domingo, 18 de abril de 2021

ENTRE RÍOS: Notable entrevista al juez Elvio Garzón tras el juicio de Julieta Riera que sacudió al país

Pasarán varios días hasta que la sociedad entrerriana y de la Argentina tomen verdadera dimensión de lo sucedido tras el juicio por jurados que condenó a Julián Christe por el femicidio de su novia Julieta Riera (ver aquí). 

El espeluznante hecho sucedió en abril del 2020. Aún con las restricciones mundiales que impuso la pandemia del coronavirus, la investigación avanzó, los plazos se cumplieron y, en abril de 2021, el caso se juzgó por jurados, con las máximas garantías para el acusado. Duró 6 días, se transmitió al mundo entero por YouTube y terminó con un veredicto unánime de culpabilidad del jurado por homicidio triplemente calificado. 


El juez Elvio Garzón


El juez Elvio Garzón, haciéndose cargo inmediatamente de semejante pronunciamiento del jurado, le revocó la tobillera electrónica al hijo de la ex jueza, ordenó su arresto inmediato en plena sala de juicio y le dictó la prisión perpetua. 

La sociedad recibió, comprendió y aplaudió el claro mensaje: los casos judiciales, sin importar la clase social del acusado, deben tener una definición. Un cierre, un final cierto en el tiempo para víctimas, acusados y toda la ciudadanía.  

Esa es la justicia que quisieron nuestros Constituyentes de 1853 al imponer el juicio por jurados y cuyos beneficios ya se advierten en las provincias que lo implementaron. 

Exactamente lo opuesto al modelo inquisitivo que todavía predomina en el país y que tanta zozobra genera en la sociedad: causas que se sabe cuándo empiezan, pero nunca cuándo terminan.




Gracias a la máxima publicidad del juicio en sí y de la transmisión, el Pueblo pudo seguir todas las alternativas del caso y ver cómo el juez Elvio Garzón dirigió su primer juicio por jurados -el más difícil hasta ahora en Entre Ríos- con mano maestra. Fue un debate que tuvo ribetes dramáticos y, como todo buen juicio por jurados que se precie, también tuvo inesperadas alternativas que debió resolver rápidamente. Garzón condujo el juicio a buen puerto, de principio a final, respetando los derechos de todas las partes y, sobre todo, cuidando a los jurados.

Su desempeño resultó ejemplar y un modelo de conducción de un juicio por jurados por parte de un juez profesional.

Reproducimos el reportaje que le realizara dos días después el Diario UNO de Entre Ríos.



VER LA ENTREVISTA COMPLETA AQUÍ



DIARIO UNO DE ENTRE RÍOS

17 de abril de 2021

El juicio por jurado que concluyó con un veredicto de culpabilidad contra Jorge Julián Christe por el femicidio de Julieta Riera, fue el más transcendente de los siete debates que se desarrollaron hasta ahora en la provincia con este nuevo sistema de juzgamiento, donde el pueblo participa y define. Elvio Garzón es el coordinador del Superior Tribunal de Justicia para el estudio y la implementación de Juicio por Jurados en la provincia, y luego de un par de años trabajando para el debate de la Ley y luego su instrumentación, salió sorteado para actuar como juez técnico en el caso Christe. Habló con UNO sobre sus sensaciones tras el juicio, los aspectos destacados del debate y aseguró: “El juicio por jurados llegó para quedarse”.

—¿Cómo ha sido su primera experiencia como juez técnico en un juicio por jurados, luego de trabajar también mucho tiempo para el debate de la Ley, en la instrumentación e implementación de este nuevo sistema?

—Fue mi primera experiencia y puedo asegurar que es una experiencia inolvidable, única, para mí hay un antes y un después. Porque al dirigir un juicio por jurados, con 16 personas que están constantemente atentas, siguiendo las instrucciones que uno les da al pie de la letra, no solo las iniciales sino después las finales, uno puede observar la atención, se ve el compromiso y la responsabilidad que el jurado tiene al momento que se desarrolla el debate y al emitir el veredicto.

—En la audiencia previa de voir dire donde se seleccionan a los jurados e iba la gente a las entrevistas con las partes ¿Cómo las notó? ¿Con miedo, un poco asustadas, entusiasmadas, se querían ir, comprometidas?

—En todos los casos que hemos tenido, pasó: la gente, primero, no quiere ser sorteada, pero como es una carga pública comparece. Ahí por supuesto están todos nerviosos, con temor, y diría que hasta la mayoría pidiendo que no les toque. Una vez que le toca, que quedan los 16, en este caso yo hablé después con ellos, les dije que tienen que estar tranquilos, que sienten temor pero después cuando inicie el debate la sensación va a ser distinta. De hecho fue así. Al finalizar el debate y luego de que emitieron el veredicto, les pregunté y dijeron que sí, que a medida que se iba desarrollando el juicio, se iban relajando y cambiando su actitud.

—Fueron audiencias muy largas, hubo testimoniales muy largas, se expusieron datos muy sensibles, imágenes muy fuertes ¿Cómo observó que sobrellevó el jurado esos momentos?

—La intensidad con la cual se llevó el debate, con audiencias muy prolongadas, en el sistema de juicio por jurados se trabaja de esa manera, hubo una audiencia en particular, el día lunes, cuando declararon los médicos y el médico forense sobre todo, ahí se exhibieron imágenes de la autopsia, de cuerpo como había sido encontrada Julieta, y en el jurado hubo dos o tres episodios que se descompusieron, por eso tuve que parar el juicio durante unos instantes hasta que uno de los jueces se reincorpore y esté mejor, y así pueda continuar, pero teniendo en cuenta que para la sociedad, que no está habituada o acostumbrada a ver esto, te puedo asegurar que bastante bien se pudo desarrollar en ese aspecto. Había imágenes muy sensibles.

—Hubo una jornada en la que hubo que apartar a una jurado y reemplazarla por una de las suplentes. Más allá de los motivos puntuales de esa medida ¿por qué se llega a esa decisión?

—La Ley prevé que ante la toma de conocimiento de una circunstancia sobreviniente al desarrollo de la audiencia voir dire se pueda recusar a algunos de los jurados. En este caso, al otro día de haberse exhibido estas imágenes, personal de la Oficina de Gestión de Audiencias me comenta que esta jurado había tenido una situación personal, y a raíz de eso hice una audiencia, lo puse en conocimiento de las partes y ahí la defensa pidió la recusación de la misma, tanto la Fiscalía como la querella se opusieron y yo le hice lugar a la recusación y por eso la aparté.

—Se vio al fiscal Ignacio Aramberry muy sólido en su actuación desde el inicio hasta el fin del juicio, sabiendo que tenía que convencer al jurado popular en cada paso, en cada pregunta ¿Cómo deben prepararse en adelante los operadores del sistema, los abogados en general, para este tipo de debates?

—Sí, la verdad que el doctor Aramberry estuvo brillante, porque se notó la preparación del caso, no dejó ningún atisbo que se le pudiera escapar. Se lo veía no solo muy concentrado sino cómo dirigió los interrogatorios y los contrainterrogatorios a los testigos que ofrecía la defensa. Acá hay una cuestión que es importante: los fiscales van a ser las grandes estrellas, por llamarlo de alguna manera, en este sistema de juicio por jurados, porque ellos son los que van a tener que convencer a los jueces de los hechos dado que necesitan unanimidad para que el jurado declare la culpabilidad del imputado, y la manera de hacerlo es con pruebas sólidas, categóricas, de calidad. Y también llevarle al jurado la información necesaria, no apabullarlo con cuestiones que no hacen al centro de la cuestión. Todo eso fue notorio que el doctor Aramberry lo analizó desde un primer momento y por eso fueron los resultados.

—Se critica del juicio por jurados que la teatralidad o el sensacionalismo puede influir en un jurado popular por sobre el análisis de evidencias.

—Hay que tener en cuenta una cosa: el jurado ve absolutamente todo. Cómo se miran los abogados, cómo se saludan, los gestos que hacen, a las partes, a mí, todo. Sin perjuicio de eso, el jurado al emitir su voto y al emitir el veredicto, tienen que hacerlo en base a valorar la prueba que ha sido incorporada.

—Christe y sus familiares dijeron que van a continuar la pelea por su inocencia. Teniendo en cuenta que hay un veredicto sin fundamentos ¿cuál es el caminos que tiene el condenado para presentar una queja?

—Primera cuestión: no es un veredicto sin fundamentos, al contrario, la deliberación de un jurado popular es el más fundamentado de todos los veredictos que se puedan dar, incluso que de los jueces técnicos. Porque en las horas de deliberación que tuvieron han discutido, han analizado, han visto, lo que pasa es que una regla de los jurados es justamente que no tienen que dar a conocer los motivos, que es totalmente diferente. Por eso, esto sumado a las reglas del secreto de los jurados es lo que hace que el sistema de juicio por jurados haya funcionado hace más de 200 años en Estados Unidos y más de 800 años en Inglaterra, y que esté funcionando acá en Argentina, y que siga funcionando, porque hay que aclarar que el juicio por jurados vino para quedarse. Eso es fundamental, por esa razón es que para mí es fundamentado. Respecto de los recursos, tienen los mismos recursos que ante los jueces técnicos, de Casación, en el cual el Tribunal de Casación evaluará si en base a todas las pruebas, a todo lo que fue filmado, si fue arbitrario o no el veredicto.

—Entonces en las siguientes instancias se puede revisar la prueba misma, no sólo cuestiones de Derecho.

—Entre las causales que hay para el recurso de Casación, además de las previstas para los jueces técnicos, hay tres o cuatro puntos. Si el veredicto llegara a ser arbitrario y no se ajustara a la prueba que se produjo en el curso del debate, es una de las causales. Pero el camino es el mismo.

—¿Qué repercusión nacional ha tenido este juicio por jurados?

—Lo he visto en diarios de gran tirada a nivel nacional, el impacto ha sido muy fuerte, muy alto, teniendo en cuenta sobre todo el trágico hecho y también, me parece a mí, la persona que estuvo imputada, al ser hijo de una exjueza, me parece que ha llevado a la trascendencia del hecho.

—A diferencia de otros casos, afuera de Tribunales la sensación fue que el veredicto de un jurado popular ha tenido más legitimidad.

—No tengas ninguna duda que eso es así. El veredicto de un jurado es sumamente sólido y le da la mayor legitimidad dado que es el soberano el que se expresa. Voy a poner un ejemplo: el de Gualeguaychú que quedó estancado (juicio al policía Mauricio Gómez por el homicidio de Iván Pérez) ¿Hubo alguna marcha después? No pasó absolutamente nada, siendo que anteriormente sí se habían hecho. El jurado no pudo llegar a un veredicto, se estancó, no pasó absolutamente nada. En todos los otros casos tampoco ha pasado nada, eso es justamente por la legitimidad y la solidez que tiene el veredicto de un jurado popular.


Leer noticias aquí:

- Diario Uno (17/04/21): ""El veredicto del jurado es sólido y tiene más legitimidad" (ver)

- Clarín (17/04/21): "Video. Unos anteojos debajo de un sillón, la clave para condenar a perpetua al hijo de una ex jueza" (ver)