domingo, 15 de abril de 2018

LOMAS DE ZAMORA: el jurado condenó a perpetua a un policía por caso de gatillo fácil

Un jurado popular declaró culpable por unanimidad al policía Sergio Gómez de “homicidio agravado por abuso de autoridad y tenencia ilegal de armas de uso civil”. El policía fusiló por la espalda a una jovencita de sólo 17 años de la comunidad gitana. Pasará el resto de sus días en prisión perpetua.


“Se hizo justicia”, destacó la abogada de la familia de Yanela, Paola Bruscio e indicó que la decisión de los jurados fue unánime. “Estoy orgullosa de tener una fiscal como la doctora Marcela Dimundo. Su trabajo fue excelente y se hizo justicia”, destacó.


El papá de "Lila", como le decían a Yanela, se lamentó desconsolado: “El policía que tenía que cuidarnos mató a mi hija". 


"Ella salió a dar una vuelta en el auto y se encontró con este loco. Yo creo en la Justicia, y en la gente común que estuvo allí adentro deliberando. Quiero Justicia para poder vivir el resto de mis días tranquilo” refirió.


Yanela Ayelén "Lila" Georgevich, de sólo 17 años


La tragedia ocurrió el 11 de abril de 2014, en el límite entre José Mármol, Almirante Brown, y Temperley. Dos chicos estaban cargando gas en el Fiat Duna en el que se movilizaban, en la estación de servicios ubicada en la avenida Eva Perón y Cabred, en Temperley. Allí, se cruzaron con dos amigas Yanela Ayelen Georgevich y Nataly Yovynovicz. Todos ellos de la comunidad gitana.


La comunidad gitana, movilizada Lila

En ese momento, cuando dejaban la estación de servicio, fueron interceptados por un Peugeot 307, auto particular propiedad del policía Gómez. Según los testigos de la estación de servicio (que resultaron claves para la acusación) se comprobó que el policía Sergio Gómez no se identificó, les apuntó con un arma a los jóvenes y les gritó: “bájense porque los mato”.

Al creer que eran víctimas de un intento de robo, los jóvenes escaparon con el auto y fueron perseguidos por Peugeot 307, que conducía Sergio Gómez. Los ocupantes del Fiat Duna relataron que Gómez comenzó a dispararles en la persecución y que  "Lila" gritó: “me dieron, me dieron”.

Yanela agonizó diez días en el hospital y murió el 24 de abril de 2014 como consecuencia de las heridas recibidas en el tórax. 

La defensa del policía se basó en que lo quisieron robar a él y que recibió disparos. Que se defendió y que nunca quiso matar a nadie. Nada de eso se pudo comprobar en el debate. Sumado a lo que declararon los vendedores de la estación de servicio, su auto no tenía impactos de bala y en el auto de los chicos no se encontró arma alguna.

Peor aún, la fiscalía allanó de inmediato el domicilio del acusado y se encontró con dos armas ilegales y sin papeles. Una de ellas se comprobó que había sido secuestrada en un operativo realizado por personal de la Comisaría de Parque Barón, donde trabajaba Gómez. Es decir, un arma sustraída de un operativo policial.

“Yo no estoy contento, estoy arrepentido”, manifestó Gómez a los jurados presentes. Tras casi siete horas de deliberación, los jurados lo declararon culpable de homicidio calificado por abusar de su condición policial y por tenencia ilegal de armas. Enfrenta una pena a perpetuidad.



La decisión del jurado coincidió por lo pedido por la fiscalía en los alegatos de clausura. La fiscal del juicio, Marcela Dimundo, pidió al jurado que Gómez sea condenado a prisión perpetua por homicidio agravado por abuso funcional, al entender que el ex policía “abusando de su calidad de policía” realizó una “injustificada persecución” hacia Yanela y las otras tres personas que ocupaban el auto en el que se trasladaban.

Durante la persecución, Gómez “efectuó varios disparos” y uno de ellos impactó en el tórax de "Lila"Se comprobó que la finalidad clara fue matar a cualquiera de los ocupantes del Duna”, sentenció Dimundo, quien desestimó la versión de un posible enfrentamiento que planteó el acusado en su posibilidad de declarar en el juicio. “El auto del imputado no tuvo ningún impacto balístico que pueda comprobar lo que, en soledad, dijo Gómez” manifestó.

Además, la representante del Ministerio Público Fiscal aseguró que Gómez actuó con “intencionalidad y desprecio terrible de la vida humana al disparar” y sostuvo que “es mentira” que el oficial no vio a todos los pasajeros del auto al que persiguió.

Al momento de pedir al jurado su veredicto, la fiscal pidió que sea por homicidio agravado por abuso de autoridad, o en caso contrario agravado por el uso de arma de fuego. En esta línea, instó a que también sea declarado culpable de portación ilegal de armas, por las dos armas que le fueron encontradas a Gómez en su casa, sin estar registradas a su nombre.

Al escucharse el veredicto, su papá rompió en llanto y declaró emocionado: "“Nosotros, desde que falleció nuestra hija, no tenemos vida propia. Vivimos el día a día, y porque Dios nos da la fuerza de levantarnos de la cama. 

"Después de este veredicto, que este muchacho siga preso. Yo voy a seguir dolorido pero con mi vida normal. Voy a recuperar cosas que perdí cuando perdí a mi hija” declaró emocionado, y recordó a su hija, a poco de cumplirse cuatro años de su asesinato. El recuerdo de Lila va a estar siempre, porque era una chica muy especial, no sólo para su familia. Era una chica más que buena, única en el mundo”, finalizó.


Leer noticias aquí:

- Diario Conurbano (10/04/18) "Lomas:Juzgan a ex policía acusado de matar a una adolescente por la espalda" (ver)

- Diario Conurbano (10/04/18) "Caso Yanela: “Yo, como padre, sé que es un caso de gatillo fácil” (ver)

-InfoRegión (11/04/18) "Testigos declararon contra el ex policía acusado por el crimen" (ver)

-Diario Conurbano (14/04/18) "Jurados condenaron a un policía por el asesinato de una joven en Temperley" (ver)

-Diario Conurbano (14/04/18) ""Voy a seguir dolorido, pero con mi vida normal", aseguró el padre de Yanela luego del veredicto" (ver)