jueves, 25 de julio de 2019

MENDOZA: El martes comienza el juicio por jurados por el femicidio de Ivana Millio

Ivana Millio y Julio Mendoza, su presunto asesino y ex pareja

Este martes debutará el sistema de juicio por jurados en el Este de Mendoza, que ya realizó cuatro debates en su territorio. Doce ciudadanos de San Martín deberán decidir si Julio Abel Mendoza (32) fue quien cometió el brutal femicidio de Ivana Milio (46).

La jornada comenzará a las 8.30 con el voir dire para seleccionar al jurado. Está previsto que el viernes finalice el proceso con el veredicto del jurado.



Antes de eso declararán efectivos de Policía Científica, una especialista en el Sistema Automático de Identificación Dactilar (AFIS) -las huellas son pruebas claves en la causa-, peritos forenses y testigos del entorno de la víctima fatal.

Con respecto a la hija de Milio, la menor de 13 años que encontró el cadáver de su madre el día del hecho, las partes acordaron que no es necesario que vuelva a prestar declaración y así evitar revictimizarla.

Vale recordar que el veredicto del jurado debe ser unánime. En caso de ser encontrado culpable, Mendoza recibirá una pena de prisión perpetua por homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género. Caso contrario, podrá haber un nuevo juicio ante otro jurado.

El acusado Julio Mendoza

El caso y el móvil del crimen

El tremendo hecho fue descubierto el 28 de octubre pasado por la hija de la víctima fatal en la casa de su mamá, ubicada en el barrio Solares del Centro. Alrededor de las 20, la menor regresó a su domicilio y se encontró con la terrible escena del crimen.

Al llegar la Policía constató que Ivana Milio, una empresaria dedicada al rubro fúnebre, estaba muerta dentro de su habitación, con la cara tapada con ropa y en medio de un gran charco de sangre. Fue asesinada a golpes, según determinó Policía Científica en el lugar.

El primer sospechoso que tuvieron en la mira los investigadores fue Mendoza, quien horas después se entregó ante la Justicia. El sujeto tenía lesiones en sus nudillos y rasguñones que le habría producido la víctima buscando defenderse.

Mendoza, el imputado, mantenía una relación tormentosa con la víctima. De acuerdo con testigos, la controlaba y celaba; hasta el punto de matarla a golpes que, según la fiscalía, "estaban dirigidos hacia partes específicas del cuerpo que tienen que ver con el silenciamiento".

Leer aquí:

- Diario UNO (25/07/19): "Con una causa por un femicidio, debuta el juicio por jurados en el Este" (ver)