AVISO

AVISO - ENLACES FUERA DE SERVICIO:
Algunos enlaces se encuentran momentáneamente sin funcionamiento por problemas técnicos de la plataforma. Disculpe las molestias, estamos trabajando para solucionarlo

jueves, 18 de marzo de 2021

MENDOZA: CONDENARON A UNA PAREJA POR EL CRIMEN DEL SODERO. SE SACARON SELFIES CON SU CELULAR TRAS EL HECHO

El sodero Riera y el lugar donde lo mataron

Finalizó el juicio por jurados contra Marcia Franco (34) y Juan Carlos Reveco (41), acusados de masacrar a golpes para robarle al sodero José Antonio Riera (64) el 22 de enero de 2019 en Tunuyán. Los descubrieron por su macabra torpeza: apenas muerto Don José, se sacaron selfies con el celular que le robaron. Dos cerebros del hampa.

Franco y Rebeco fueron condenados por el jurado por matar para robarle. Pero no los sifones, precisamente.

 



LOS HECHOS

Ella, la planificadora. Él, el ejecutor

"Don José" era un sodero muy popular y querido en la zona de la Ruta 40 vieja al Norte. Hacía el reparto de soda durante gran parte del año en vastos sectores del valle de Uco, casi en paralelo donde se encuentra La Virgen en el ingreso a Tunuyán.

Riera había desaparecido el día 22. Lo empezó a buscar todo el pueblo, extrañado porque se quedaron sin soda. Una semana después, la Policía encontró su cuerpo putrefacto en una finca ubicada en el kilómetro 75 de la ruta 40. El cadáver estaba escondido en un yuyal  y tapado bajo un manto de chalas de ajo. 

El fiscal Javier Pascua y el fiscal Jorge Quiroga demostraron la saña con la que fue ultimado el sodero. La escena era dantesca. Parecía salida del film "Bastardos Sin Gloria" de Quentin Tarantino, o de un western de los Pieles Rojas tras una incursión a un fuerte yankee.

Riera tenía desprendimiento total del cuero cabelludo. Se lo habían arrancado a golpes en la cabeza. Una violencia inaudita y cruel.


El Sargento Aldo Raine (Brad Pitt) ordena
los cueros cabelludos (scalps) del enemigo.

El médico de la autopsia declaró ante el jurado que, además, el sodero tenía heridas cortopunzantes en la cara y en la lengua, fracturas múltiples en el tórax, traumatismo encéfalo craneano, quebraduras en el esternón y en varias costillas. Todo esto ocasionado con los puños, palos y un caño. “Lo emboscaron y lo masacraron a golpes”, remarcó el fiscal.

 La mira de los investigadores rápidamente se posó sobre los sospechosos, quienes vivían en las inmediaciones del lugar del hallazgo. Además, la mujer trabajaba como empleada doméstica y cosechadora de nueces de la víctima. Fue la que "cantó" el hecho y llamó al novio para robarle. Le chorearon todo: la camioneta Peugeot, un gato hidráulico, una motosierra, un celular, un rifle de aire comprimido y hasta un paquete de cigarrillos.


Los acusados. Se robaron hasta los puchos.


Los dos fueron detenidos y la acusación también probó más allá de toda duda razonable que el sodero Riera y Marcia Franco acordaron telefónicamente "un encuentro amoroso" para el 23 de enero en inmediaciones de una escuela, en el paraje conocido como La Puntilla, zona campestre de Tunuyán. Fue su perdición. Allí lo ultimaron para robarle todo. 


"Ella lo ilusionó con una relación que fuera más allá de lo laboral"

"El viejo vivía solo y Riera pensó que Marcia podía salvarlo de tantas noches solitarias (🎶 No more lonely nights 🎶)." 

"Ella se aprovechó de eso y quedaron en "charlar o tomar algo" entre los yuyos. 

Fue una trampa: Riera se metió en esa zona rural pensando que iba a encontrar un amor. 

Encontró la muerte", sostuvo la querella.


La camioneta Peugeot blanca del sodero, una Peugeot 504 fue el primer indicio del trágico final ya que, en plena búsqueda del hombre, los efectivos dieron con el rodado abandonado y con manchas de sangre en su interior. 

Para colmo, tras analizar el celular robado al sodero aparecieron selfies y fotos que se sacaron después los dos asesinos. El juicio prácticamente se terminó ahí. Los jurados se miraban entre ellos, azorados. Nabolandia all inclusive. 




EL JUICIO Y LA CONTROVERSIA

“Le vamos a robar al viejo”, fue una de las frases más fuertes que resonaron en la sala de Tribunales durante los alegatos de apertura ante el jurado popular. La querellante Viviana Crespillo logró que los peritos tecnológicos extrajeran del WhatsApp de los acusados este cruce de mensajesLapidario. 

Logró así demostrar que hubo un plan entre los sospechosos para asaltar al hombre, que posteriormente fue asesinado por Reveco. La mujer sedujo al fallecido -que además era su patrón- y lo citó en un lugar despoblado para robarle. Pero en ese Gólgota acechaba su verdadero novio, listo para dar el zarpazo. Después de eso, lo ultimaron a golpes.


La defensora oficial Marilina Funes,
defensora de Marcia Franco


LAS DEFENSAS

Reveco intentó una defensa que se vino abajo enseguida. Dijo que actuó por celos, al ver a Don José y a Marcia rumbear hacia el amor en ese fatídico yuyal. Que entonces le pegó una trompada al sodero, quien cayó y murió. Es decir, quiso zafar de la perpetua y que el jurado le diera homicidio atenuado preterintencional.  No le creyó absolutamente nadie.

Por el otro lado, la defensora oficial Andrea Marilina Funes desplegó una estrategia mucho más profesional y a dos puntas: a) Descargó la culpa en Reveco y b) quiso hacer pasar a la mujer como una víctima de violencia de género patriarcal, sometida a un novio violento. Por ende, que su voluntad estaba anulada. El jurado tampoco compró esta versión. Pero la tenaz defensora sí logró demostrar que la mujer no podía ser condenada por homicidio criminis causa.

La perito psicóloga oficial fue contundente: Marcia Franco, lejos de ser una sometida, es una manipuladora dominante. Prima en ella el manejo de personas y situaciones de acuerdo a sus deseos, manipulación y una personalidad fría y con actitudes gananciales. Reveco, en cambio, aparece como alguien hostil, impulsivo, agresivo y que no mide las consecuencias. 

En conclusión, el jurado le asignó a ella el rol de planificadora cómplice y a él el de ser el autor material del crimen. 

Ella el cerebro, él el músculo.


"Fue una emboscada. Lo asesinaron y le robaron. Lo atacaron con palos, caños y puños. En criollo, lo molieron a palos. Después lo ocultaron en un foso y taparon el cuerpo con ramas", sostuvo el fiscal Pascua.


Fiscal Javier Pascua


LAS INSTRUCCIONES Y EL VEREDICTO


Juez Marcelo Gutiérrez del Barrio


El juez Marcelo Gutiérrez del Barrio, tras producirse toda la prueba, instruyó acertadamente al jurado sobre varias opciones legales posibles. El delito principal era el homicidio criminis causa. Como es de rigor (y las defensas insistieron con esto) también hubo instrucciones al jurado por los delitos menores incluidos de homicidio en ocasión de robo y homicidio simple. Pero además, en el caso de Marcia Franco, la defensa oficial también forzó a que el jurado recibiera instrucciones acerca de su presunto rol en el crimen -si fue coautora, cómplice primario o secundario- y por violencia de género.

Tras una larga deliberación que terminó a las 23 hs, el jurado los condenó a los dos por ser coautores del robo con armas al sodero; a Reveco por ser el autor material del homicidio criminis causa y a Marcia Franco por ser la cómplice primaria de un homicidio en ocasión de robo


Leer noticias aquí:

- Los Andes (9/3/21): "“Le vamos a robar al viejo”, la frase que complica a la pareja juzgada por un crimen en Tunuyán" (ver)

. Mendoza On Line (9/3/21): "Crimen del sodero: "Lo emboscaron y le reventaron la cabeza a golpes" (ver)

- Los Andes (10/3/21): "Asesinato del sodero en Tunuyán: la pareja juzgada se sacó fotos con el celular de la víctima" (ver)

- Los Andes (17/03/21): "Jurado popular condenó a los asesinos del sodero de Tunuyán: perpetua al acusado y homicidio en ocasión de robo para su novia" (ver)