AVISO

AVISO - ENLACES FUERA DE SERVICIO:
Algunos enlaces se encuentran momentáneamente sin funcionamiento por problemas técnicos de la plataforma. Disculpe las molestias, estamos trabajando para solucionarlo

viernes, 17 de septiembre de 2021

GATILLO FÁCIL EN MENDOZA: Un jurado popular condenó a perpetua al policía que asesinó a un joven por la espalda

José Alexis Méndez Castro, culpable


Por primera vez desde que se implementaron en la provincia, un jurado popular de Mendoza halló culpable a un policía por dos casos de gatillo fácil. Es un veredicto histórico para todo el país, al igual que lo fue el juicio de George Floyd para los Estados Unidos y el mundo entero. Mendoza sigue asombrando al país con su sistema de jurados.

El veredicto del jurado es un hito que marcará un antes y un después en los casos de violencia institucional de la Argentina, por múltiples razones. La más importante de todas: el profesionalismo y el rigor con que la acusación pública y privada investigaron, prepararon el caso y ejecutaron las pruebas en el juicio. 

La actuación de los fiscales Fernando Guzzo y Andrea Lazo y de los querellantes Lecour y Dantiaq, de la organización de derechos humanos XUMEK, fue descollante. Estelar. El resultado quedó a la vista. 

Luego del veredicto, se hizo la cesura de la pena y el efectivo José Alexis Méndez Castro fue condenado a prisión perpetua por el juez Mateo Bermejo, de sobria e impecable conducción en todo el debate.


VER EL HISTÓRICO VEREDICTO


El jurado declaró culpable al policía de manera unánime por haber acribillado durante una persecución y con el arma reglamentaria a Ricardo Bazán, un joven empleado municipal de 29 años. Le tiró seis veces y le metió dos plomos por la espalda. Luego le plantó un arma tumbera para simular un enfrentamiento. Pero el jurado también lo condenó por haber herido en una pierna de un tiro a un militar nueve meses antes, tras una simple discusión de tránsito cuando estaba de civil


Ricardo Bazán, un laburante de 29 años asesinado

HECHO 1

"DE PURO GUAPO Y VESTIDO DE POLICÍA..."

Mayo de 2019. Ricardo Bazán, trabajador municipal, estaba comiendo un asado con su pareja, embarazada de su primer hijo. Como en cualquier asado, Bazán olvidó hacer algunas compras y le pidió a un vecino que lo alcanzara hasta el supermercado. Éste accedió y salieron de su casa ubicada en el barrio Nueva Esperanza, cuando de camino al supermercado se encontraron con un imprevisto: un patrullero de la Comisaría n° 59 los detuvo arbitrariamente para un control vehicular. 

Tres efectivos de la policía provincial -entre ellos Méndez Castro- procedieron a identificar a los ocupantes del vehículo, y sin razón o autorización judicial, procedieron con una requisa.


La camioneta donde viajaba la víctima.
Y la prueba de que fue palpada sobre el capot.


Méndez Castro, de puro guapo y patotero (según lo alegaron los fiscales) se paseó amenazante durante la requisa con su pistola 9 mm, de manera innecesaria e intimidatoria. Se la tenía jurada a Bazán de antes.  

El diario El Sol lo dijo clarito: "Los otros dos miembros de la fuerza, fueron a declarar al juicio y confirmaron que no les encontraron ningún tipo de armas. Méndez Castro, quien conocía a Bazán de la zona, ya le había dicho un tiempo antes que lo iba a matar. Bazán se aterró y salió corriendo para intentar no pasar la noche en un calabozo".

El policía salió en su persecución. Lo hizo durante 200 metros. Y disparó seis veces en tres tramos diferentes. Dos plomos calibre 9 milímetros del arma reglamentaria de Méndez Castro dieron en el cuerpo de Bazán, y uno le perforó el corazón. Agonizó casi 5 minutos y llegó sin vida a un centro de salud de la zona.


La tumbera que Méndez plantó.
Nadie del jurado compró esta burda maniobra.


Como si fuera poco, lo dejó "tirado como un perro" (alegato del fiscal Guzzo) y no informó de este hecho a sus superiores ni a sus compañeros. No dijo que usó su arma reglamentaria. Ni siquiera llamó a una ambulancia, sino que se retiró del lugar como si nada hubiera sucedido. Pero la historia no iba a terminar así.

Un vecino que encontró a la víctima tendida en la calle se encargó de llevarlo hasta un centro de salud, donde finalmente Bazán perdió la vida. 

Gracias al vecino que intentó auxiliar a Bazán, la policía supo que había un muerto por disparos de arma de fuego. Ante esto, el propio Méndez Castro, en un intento desesperado de lograr su impunidad, volvió al lugar de los hechos y plantó un arma tumbera con el objetivo de alegar legítima defensa ante un enfrentamiento inexistente..

Pero no contó con que sus dos compañeros policías del procedimiento no iban a mentir por él, ni a cohonestar esa maniobra delictiva. Los dos oficiales fueron testigos claves durante el debate para reconstruir el hecho paso a paso y para demostrar la violencia con la que se manejó el ex policía. No lo encubrieron. Algo parece que está empezando a cambiar en el mundo y en la Argentina.


Policías norteamericanos solidarizándose
con George Floyd y contra la brutalidad policial

HECHO 2

"HIRIÓ A UN MILITAR PORQUE SÍ"

Nueve meses y un día previo a este hecho, Méndez Castro había sido protagonista de otro caso de violencia institucional. Un caso que lo pinta de cuerpo entero. El 29 de julio del 2018 tuvo una discusión de tránsito absurda con un transeúnte, Cristian Orellana, que  resultó ser un militar del Ejército Argentino. Furioso por la discusión, Méndez le disparó con su arma reglamentaria y lo hirió en una pierna. Seguidamente, se dio a la fuga. En esa ocasión, estaba de civil y fuera de servicio; cuando asesinó a Bazán, lo hizo uniformado y en servicio. Por las lesiones de ese disparo, a Orellana se le truncó su carrera militar. El jurado no podía creer lo que escuchaba.

Por ese hecho, además de la causa penal (por la que el jurado lo condenó), Méndez Castro fue sumariado y la IGS recomendó su cesantía y que lo expulsaran de la fuerza. Justo antes de hacerse efectiva, mató a Bazán.


Lucas Lecour, de XUMEK, le habla al jurado.
Su alegato de cierre fue memorable.


EL JUICIO

"De puro guapo y patotero", fueron las palabras con las que inició su imponente e histórico alegato de apertura el fiscal Fernando Guzzo. "Mendez Castro es uno de los que desprestigia a la policía porque no acata la ley, no tiene límites y se siente omnipotente vestido con un uniforme de policía, y eso lo hizo en dos oportunidades", remarcó Guzzo en su demoledora apertura.

Pero, más que las palabras, fueron la contundencia de las pruebas que llevaron al juicio los fiscales Guzzo y Andrea Lazo lo que inclinó la balanza (Para verlo, ingresar aquí: Impactante alegato de apertura del Fiscal Guzzo). 

La querella de XUMEK, representada por Juan Dantiacq y Lucas Lecour, no le fue en zaga. La preparación de su caso fue impecable y digna de destacar. Estuvieron muy eficaces en el voir dire para seleccionar al jurado. No hubo nada librado al azar. "Acá no está en juicio la Policía, sino un mal policía". Las mismas palabras que usaron los fiscales del caso George Floyd en Minneapolis resonaban ahora en la sala de debates en Mendoza. Un gran acierto discursivo y comunicacional.


El fiscal Guzzo, una de las estrellas del juicio.
Detrás, Mendez Castro escucha a su acusador.


La defensa estuvo a cargo de Nélida Basso y Octavio Albarracín. Nunca pidieron la inocencia, sino una condena por homicidio culposo por exceso funcional. “La bala rebotó. No fue un disparo directo. Tenía restos de pavimento”, sostuvieron ante el jurado.

Intentaron persuadir al jurado de que Méndez Castro no tenía intenciones de matar a Bazán y, por supuesto, jugaron la carta de la inseguridad: "El barrio es muy pesado", "Les tiran piedras a la policía", etc.  Respecto del hecho de abuso de armas, allí sí pidieron la inocencia porque consideraron que la investigación estaba repleta de contradicciones.

Los peritos de la Policía Científica sorprendieron por su profesionalismo y objetividad. Terminaron por hundir la tesis de la defensa. La fiscal Lazo interrogó al perito balístico y éste le dijo al jurado que "los disparos fueron a una zona segura, no fueron a la tierra. Fueron realizados a 1,20 y 1,50 metros de altura en un ángulo de 7 grados. Apuntaba a la víctima”.

LOS ALEGATOS DE CLAUSURA

Los alegatos de cierre resultaron espectaculares. Por tal motivo, los mostramos aquí en video. Algunos pasajes inolvidables.

“Como diría (Joaquín) Sabina, nos sobran los motivos”, citó la fiscal Andrea Lazo y enumeró las 60 razones probatorias que se convirtieron en hechos.

Lucas Lecour, representando a los padres de Bazán, armó un rompecabezas de seis partes -cada una con su título- para encuadrar los hechos y remató con un sentido y formidable título del caso: "Sólo en hebreo antigüo hay una palabra (Chakol) para denominar a un padre y madre que pierden un hijo. Su traducción es "abatimiento del alma".

Fernando Guzzo, metió otro pleno de esta forma: “Justamente fue la propia policía la que -como testigos- aportaron las principales pruebas para que este hecho no quedase impune”


Alegato de Clausura Fiscal Andrea Lazo


Alegato de Clausura Fiscal Fernando Guzzo


Alegato de Clausura Querellante 

Lucas Lecour de XUMEX


Alegatos de Clausura Completos



EL VEREDICTO


Tras las instrucciones brindadas por el juez técnico Mateo Bermejo, el jurado se retiró a deliberar. Tenían cinco opciones de veredicto. Homicidio agravado por la condición de policía y con arma de fuego, homicidio simple, homicidio culposo, abuso de armas y no culpable.

Las pruebas en contra de Méndez Castro eran abrumadoras, sobre todo porque sus dos compañeros no lo encubrieron en lo más mínimo. 

Pero, además, hubo un detalle crucial, que destaca la habilidad estratégica como litigantes de los acusadores: juzgaron de manera conjunta el abuso de armas -donde fue herido de gravedad un militar en servicio- con el homicidio de Bazán. Y lograron así que el jurado viera a ambos hechos como la continuidad de una conducta repetida y disvaliosa de Méndez Castro.

Cinco horas deliberó el jurado. De regreso en la sala, la presidenta del jurado elegida por sus pares leyó el histórico veredicto que le puso punto final a la impunidad: 

"Culpable del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por ser cometido por funcionario público"

"Culpable del delito de abuso de armas".


Noticias Relacionadas:

- INFOBAE (16/9/21): "Mendoza: condenaron a prisión perpetua a un policía por un caso de gatillo fácil" (ver)

- Diario El Sol (13/09/2021): "Juicio al policía que mató en La Favorita: entre el gatillo fácil y el exceso". (Ver aquí)

- Grupo La Provincia (13/09/2021): "Un policía comenzó a ser juzgado por el crimen de un joven en un presunto caso de gatillo fácil". (Ver aquí)

- Los Andes (13/09/2021): "La defensa del policía que mató a un joven en La Favorita y está acusado de gatillo fácil, asegura que fue accidental". (Ver aquí)

- El Sol (16/9/21): "Un jurado halló culpable por primera vez a un policía de gatillo fácil: perpetua" (ver)