miércoles, 2 de octubre de 2019

BAHÍA BLANCA: Unánime condena contra peón rural por violación



El jurado encontró culpable a un peón rural acusado de tocar e intentar abusar de su hijastra de 9 años.

En decisión unánime, el jurado lo halló responsable de los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante y tentativa de abuso sexual con acceso carnal, con el agravante de la convivencia preexistente, dado que era el novio de la madre..

Manoseó a la niña, hija de 9 años de su concubina, en reiteradas ocasiones e intentó violarla en la vivienda que compartían en Punta Alta.  Fue hallado culpable por unanimidad en el juicio por jurados desarrollado a cargo del Tribunal en lo Criminal Nº 3.

Producto de los ataques sexuales aparentemente cometidos de manera reiterada desde 2007, la nena tuvo que abandonar su hogar y mudarse al domicilio de su padre dos años después.

La doctora Daniela Castaño actuó como jueza de derecho, la acusación fue sostenida por el fiscal Rodolfo de Lucia y el abogado Julio Amaya defendió al acusado, a quien no se identifica para preservar a la víctima.

Durante la instrucción de la causa, el fiscal Mauricio del Cero, en aquel momento al frente de la fiscalía de delitos sexuales, dio por probado prima facie que el causante abusó sexualmente en forma reiterada de su hijastra mediante “tocamientos impúdicos en la vagina por encima de la ropa, la besaba y la obligaba a que le devuelva sus besos, como también le tocaba y lamía los pechos por debajo de las prendas”.

Los episodios al parecer ocurrieron en un inmueble de la vecina ciudad, donde convivían la niña, el procesado y su pareja, madre de la damnificada.

Los ultrajes se producían a la tarde, cuando el encartado regresaba del “campo donde trabajaba al momento de los hechos y subía a la menor a una mesa que había en la cocina” para manosearla, y “esporádicamente” se suscitaban a la mañana cuando estaba solo con la víctima aprovechando que la mamá de la pequeña se retiraba de la finca para ir a hacer compras.

La tocaba cuando miraba “dibujitos”

Según consta en el expediente, la nena “se acostaba con el imputado en su cama a mirar dibujitos” y el sujeto se “tiraba encima de ella sobre la cama” o la sentaba arriba de él para “cometer los hechos que se le enrostran”.

Además intentó “introducir sus dedos engrasados en la vagina de la menor” cuando estaban en un galpón del establecimiento rural donde trabajaba el procesado, en la zona de Bajo Hondo.

En otra oportunidad el imputado, quien llegó al juicio en libertad, trató de “penetrar a la víctima” en el domicilio puntaltense. Fue inmediatamente detenido tras el veredicto del jurado popular.


Leer noticias aquí:

- La Nueva Provincia (3 de octubre de 2019) "Juicio por jurados: lo hallan culpable de abusar e intentar violar a su hijastra" (ver)