miércoles, 13 de noviembre de 2019

QUILMES: No culpable para una muerte en pelea de tribus rivales del sur del Konurbano



El juicio por jurados contra un padre y su hijo por la muerte del finado Baudracco resultó con el veredicto de "no culpables" para Juan Ramón y Jonathan Alegre.

Hora y Lugar: los hechos se dieron cerca de las 2 de la madrugada del 10 de junio de 2016 en las inmediaciones de 1321 y 1324 de La Capilla, Florencio Varela.

La confusa muerte de Franco Baudracco se produjo en el marco de una feroz pelea a palazos, botellazos y facas entre dos bandas rivales del sur del conurbano bonaerense: Los Alegre vs Los Totis. Dos hordas de homínidos que harían huir despavoridos a los mismísimos vikingos de Ragnar Lothbrok o a los hunos de Atila.




Los testigos de cargo eran, ni más ni menos, que tres prominentes integrantes de Los Totis. Encima habían estado en la pelea repartiendo a diestra y siniestra. Pero claro, el tiempo pasó y ayer los jurados miraban azorados cómo dos de ellos -de aspecto inconfundiblemente patibulario- llegaban esposados al juicio.

Estaban presos por graves delitos. Uno tenía señales de haber cobrado por toda la cosecha en vaya a saber qué trifulca de la U24: su cara estaba irreconocible y apenas podía hablar. El tercero llegó con un jean tan roto y tan tajeado que parecía un suspensor. Un taparrabos. Un Lee a punto de extinguirse.

“Los Alegre tenían un par de facas; el padre (Juan Ramon Alegre) lo traba y el otro (Jonathan) le da la puñalada por la espalda que le provocó la muerte”, coincidieron los tres en dichos casi calcados.

Sucedió lo obvio: los jurados no le dieron absolutamente ninguna credibilidad. La fiscal intentó acreditarlos lo más que pudo, pero le fue imposible. El nivel de odio y encono de estos muchachos hacia los acusados era tan manifiesto que fue imposible extraer algo de verdad o imparcialidad. No sólo eso: aparte de ellos, nadie más de los testigos recordó haber visto el momento de la puñalada fatal al fallecido. La cantidad de combatientes de ambos bandos era enorme.


Stanley Kubrick 2001 Odisea del Espacio

Por ende, la percepción de los jurados se basó en que hubo una reyerta generalizada. Como escribió el gran periodista de tribunales William Troncoso para el diario El Sol : "los comportamientos de los protagonistas de los enfrentamientos que se recrearon en los relatos de los testigos respondieron a “conductas primitivas y tribales”. Es que estos orates reconocieron haberse enfrentado con "palos y botellas". Era imposible acreditar los hechos con certeza más allá de duda razonable.

La fiscal Attarian Mena

Los acusados declararon ante el jurado popular, a instancias del abogado Proz.

Jonathan Alegre dijo que “a nosotros nos atacaron porque esta gente de los Totis son una banda que atacan siempre y amedrentan a todos los vecinos de La Capilla y El Alpino”. “A Baudracco no lo conocía mucho, él estaba en la pelea, pasó con la moto tirando tiros, él tenía una tumbera. En ese enfrentamiento mi papá fue lesionado, mi hermano también, a mi hermano en esa pelea el fallecido le había pegado un tiro”, indicó.

“Yo nunca apuñalé a nadie”, dijo al responder a las imputaciones en su contra cuando lo consultó la fiscal Attarian Mena. “Ellos nos atacaron a nosotros, casi matan a mi hija, nos defendimos con ladrillos y palos… Se me acusa de algo que no hice, me esforcé y trabajé, están juzgando a dos inocentes”, puntualizó visiblemente emocionado.

El veredicto del jurado llegó tras dos horas de deliberación, pasado el mediodía de ayer ante la fiscal María de los Ángeles Attarian Mena, el defensor particular Nicolás Proz y el juez Gustavo Farina, del Tribunal Oral 5 de Quilmes.

La resolución del jurado popular sorprendió a los familiares de Franco Baudracco. Los gritos e insultos eran ensordecedores. La mamá de Baudracco debió ser asistida luego que se descompensara al conocer el fallo.

El juez Gustavo Farina ordenó desalojar la sala en medio de gritos de impotencia y enojo de los mencionados.

Leer noticias aquí:

- El Sol (13/11/19): "Juicio por Jurados No Culpable" (ver)