sábado, 28 de agosto de 2021

RÍO NEGRO: Condena para el padrastro y la madre por uno de los crímenes más brutales de la historia argentina contra la niñez


Nahiara Soledad Miranda,
de 3 años de edad

 “A Nahiara le partieron la cabeza con un rebenque. Agonizó durante 3 días tirada en la caja de un camión".

"Ese rebenque lo utiliza en el campo el varón y tenía material genético de la niña". 


Finalizó hace horas en General Roca, Río Negro, uno de los casos más espeluznantes de la historia criminal argentina acerca del maltrato y abuso infantil.

El asesinato ocurrió en abril de 2020 en un precario rancho construido con adobe, rodeado de 30 cabras y ovejas, lo poco que la familia tenía, ubicado en el paraje Las Mochas, a 37 kilómetros de la localidad de Los Menucos, un pequeño pueblo de la provincia de Río Negro de tan solo 2600 habitantes. Apenas supieron del hecho, los vecinos intentaron linchar a los padres. Los salvó la policía llevándolos presos a General Roca.


Los vecinos de Los Menucos rompieron la cuarentena
y quisieron linchar a los padres de Nahiara

El jurado popular, tras tres horas de deliberación y cinco días de juicio, condenó de manera unánime al peón rural Carlos Erbín (39) por el femicidio de la pequeña Nahiara Soledad Miranda, su hijastra de 3 años de edad. Pero el jurado también condenó a la madre biológica de la niña, Valentina Miranda (21), por el delito de abandono de personas seguido de muerte y agravado por ser la madre.


VER EL VEREDICTO




LOS HECHOS

Carlos Erbín es domador de caballos. Vivía con su esposa Valentina Miranda en ese paraje aislado y perdido en medio del desierto patagónico donde criaban cabras y ovejas. Junto con ellos, en un entorno de extrema pobreza y vulnerabilidad, vivía la pequeña Nahiara Soledad Miranda, de tan sólo 3 años de edad.

Durante el juicio salió a la luz una historia brutal de abuso y maltrato infantil contra la pobra criatura. Tan siniestros fueron los detalles que varios de los jurados (mujeres y hombres) se retiraron en medio del llanto de la corte.

Los forenses que declararon ante el jurado fueron concluyentes: la menor fue víctima de una serie de maltratos sostenidos en el tiempo que terminaron por matarla. (El cuerpo de la nena habló del horror que sufrió).


Los Menucos


El forense describió las 46 lesiones que tenía la niña, de la cabeza a los pies, de distinta morfología, tamaño y antigüedad. Heridas contuso cortantes, múltiples moretones, raspaduras, ulceraciones en el ano y la vagina, cinco fracturas en las costillas que le generaron mucho dolor, contusiones pulmonares, quemaduras de tercer grado, muchas áreas de alopecia en su cabeza (pérdida de cabello), falta de piezas dentarias que llamaron su atención y asoció a otras heridas en los labios; y una bronconeumonía sin tratamiento.(El forense confirmó el tormento que vivió la pequeña Nahiara).

El especialista fue conciso al decir que la menor no recibió asistencia médica ante las lesiones, tanto las que causaron su muerte como todas las anteriores, e inclusivo no fue atendida por otros cuadros médicos. De este modo, se reforzó la teoría de que, además de violencia, existió abandono de la niña por parte de los adultos a su cuidado.  


Valentina Miranda y Carlos Erbín, culpables

EL TESTIMONIO DEL MÉDICO
DE LA AMBULANCIA

El jurado determinó que el golpe mortal que acabó con la vida de Nahiara fue un violento rebencazo en la cabeza propinado por Carlos Erbín. El certero golpe le ocasionó un hematoma que fue en aumento hasta que le produjo la muerte. Su muerte no fue de manera inmediata, sino que la nena agonizó durante tres días en la caja de un camión abandonado. “Murió abandonada y en soledad”, señaló el fiscal Andrés Nelli.

El fiscal llevó al juicio a un testigo que resultó fundamental para el jurado: el médico de la ambulancia al que llamaron Erbín y Miranda al ver que la nena estaba inconsciente. El médico dio cuenta del horror.

El profesional observó que la nena presentaba heridas desde la cabeza hasta las piernas. También en el tórax, hematomas en la zona genital, otro en la zona frontal de la cara, excoriaciones en los pómulos, nariz y ojos. De igual forma en los brazos y una herida profunda en los brazos. Sin embargo, de todo lo que reveló el profesional, hubo dato que estremeció todavía más: aseguró en ningún momento la pareja se mostró intranquila, pese a que a esa altura la menor no tenía signos vitales. Estaba muerta.





LA ESTRATEGIA DE LA DEFENSA

En un principio, los padres aseguraron que se trató de un accidente doméstico y que Nahiara se había caído de una escalera de dos metros. Nadie les creyó. El pueblo de Los Menucos, que ya sabían de la historia de maltrato, se movilizó y a punto estuvieron de hacer justicia por mano propia. La policía encerró a la pareja en el calabozo y logró salvarlos de la furia popular.

Ante la contundencia de la autopsia, la defensa se partió. Ante el jurado, Erbín y Miranda se acusaron mutuamente. Fue en vano. El jurado no les creyó en lo más mínimo.

LAS INSTRUCCIONES DEL JUEZ

Al terminar la prueba y los alegatos de clausura de las partes, el juez Gastón Martín, de impecable desempeño en su primer juicio por jurados y ante un caso tan difícil, instruyó por cerca de una hora y media al jurado acerca de la ley aplicable y los delitos menores incluidos. Inclusive, explicó con especial cuidado la perspectiva de género, algo de lo que daremos cuento en una nota posterior aparte. 


Juez Gastón Martín


Tras tres horas de deliberación, el jurado declaró culpables a los dos acusados por los cargos que imputó la fiscalía. A Erbín le corresponde la prisión perpetua por el femicidio. Valentina Miranda, declarada culpable de abandono de personas seguido de muerte agravado por ser la mamá de Nahaira, espera una pena estimada de entre 5 a 20 años de prisión que se definirá la semana que viene. 

El Ministerio Público Fiscal estuvo representado en el juicio por Santiago Márquez Gauna, Andrés Nelli y Georgina Amaro. La querella quedó a cargo de Marcelo Hertzriken Velasco y su hijo Joaquín Hertzriken Catena. Eduardo Luis Carrera, de destacada actuación igualmente, fue el defensor oficial de Valentina Miranda. Carlos Vila, abogado particular, representó dignamente a Carlos Erbín.


Valeria Miranda y su defensor oficial,
Eduardo Luis Carrera

El juicio -que es el tercero en la provincia de Río Negro- contó con la excelente organización de la Oficina Judicial,  que garantizó la puntualidad y asistencia en todas las audiencias. Siempre hemos dicho que el sistema acusatorio, oral, público y con jurados depende del profesionalismo de la Oficina Judicial. Y aquí cumplió con creces.

Para destacar la inestimable transmisión de todo el juicio por YouTube, coordinado entre la Dirección de Comunicación Judicial y el Departamento de Prensa del Ministerio Público.


El juez y la Oficina Judicial en pleno


Leer noticias aquí:

- Clarín (28/8/21): "Violencia doméstica. Caso Nahiara: declaran culpables al padrastro y a la madre de la niña de 3 años brutalmente asesinada en Río Negro" (ver)

- Diario Negro (28/8/21): "Caso Nahiara: hallaron culpables a la madre y al padrastro" (ver)

- Diario Negro (27/8/21): "Caso Nahiara: maltrato, violencia, abandono; lo que está en juego en el final del juicio por jurados" (ver)