AVISO

AVISO - ENLACES FUERA DE SERVICIO:
Algunos enlaces se encuentran momentáneamente sin funcionamiento por problemas técnicos de la plataforma. Disculpe las molestias, estamos trabajando para solucionarlo

miércoles, 6 de octubre de 2021

JURADO CIVIL: Un jurado federal de California condenó a TESLA a pagar 137 millones de dólares a ex obrero víctima de racismo

 

Un jurado federal de San Francisco condenó al fabricante de automóviles eléctricos TESLA a pagar 137 millones de dólares a un ex obrero afroamericano en concepto de daños y perjuicios por hacer la vista gorda ante el racismo manifiesto que vivió en una fábrica de la compañía.

El trabajador era insultado a diario por ser negro y se encontraban esvásticas pintadas en las instalaciones y graffittis como "Volvéte a Africa, nigger"


Elon Musk sale de la corte

El diario El País, de España, le dedicó un duro editorial a la compañía fundada por Elon Musk:

"La tupida alfombra que durante años ha encubierto los abusos hacia sus empleados de las tecnológicas, ese supuesto ámbito de progresía y libertad, está empezando a levantarse. El jurado civil de California ha contribuido a la limpieza al propinar un severo varapalo a Tesla."

"El tabú de la inviolabilidad que hasta ahora blindaba a las Big Five parece estar resquebrajándose".



El obrero afroamericano Owen Díaz trabajaba en la línea de montaje y montacargas en la fábrica de Fremont, California. Allí fue objeto de recurrentes insultos racistas y de un ambiente de trabajo hostil entre 2015 y 2016. 

La vicepresidenta de recursos humanos de Tesla, Valerie Capers Workman, admitió que el ambiente "no era perfecto" en la planta de Fremont, donde otros empleados declararon que "oían regularmente insultos racistas"

La víctima indicó ante el jurado que, a pesar de las quejas a la dirección, Tesla no actuó para poner fin a estos comportamientos.

También señaló durante el juicio que los afroamericanos de la planta, donde además trabajaba su hijo, sufrían denigraciones constantes y les ponían apodos racistas. "Durante dos años tuve insomnio, bajé de peso y perdí el apetito a causa del acoso racista diario que sufría. Algunos días simplemente me sentaba en las escaleras y lloraba", dijo al jurado. 

"La imagen progresista de Tesla era una fachada para ocultar el trato denigrante hacia sus empleados afroamericanos", declaró Owen Díaz ante el jurado civil de doce californianos.

En virtud de lo anterior, un jurado del tribunal federal de San Francisco condenó a Tesla a pagar a Díaz 136,9 millones de dólares.

La indemnización fue de 6,9 millones por daños emocionales y 130 millones en daños punitivos.

 Owen Díaz, a la derecha, y su hijo, Demetric Díaz.


Durante el voir dire para seleccionar al jurado, Tesla intentó recusar con causa a un miembro del jurado, alegando un supuesto sesgo de raza “deliberadamente discriminatorio” contra sus intereses, informa Reuters. El juez no le hizo lugar a la recusación.

"Estamos contentos de que el jurado haya visto la verdad y haya establecido una suma millonaria que, con suerte, obligará a Tesla a actuar para erradicar el racismo en sus plantas", dijo el abogado Lawrence Organ al Washington Post. De hecho, el veredicto del jurado hizo actuar de inmediato a Tesla. En una publicación en su blog, la firma señala que desde el caso de Owen Díaz ha realizado cambios y creado equipos dedicados a investigar las quejas de los empleados y garantizar igualdad de oportunidades. 

La vicepresidenta de recursos humanos de Tesla, Valerie Capers Workman, se defendió sin éxito ante el jurado con el argumento de que "estos empleados la mayoría de las veces pensaban que este lenguaje se utilizaba de forma 'amistosa' y normalmente por compañeros de trabajo afroamericanos".

El jurado opinó lo contrario.

VER VIDEO


"Creo que ese es el veredicto más grande en un caso de discriminación racial individual en el empleo", dijo David Oppenheimer, profesor de la Facultad de Derecho en Berkeley. "Las acciones colectivas están, por supuesto, en una categoría diferente".


REPERCUSIONES EN LA PRENSA MUNDIAL

"La de Owen Díaz no es la primera denuncia que recibe el gigante de la automoción eléctrica. En 2017, al menos cuatro trabajadores de la misma planta, que emplea a unas 10.000 personas, denunciaron a la empresa por “cultura tóxica”. Tres de ellos lo hicieron por la manifiesta hostilidad a los trabajadores negros, que parecía “sacada directamente de la era de Jim Crow”, en referencia a las leyes que propugnaban la segregación racial y que oficializaron el racismo en el país. Una ingeniera recurrió a la justicia por haber sido despedida tras denunciar discriminación por género y brecha salarial."

"Cultura tóxica, quejas por brecha salarial, exceso de horas e imposibilidad de desconectar aun en festivos son algunas de las denuncias más comunes por parte de empleados y exempleados de las Big Five. Pero también una cultura de la omertà o el silencio corporativo -sobre todo entre los directivos y los empleados de cuello blanco, profesionales liberales- que fallos como el jurado civil del tribunal federal de San Francisco empiezan a quebrar".



"En lugar de una política de cero tolerancia, Tesla tuvo una política de cero responsabilidad", criticó J. Bernard Alexander III, abogado de Díaz.

“El veredicto del jurado envía un mensaje a una de las empresas más ricas del mundo de que debe tratar a todos sus empleados con dignidad y respeto”, apuntó Larry Organ, otro de sus abogados, pidiendo que la empresa reevalúe sus políticas para que no vuelva a ocurrir.


Leer noticias aquí:

- El País España (5/10/21): "Un tribunal de California condena a Tesla a pagar 137 millones de dólares a un ex trabajador por racismo" (ver)

- La Vanguardia Barcelona (5/19/21): "Tesla deberá pagar 137 millones a un exempleado que sufrió racismo y acoso" (ver)

- Forbes digital (5/10/21): "Owen Díaz, el exoperario de Tesla que se convirtió en millonario tras un juicio a Elon Musk" (ver)

- INFOBAE (5/10/21): "Condenan a Tesla a pagar US$137M a exempleado vícitma de racismo" (ver)