miércoles, 12 de septiembre de 2018

DÍA 2 DEL JUICIO A OYARZÚN: Una perito complicó su situación

El juicio al carnicero Daniel "Billy" Oyarzún continúa brindando sorpresas y momentos de extrema tensión. En el segundo día del juicio, la perito psiquiatra complicó las chances de Oyarzún: si bien mostró angustia y arrepentimiento, actuó en plena consciencia y de manera temeraria.


A su favor, cabe consignar que los peritos balísticos ratificaron que Marcos Altaño, que fue el ladrón que entró armado a robar, efectuó siete disparos. Dos en el interior de la carnicería y cinco durante la persecución.


Brian González, el difunto, manejaba la moto. La cuñada de Oyarzún, que hacía las veces de cajera y es testigo clave de lo sucedido en el interior del local, los reconoció en el acto: a Altaño por ser compañero del colegio y a González por haberlo visto en el boliche.

La carnicería donde sucedieron los hechos


En el día de ayer, la proyección del video en el que se ve a Brian González agonizante enmudeció a la sala. La atmósfera del juicio estaba sumida en llantos y angustia de todas las partes, acaso evocando una y otra vez las tragedias humanas que se ventilan en los juicios penales.

"A los ladrones hay que meterlos a todos en una bolsa de basura. No sirven para nada. Ahora tengo un muerto encima y no me lo puedo sacar y estos ladrones salen a hacernos daño a todos"

“Apareció gente que no tenía que aparecer y pasó lo que pasó”, dijo el carnicero en su defensa.

Esta desafiante declaración inicial del carnicero ante el jurado no ayudó mucho a Oyarzún. Fue un punto en contra, inesperado y no lo dejó muy bien parado. Incluso, hasta parecía haber sorprendido a su propio abogado, Ricardo Izquierdo, quien se mostró haciendo gestos de contrariedad.

Daniel Oyarzún

Pero el testimonio más fuerte del segundo día del debate fue el de la psiquiatra Roxana Lugarini, que tuvo dos entrevistas con Oyarzún tras el hecho y pareció en algún punto confirmar la fuerte personalidad de Oyarzún.

"Lo vi en un estado anímico angustioso, con sentimiento de arrepentimiento por la situación que estaba viviendo. Aunque actuó en plena plena conciencia", dijo la experta.

"No había enfermedad mental, tenía absoluta conciencia, absoluto recuerdo. Y no hay recuerdo si no hay conciencia. No midió las consecuencias de sus actos. Fue una conducta temeraria. No midió que también estaba poniendo en riesgo su propia vida. Fue una acción improvisada, las acciones impulsivas carecen de planificación".

En el día de hoy, se esperan los testigos claves que vieron la persecución en auto y el atropellamiento de la moto. Tampoco se descarta que Oyarzún amplíe su declaración.

Jueza Liliana Dalsaso

Leer las noticias aquí:

- La Nación (11/09/18): "La posición del carnicero se vería comprometida por un peritaje" (ver)

- Clarín (11/09/18): "Una perito complicó al carnicero: Oyarzún “estaba en plena conciencia” cuando mató al ladrón" (ver)

- Big Bang News (11/09/18) "El carnicero no se arrepintió: "A los delincuentes hay que tirarlos a la basura" (ver)