viernes, 18 de mayo de 2018

SAN MARTÍN: culpable por unanimidad de homicidio con arma de fuego


En forma unánime, los doce miembros de un jurado de San Martín encontraron a Daniel Alejandro González culpable por el crimen de Diego Ignacio Díaz, de apenas 14 años, a quien mató “por celos”. Alivio del padre de la víctima, quien declaró: "sentimos gratitud a todas las personas que integraron este Jurado que lo declaró culpable, en forma unánime y sin que queden dudas". 

El papá de la víctima

La fiscal Mónica Rodríguez acusó al imputado por haber ejecutado a un pibe de 14 años tras una pelea, aparentemente por celos. En el impresionante video captado por las cámaras de seguridad del lugar, se ve a un muchacho (difícil de identificar) que empuja a la víctima e, inmediatamente y a corta distancia, le efectúa un disparo a "quemarropa", acabando con su vida instantáneamente.

La defensa, a cargo del defensor oficial Rolando Vela, remarcó que no existían pruebas de la autoría sostenida por la fiscalía. González siempre negó el hecho.

En efecto, la investigación no pudo encontrar pruebas directas, pues no nunca pudo ubicarse a un testigo presencial de los hechos.

Pero, para el jurado, fue contundente la exhibición del impactante video que había captado el momento exacto de la ejecución, además de otras probanzas indirectas que aportó la fiscalía.

El juicio fue conducido con gran profesionalismo por la jueza María Inés Piñeiro Bertot. La jueza tuvo que lidiar muy fuerte ante el planteo de ambas partes sobre el rechazo a admitir ciertas pruebas. Luego de ello, brindó las instrucciones finales al jurado y los envió a deliberar.

Tras una extensa deliberación, en el que al parecer desmenuzaron minuciosamente el video de la cámara de seguridad, el jurado consideró probada por unanimidad la autoría de González. Al volver a la sala, se escuchó el veredicto: culpable de homicidio agravado por el empleo de arma de fuego.

Luego de conocerse la decisión, el padre del chico se cruzó fuerte en la sala de audiencias con “Junior” González (tal como es conocido en el barrio) a quien le recriminó a los gritos por lo sucedido. Casi llorando y a los gritos, le reclamó que le dijera el motivo por el que mató a su hijo. Personal policial debió intervenir para calmar los ánimos.

“Yo no le guardo rencor a nadie, solo quería saber porque le pegó un balazo en la cabeza a Diego, al que mató como un perro, como se ve en los videos de las cámaras de seguridad. Tuve la oportunidad de hablar con la madre del asesino y ella me dice que le cree a su hijo, pero las pruebas fueron contundentes y el Jurado no tuvo dudas, lo declaró culpable y solo falta que el Tribunal le dé la pena”, señaló Héctor Osvaldo Díaz, papá de la víctima.

Leer las noticias aquí:

- Diario Popular (19/05/18) "Un bálsamo para el dolor por un absurdo asesinato" (ver)