AVISO

AVISO - ENLACES FUERA DE SERVICIO:
Algunos enlaces se encuentran momentáneamente sin funcionamiento por problemas técnicos de la plataforma. Disculpe las molestias, estamos trabajando para solucionarlo

domingo, 19 de septiembre de 2021

NEUQUÉN: Sara Miranda culpable por la tortura y muerte del viejo Roque Mora. Le robó $ 50 mil para pagar deudas del Casino

Sara Miranda, perpetua.


Sara Miranda, de 47 años, fue declarada responsable del delito de homicidio doblemente agravado por ensañamiento y criminis causa, en concurso real con robo agravado por uso de arma, contra el viejo Roque Mora, de 73 años, ocurrido en Plottier a mediados de julio de 2020.

LOS HECHOS

Ese día, la mujer merodeó fuera de la vivienda de Mora y aguardó el momento en que quedó solo para abordarlo con un único propósito: robarle dinero para saldar sus deudas por el juego, que la tenían comprometida con quien le alquilaba su vivienda y con el casino.

Al ingresar, intimidó a Mora para que le indicara dónde podía hallar sus ahorros: Mora se opuso a hablar y la acusada, con gran fuerza, lo redujo en la cama y lo torturó hasta matarlo. La autopsia reveló 117 lesiones.

El cuerpo del viejo Mora fue hallado en una cama de dos plazas rodeado de botellas rotas, tanto el pico, cuello y las bases. En uno de ellos, que era de vino, se encontró una huella dactilar compatible con la única acusada: Sara Miranda de 47 años, que el día del homicidio fue a pedirle trabajo a Mora. Ella había cuidado a su esposa mientras estaba enferma. Las cámaras de seguridad la mostraron entrando a la casa y ella terminó por confesar el hecho, pero por motivos distintos.


Fiscal Agustín García

Luego, limpió el lugar y huyó con el dinero, el que utilizó para cubrir deudas que tenía con algunas personas.

"Quedó claro que el señor Mora era una persona no solo anciana, lo que lo torna vulnerable, sino que tenía una serie de patologías que lo hacían aún más débil: hipertensión, diabetes, problemas de columna, de movilidad, operaciones de corazón", señaló el fiscal Agustín García. 

Además, subrayó: "Nos dijeron que no íbamos a poder probar la saña. A Mora le cortaron un pedazo de oreja, le dieron botellazos en la cabeza, le arrancaron un diente, le fracturaron dos dedos, le generaron lesiones punzantes y cortantes. Mora sintió todo lo que sufrió".


LA DEFENSA



Las defensoras de Sara Miranda, Celina Fernández y Jorgelina Montero, solicitaron al jurado popular que la declare no culpable.

Montero planteó que la investigación estuvo cargada de prejuicios y de sesgos. Dijo que los policías leyeron la escena del crimen en clave de que hubo una "viuda negra", una expresión que utilizó uno de los testigos y un estereotipo sexual asignado a las mujeres, y que en base a ello se procesó la recolección de evidencia en la casa de la víctima. 

La defensora Fernández, a su vez, cuestionó que tanto la fiscalía como los querellantes Mendaña y Lucero utilizaran el término "tortura", que es una figura jurídica que no forma parte de la calificación por la que se la acusa a Miranda. Criticó el uso de términos morbosos como que fue un crimen "salvaje", que está asociado a la animalidad. Remarcó que la intención de la imputada fue ir a pedirle trabajo, no robar.

La defensa, entonces, no cuestionó en sí la autoría del hecho, sino que apuntó a las circunstancias. Dijo que no buscó robarle, sino que fue a verlo porque quería trabajo. Ella había sido su empleada y estuvo al cuidado de su esposa. Planteó que hubo una agresión sexual y que en ese contexto ocurrió el homicidio. 

No pudo ser acreditado nada de esto y el jurado descartó esta teoría del caso por un veredicto de 10-2.

Leer noticias aquí:

- Diario Río Negro: "Crimen de Plottier: el jurado declaró culpable a Sara Miranda" (ver)