esta simulación, reflexionó que "hace muchos años que venimos haciendo simulacros por todo el país, este tipo de ejercicios le han prestado un gran servicio a la causa de los juicios por jurados porque han mostrado, como van a mostrar esta tarde aquí en Tucumán, que las tucumanas y los tucumanos están absolutamente preparados para afrontar el compromiso de administrar Justicia".

"Mi experiencia real y simulada es maravillosa, creo que es lo mejor que le ha ocurrido al Poder Judicial en los últimos 50 años, básicamente en la moneda de la legitimidad de las decisiones”, agregó, advirtiendo que “el Poder Judicial ha perdido muchísima legitimidad frente a la sociedad y creo que los jueces y las juezas hemos hecho mucho mérito para eso. El juicio por jurados viene a tender un puente de plata entre el Poder Judicial y el resto de la sociedad para tratar de reconciliarnos y tratar de comprender las exigencias y demandas que hay de parte de la ciudadanía".


La jornada estuvo organizada por el Centro de Especialización y Capacitación Judicial (CECJ), a cargo de la vocal de la Corte Suprema Dra. Claudia Sbdar, y la Escuela Judicial del Consejo Asesor de la Magistratura (CAM).

Desde la Corte Suprema tucumana aprovecharon la oportunidad para hacer extensivo un explícito apoyo hacia la implementación del sistema de jurados. "Nosotros estamos desde la Corte Suprema de Justicia de Tucumán estamos conmovidos con la participación ciudadana, de verdad (el juicio por jurados) es una actividad que despierta enormes expectativas", señaló la vocal de la Corte, a la vez que valoró la importancia de "percibir el compromiso de la ciudadanía de participar en mecanismos de resolución de los conflictos que cada día la sociedad nos plantea".

Además recalcó que "la ciudadanía se está expresando en muchos sentidos y esta es una muestra más de señalar que las soluciones a los conflictos requieren y demandan de la participación ciudadana en todos los ámbitos, hay que escuchar al ciudadano y el ciudadano se compromete en la construcción de la resolución de los conflictos".

Estuvo presente el legislador radical José María Canelada, quien tras la actividad reflexionó: "Me voy muy interesado, el simulacro ha sido fantástico, me parece que en un contexto como el de la Justicia de Tucumán y la sociedad en su conjunto, no sólo los operadores judiciales, que empezamos a pensar sobre el instituto de los juicios por jurados es muy saludable. La Justicia de Tucumán no goza de legitimidad, es una Justicia sospechada de parcialidad, cuyas sentencias nos dejan permanentemente con cierto sabor a injusticia, este instituto es una suerte de puente de plata entre los magistrados y la ciudadanía”.

“El instituto de los juicios por jurados es la puerta para que la ciudadanía pueda participar en un proceso de algo tan sensible como es la administración de Justicia tiene un profundo espíritu republicano y democrático, así que me encanta la idea de que empecemos a discutir esto en Tucumán”, agregó.

Finalmente, resaltó la necesidad de que Tucumán avance hacia la sanción de su ley de jurados: "debemos discutirlo, trabajarlo, estudiarlo, quizás hasta para poder librarlo de algunos prejuicios porque quizás la idea de que sea el pueblo el que interviene en el proceso genera algún temor. No hay que tenerle miedo, todos los debates son positivos".

También concurrió la secretaria de Gobierno y Justicia de Tucumán, Carolina Vargas Aignasse. A través de las redes sociales aceveró: "vamos a trabajar de forma conjunta desde el gobierno para implementar todas aquellas herramientas que garanticen el acceso a la justicia y la satisfacción en tiempo y forma de los derechos de los ciudadanos".

Las primeras filas fueron colmadas por autoridades tucumanas

La actividad contó con la presencia de integrantes de la comunidad aborigen Amaicha del Valle, y el juez Juliano aprovechó la oportunidad para trazar un paralelismto (y un reconocimiento) a los juzgamientos populares que el Consejo de Ancianos de esa comunidad ya viene llevando a cabo.

El Consejo de Ancianos de la comunidad Amaicha del Valle

El cacique Eduardo “Lalo” Nieva destacó positivamente al sistema de jurados: "es importantísimo porque cuando uno ve la acumulación de causas en Tribunales, que los tiempos, la economía procesal y en costos, es sumamente importante ver cómo se puede ir resolviendo para ir 'sacando peso' a los jueces y fiscales", señalando la necesidad de incluir este tipo de innovaciones.




El caso

El 3 de marzo de 2017, a las 15 hs. Fabio y Magdalena almorzaban en su casa de calle Antártida Argentina y Sarmiento, en Banda del Río Salí. Hace dos años y medio perdió su trabajo en una fábrica de mosaicos y limpia baldíos y hace changas desde entonces. Tras terminar la segunda caja de vino, comenzó una acalorada discusión entre la pareja, mientras su hijo Casimiro “chateaba con una noviecita”, como explicó al testificar ante el jurado, en una habitación lindante. El último recuerdo de Fabio es abrir la tercera caja de vino antes de que lo despierte la policía en su cama, con su mujer tendida en el comedor, a quien ve mientras se lo llevan esposado.

“¿Qué pasó en el medio? ¿Quién vio lo que pasó?”, se preguntó la defensa de Fabio. “Nadie podrá contarles lo que pasó ese día, porque nadie sabe lo que pasó ese día. Cuando termine este juicio ninguno de ustedes sabrá lo que pasó ese día, porque ninguno de los testigos que venga a este juicio podrá contar lo que pasó, porque nadie sabe lo que pasó y porque Fabio tampoco sabe lo que pasó”, amplió.

“María Magdalena Juárez sufría constantemente el tormento físico y psicológico por parte de su pareja, el señor Ladetto y que el deceso de María Magdalena Juárez responde pura y exclusivamente al accionar intencionado de Fabio Ladetto”, arremetió la fiscalía.

“Dirán que pudo haber sido un accidente o un homicidio atenuado, pero este Ministerio Público tiene las pruebas suficientes para que concluyan oportunamente que en el caso que nos ocupa no hubo causa ni justificación, ni homicidio atenuado ni accidente alguno, señores. Vamos a acusar al señor Fabio Ladetto por el delito de homicidio doblemente calificado en los términos del art 80 inciso 1ro. que refiere al caso de cuando la víctima convive con el agresor”, enfatizó el letrado que oficio de fiscal.

Desfilarán ante el jurado la perita forense que intervino en el caso; el policía que llegó tras la llamada de Casimiro; Juana, una vecina que conocía hace 20 años a la pareja, contenía a la víctima y hasta le facilitó empleo; el propio Casimiro y finalmente Fabio, el acusado. El jurado y los presentes los escucharon durante más de una hora y media, a lo que se sumaron los 30’ de alegatos de la fiscalía y la defensa. Hubo acaloradas discusiones y hasta risas ante algunos errores de los letrados/actores.

“A mí me dicen que yo quería matarla, y no, yo no soy así. Aunque el señor no me crea (señala al fiscal) yo lo único que sé es que de verdad no sé qué ha pasado. Y sí que quiero cambiar”, fueron las palabras finales de Ladetto.




El jurado y el veredicto

El panel de jurados estuvo integrado por: Florencia Carabajal; Norma Alicia Gómez; Silvana Vanessa Guevara Gallegos; María Florencia Cordero; Romina Constanza Aguilar Bianchi; Daniel Federico Del Olmo; María Florencia Romano; Mauricio David Gaón; Jorge Pablo Rodríguez, Mario Augusto Andrada Trejo, Julio Roberto Gramajo y el presidente del jurado, Eneas Kevin Pacheco Pereyra.

Luego de la producción de la prueba y de los alegatos de las partes, el juez Juliano brindó unas breves instrucciones sobre el derecho aplicable (insistiendo en la importancia de que arribaran a un veredicto unánime) y el jurado se retiró a deliberar.



Deliberaron durante más de 30 minutos. Al cabo de ese tiempo arribaron a un veredicto: encontraron al acusado culpable del delito de homicidio preterintencional, por unanimidad.

Finalizada la actividad, los integrantes del panel de jurados no ahorraron elogios hacia este tipo sistema de enjuiciamiento.

Pacheco Pereyra, el presidente del panel, explicó que “fue un momento único, una experiencia única, yo soy estudiante de Abogacía y esto me sirve un montón. Adentro, en el debate, comenzamos hablando de la causa y fui elegido Presidente del Jurado por sorteo. Tratamos de llevarlo lo más serio posible, esperemos que esto sirva a la Justicia a futuro”.

Y remarcó: “en este caso, en este juicio, se hizo escuchar la voz del ciudadano genuino, nos pusimos en esos zapatos. Veo esto de buena forma, la ciudadanía puede deliberar y ver la culpabilidad del acusado, así se da transparencia a la Justicia y no se levantan sospechas”.



Leer noticias relacionadas:

- El Tucumano (05/09/19): ¡Culpable!: Exitoso simulacro de juicio por jurados en Tucumán [Ver]

- La Gaceta (05/09/19): El ensayo más serio del juicio por jurados finalizó con una condena a la violencia de género [Ver]

- La Gaceta (05/09/19): Una representación del futuro... [Ver]