AVISO

AVISO - ENLACES FUERA DE SERVICIO:
Algunos enlaces se encuentran momentáneamente sin funcionamiento por problemas técnicos de la plataforma. Disculpe las molestias, estamos trabajando para solucionarlo

viernes, 25 de febrero de 2022

HISTÓRICO VEREDICTO: Los asesinos del afroamericano Ahmaud Arbery, condenados también por delitos de odio

Travis Michael, Gregory Michael y William "Roddie" Bryan

 

En veredicto unánime, un jurado federal de Georgia condenó a los tres racistas blancos de crimen de odio por matar a Ahmaud Arbery.

Al día siguiente, pero en Minneapolis, Un jurado declara culpables de violación de derechos civiles a los tres ex policías involucrados en la muerte de George Floyd.


LA MAREA ESTÁ CAMBIANDO


Los tres hombres blancos de Georgia ya habían sido condenados a cadena perpetua hace dos meses tras un juicio por jurados estadual por el asesinato de Ahmaud Arbery. Pero el mismo hecho importaba un crimen federal de delito de odio, por lo que fueron enjuiciados ante un jurado federal en un segundo juicio y declarados culpables.

El jurado determinó que Gregory McMichael, de 66 años, su hijo Travis, de 36, y William Roddie Bryan atacaron y violaron los derechos civiles de Arbery porque era negro. 


Tremenda emoción en las calles

Los McMichael persiguieron a Arbery por las calles de un barrio residencial de Brunswick (Georgia) mientras el joven de 25 años corría a plena luz del día, desarmado. Lo interceptaron y Travis le disparó causando su muerte. Roddie Bryan grabó la persecución para subirlo a sus redes y filmó los disparos que acabaron con la vida Arbery desde su coche. 


La fiscalía lo describió como “un linchamiento a plena luz del día”.


VEAN  TERRIBLE VIDEO


Los McMichaels y Bryan se declararon inocentes de los cargos de delitos de odio. Los abogados defensores sostuvieron que los tres no persiguieron ni mataron a Arbery por su “raza y color”, sino que actuaron con la sospecha sincera, aunque errónea, de que Arbery había cometido delitos en su vecindario. Los tres fueron declarados culpables en enero de asesinato en un jurado estatal de Georgia y sentenciados a cadena perpetua por el tiroteo fatal. 

Fue una victoria histórica en un Estado profundamente marcado por el racismo.

El 23 de febrero de 2020 Arbery salió a correr en el barrio de Brunswick. Los McMichael lo vieron pasar delante de su casa y creyeron que era un ladrón. Cogieron sus armas, se subieron a su camioneta con una bandera confederada en la matrícula, y persiguieron al afroamericano por la calle durante cinco minutos.



Arbery, que iba desarmado, no se detuvo cuando los hombres se lo ordenaron, fue interceptado por el vehículo. Travis bajó del coche con una escopeta y comenzó un forcejeo por el control del arma que acabó con tres disparos a Arbery, que acabó muerto.

En el video grabado por Bryan se escucha que uno de los presentes dice NIGGER, considerado el peor insulto hacia la población negra por su pasado vinculado a la esclavitud. Las imágenes no salieron a la luz hasta más de dos meses después del suceso, tiempo en el que los implicados en la muerte del joven gozaron de plena libertad. La impunidad provocó una ola de protestas raciales. Hasta que el jurado puso las cosas en su lugar, en un histórica decisión.




POLÉMICA ENTRE LA FISCALÍA Y LA FAMILIA

Pero la familia quería que fueran condenados porque el crimen fue con odio y presionaron a los fiscales federales para que hicieran el juicio. Es un delito muy difícil de probar. Pero el video que esos mismos asesinos rednecks grabaron no dejaba margen de duda. 

Cooper-Jones agradeció al Departamento de Justicia por presentar los cargos federales, pero lo criticó por llegar inicialmente a un acuerdo de culpabilidad con los McMichael en el caso. Los McMichael acordaron declararse culpables antes del juicio. Sin embargo, el juez que supervisó el caso rechazó el trato después de que la familia de Arbery expresara su preocupación de que la sentencia resultante podría conducir a condiciones de encarcelamiento favorables.

Cooper-Jones dijo que habló con los fiscales federales y "les rogó" que no aceptaran el acuerdo de culpabilidad en el caso. Y añadió que "ignoraron mi grito".

"Lo que obtuvimos hoy, no lo habríamos obtenido si no fuera por la lucha que la familia dio", dijo Cooper-Jones. "Lo que el (Departamento de Justicia) hizo hoy, se les obligó a hacerlo hoy".



En los argumentos finales del juicio por el delito de odio, los fiscales sostuvieron que el asesinato a Arbery se produjo por la “ira racial reprimida” de los acusados, revelada en mensajes de texto y en redes sociales que se exhibieron en el proceso judicial y en testigos que dijeron haberlos escuchado hacer insultos racistas. 

Los abogados de los acusados defendieron que las declaraciones anteriores de sus clientes no servían como pruebas de que violaron los derechos civiles de Arbery y lo atacaron por ser negro.

Durante los argumentos finales del lunes, los abogados de los tres acusados ​​argumentaron que los hombres habían perseguido a Arbery porque creían que estaba involucrado en una actividad delictiva, no por ningún motivo racial.

"¿Travis McMichael habría tomado un arma y le habría hecho esto a un hombre blanco?" preguntó la abogada defensora Amy Lee Copeland en el juicio. "La respuesta es sí."

Pero los miembros del jurado aceptaron el argumento de la fiscalía de que los McMichaels y Bryan fueron motivados por "suposiciones raciales, resentimiento racial e ira racial".

En una conferencia de prensa más tarde el martes, el fiscal general de los Estados Unidos, Merrick Garland, dijo que el departamento de justicia usaría sus recursos para "enfrentar actos ilegales de odio".

"Nadie en este país debería tener que temer la amenaza de la violencia alimentada por el odio", dijo, y agregó que "nadie debería temer que si salen a correr serán atacados y asesinados por el color de su piel".

Leer aquí:

- CNN (23/2/22): "Jurado declara culpables de crímenes de odio a los tres hombres que mataron a Ahmaud Arbery" (ver)