viernes, 9 de noviembre de 2018

"EL GRITO DE AILÍN" FUE ESCUCHADO POR EL JURADO EN AZUL: VEREDICTO UNÁNIME POR FEMICIDIO

Esta semana se desarrolló un juicio por jurados en Azul, en el que el jurado condenó por unanimidad a Damián A. Gómez (27) por el salvaje femicidio de su ex pareja, Ailín Torres (29).



La particularidad de este juicio es que la fiscalía, a cargo de Gustavo Morey, logró probar que esto no era un homicidio en algún punto atenuado o justificado por la explosión de celos del imputado, tal como quería la defensa. Ailín había puesto punto final a la pareja tras nueve años y, después de un tiempo, comenzó a salir con otro hombre. González no lo soportó y la mató en circunstancias espantosas, que parecieron salidas de la película "Psicosis" , del cineasta inglés Alfred Hitchcock.

De tal modo, la fiscalía logró imponer una verdadera perspectiva de género y que el jurado se decidiera por unanimidad que este crimen estuvo agravado por la violencia de género y la cosificación de la mujer como objeto de exclusivo de propiedad del varón. Le impondrán perpetua a González.

Ailín y su asesino

Los hechos:


Tras nueve años de noviazgo, Ailín Torres decidió poner fin a su relación con Damián Gómez.  Gómez se negaba a aceptar la situación y adoptó una actitud violenta. Reiteradamente hostigaba a Ailín con mensajes de texto y llamados en los que le exigía retomar la relación de pareja, llegando a amenazarla con tomar decisiones drásticas si no accedía.

Meses después, Ailín se pone de novia nuevamente con un policía llamado Nicolás Guallarello. Damián Gómez explotó de furia y decidió asesinarla. O Ailín estaba con él o con nadie más. 



Fiscal Gustavo Morey


Ese día, 11 de noviembre de 2017, mientras Ailín había salido junto a su pareja, Gómez ingresó furtivamente al departamento de la joven y, provisto de un cuchillo, se escondió en el baño, tras la cortina de la ducha. Allí esperó.

La pareja regresó al domicilio y Ailín ingresó al baño. En ese momento, Gómez apareció de detrás de la cortina, la tomó por sorpresa y la inmovilizó por sus hombros, aprovechando su superioridad física. Allí, le aplicó, un primer puntazo en el cuello.

Indefensa, Ailín gritó otra vez, por lo que su novio (el policía Guallarello) inmediatamente abrió la puerta del baño, encontrándose con la violenta escena.

Le pidió al agresor que se calmara pero, en ese momento, Gómez continuó apuñalando a la joven, hasta aplicar un total de 20 puñaladas que impactaron en zonas vitales (cinco en el cuello y las restantes en tórax y abdomen) y le ocasionaron la muerte. 

Desesperado, Guallarello corrió en busca de ayuda y al regresar encontró a Gómez tendido en la cama, boca arriba, con los brazos abiertos en cruz y con cortes. Como no podía ser de otro modo, el hecho conmovió a la comunidad y rápidamente se alzaron los reclamos de justicia frente a tan aberrante crimen, justicia que un año más tarde llegó de la mano de un jurado de vecinas y vecinos de Tandil.







El juicio y el veredicto:

El juicio se llevó a cabo durante toda la jornada de ayer, desde las 8 de la mañana hasta la medianoche.

Durante ese tiempo, el jurado escuchó a una docena de testigos. Muchos de ellos tendientes a acreditar la relación de pareja y el tipo de actitud hostil y posesiva del acusado tras la finalización de la relación.

Pero uno de ellos fue el "testigo estrella" de la fiscalía. El policía Nicolás Guallarello, quien al momento del crimen era pareja de Ailín y presenció el momento mismo del ataque. Sus palabras resultaron contundentes.



El fiscal Gustavo Morey requirió al jurado un veredicto de culpabilidad por homicidio doblemente agravado por la relación de ex pareja de la víctima y por mediar violencia de género.

La defensa de Gómez estuvo a cargo del abogado Claudio Castaño. El defensor intentó infructuosamente encontraar algún punto de justificación que evitara la pena de prisión perpetua para su cliente.

El juez Pablo Galli fue el encargado de conducir el juicio e impartir las instrucciones al jurado, para luego enviarlos a deliberar.

Todo el juicio fue presenciado por la familia de la víctima, quienes esperaron con tensión el veredicto del jurado.

Finalmente, ya casi llegada la medianoche, el jurado rindió el siguiente veredicto:

“Nosotros, el jurado, como representantes del Pueblo, declaramos culpable por unanimidad a Damián Gómez de homicidio agravado en el contexto de violencia de género (femicidio)”

Un conmovedor aplauso explotó en la sala y, a partir de allí, la angustia contenida se transformó en un grito consolador de “justicia”, según consignó la prensa local.

Los diarios locales resaltaron la responsabilidad asumida por los vecinos y vecinas que conformaron el jurado, quienes supieron mantenerse atentos durante la maratónica jornada.

Ese fue el punto cúlmine del largo camino de la búsqueda de justicia por un hecho tan aberrante. Ese fue el momento en que pudo saberse que "el grito de Ailín" pudo ser escuchado por el jurado, que declaró unánimemente culpable por femicidio a Damián Gómez, responsable de las 20 puñaladas que acabaron con su vida.

La familia de Ailín, emocionada  tras escuchar el veredicto

El acusado, tras el veredicto que lo mandó a perpetua


Leer noticias relacionadas:

- El Eco (09/11/18): A casi un año de aquel “grito” de Ailin Torres y las 20 puñaladas, un jurado popular consideró que el crimen fue un femicidio [Ver]

- El Diario de Tandil (09/11/18): Gómez fue declarado culpable en el femicidio de Ailin Torres [Ver]

- La Voz de Tandil (08/11/18): El jurado popular encontró culpable a Damián Gómez por el crimen de Ailín Torres [Ver]