domingo, 14 de junio de 2015

Excepcional columna del diputado neuquino José Pino Russo

El legislador neuquino José Pino Russo publicó una muy interesante columna en el Diario Río Negro, en la que evaluó con sabiduría la fenomenal reforma procesal penal encarada por Neuquén y la importancia de la participación ciudadana en la administración de justicia.

En ese contexto, reflexionó que "el jurado no es una máquina de hacer veredictos sino que nos recuerda nuestra propia responsabilidad cívica y nos da un modelo de deliberación ciudadana".

Russo fue muy claro a la hora de profundizar sobre la importancia del sistema de jurados y sobre la capacidad de la ciudadanía para llevar a cabo esa tarea: "La Oficina Judicial Penal de Neuquén elaboró un informe, desde que se inició el proceso de juicios por jurados, y arroja algunos resultados en sus porcentajes más altos donde los ciudadanos que integraron un jurado popular manifestaron no haber tenido dificultades durante el desarrollo de las audiencias, dijeron haber comprendido las exposiciones de parte y calificaron la experiencia como muy positiva. Con sus distorsiones y el tiempo de implementación que lo hace perfectible de cambios, estoy seguro de que ser miembro de un jurado es el mejor síntoma de empoderamiento; conocer, decidir y protagonizar un cambio, y no tengo dudas de que el cambio comienza cuando confiamos en nuestras capacidades" (destacados agregados).

Finalmente, es de destacar la razonable prudencia con que analizó tanto a la reforma procesal como a una eventual necesidad de ajustes al sistema. Así, tras merituar las opiniones de los expertos que debatieron durante el "III Congreso Internacional de Juicio por Jurados", concluyó: "Queda mucho por mejorar, pero siento que estamos en camino a eso. Lo que no funcione se cambiará. No hay que temerle, ni es un defecto, que las legislaciones de envergadura tengan que realizar ajustes a los pocos años de su implementación. Nunca se puede anticipar totalmente cómo se comportarán en el plano real las instituciones y los operadores, así como la ciudadanía en general. Lo que debemos evitar son los cambios apresurados que no han sido precedidos de la suficiente experiencia o del trabajo empírico que nos permite descubrir los verdaderos problemas, antes que las simples molestias o añoranzas de las viejas prácticas" (destacado agregado).

Se recomienda leer la columna completa en el siguiente enlace:

- Diario Río Negro (13/06/15): El juicio por jurados: un ejercicio de ciudadanía [Ver]