viernes, 6 de marzo de 2020

RÍO NEGRO: Veredicto unánime de no culpabilidad para una mujer por perspectiva de género y falencia en las pruebas de cargo en el primer juicio por jurados de la historia de Río Negro

Marta Valle, no culpable

"Tengo la conciencia tranquila, porque no hice nada", le dijo la imputada al jurado en su poderosa declaración de más de una hora. Dio su versión de lo que ocurrió en ese domicilio de Bariloche. Negó haber asesinado a su pareja, le dijo al jurado quién fue el autor material del cuchillazo que la policía sospechosamente decidió no investigar y contó el largo historial de víctima de violencia de género que padeció de parte de su ex pareja.


JORNADA HISTÓRICA

Fue otra jornada trascendente e inolvidable para la historia judicial de la Argentina y para la expansión indetenible del juicio por jurados en el país y el continente iberoamericano. En la mítica ciudad de Bariloche, un jurado de doce personas declaró no culpable por unanimidad a Marta Valle por considerar no probada más allá de duda razonable su autoría  en el presunto asesinato de una puñalada a su pareja Fernando Huenuqueo.

El jurado delibera

El veredicto de este jurado popular terminó de coronar con gran éxito una profunda reforma procesal que emprendió Río Negro, allá por diciembre de 2013. Tras décadas de un sistema escrito e inquisitivo con jueces de instrucción, la provincia sancionó un código procesal penal cuyos puntos centrales son la absoluta oralidad y publicidad en todas sus etapas, plazos fatales para terminar las causas, fiscales que solamente investigan, jueces imparciales que controlan que las garantías del proceso sean resguardadas y jurados ciudadanos que juzgan los casos más graves.

En síntesis: con este juicio, Río Negro consumó una proeza sin precedentes, no sin un gran esfuerzo y múltiples dificultades. No sólo que se convirtió en la quinta provincia argentina en realizar un juicio por jurados, sino que le demostró al país que es posible transformar con éxito los sistemas judiciales y hacer que ellos se vuelvan más creíbles y comprensibles para la ciudadanía.

Para muestra baste este caso: este gravísimo hecho ocurrió en junio de 2019. Ocho meses después ya fue decidido por un jurado popular, tras un proceso con la máxima transparencia y garantías para las partes. Eso se debió a otra reforma no menor: una organización flexible de colegio de jueces sin formaciones fijas y una oficina judicial muy eficiente para garantizar audiencias y comparendos de jurados y testigos. Cotéjese este impresionante logro con las causas interminables que plagan nuestra administración de justicia a nivel federal, para así tomar conciencia de lo que acaba de mostrar Río Negro.


El juez Marcos Burgos, la fiscalía, la acusada
y el defensor alegando ante el jurado

LOS HECHOS CONTROVERTIDOS

El sábado 23 de junio de 2019 hubo una reunión de cinco amigos con un asado y abundante alcohol en una casa de Bariloche. Estuvieron hasta altas horas de la madrugada. Al parecer, varios de ellos quedaron prácticamente borrachos. Allí fue cuando, según la acusación del fiscal Lozada en el alegato de apertura, Huenuqueo se desplomó sobre las faldas de Valle totalmente ebrio. En ese momento, Marte Valle, de 37 años y también muy alcoholizada, le propinó varias patadas a Huenuqueo en el suelo y después le aplicó un puntazo mortal con un cuchillo en su mano derecha en el hemitórax izquierdo.

La fiscalía presentó testigos y peritos para intentar probar su tesis. Pero lo cierto es que el jurado se inclinó por la tesis de la defensa en tres puntos centrales: la pésima instrucción policial, las serias contradicciones entre los presuntos testigos presenciales y las pericias y la perspectiva de género.

La fiscalía, de absoluta buena fe, sin dudas, cometió el error de "comprar" el paquete de una pésima y sesgada instrucción policial. Eso siempre se paga caro ante un jurado. El veredicto dejó en profunda reflexión a todo el Poder Judicial, como lo suelen hacer los jurados.

LAS CONTRADICCIONES EN LA PRUEBA DE CARGO


El fiscal jefe Lozada ante la atenta mirada del juez

Primera contradicción: la defensa sostuvo que no coincidía el relato sobre el lugar del hecho planteado por la fiscalía con las manchas de sangre que había en el piso.

Segunda contradicción: la defensa planteó que la forma en que la fiscalía y los testigos presenciales (Rocío y Sebastián Monsalve) dijeron cómo Marta Valle había acuchillado a Huenuqueo no coincidía con la forma en que estaba distribuida la sangre en el pantalón de la imputada, según lo que declararon ante el jurado los peritos expertos de la propia fiscalía. Por el despliegue de las manchas, el cuchillazo fatal fue aplicado por alguien zurdo. Y Valle tenía enyesado el brazo izquierdo.

Tercera contradicción: la sangre en el pantalón de Valle era una mancha de contacto en la pierna derecha y gotas en forma de spray en la pierna izquierda. Esas gotas se producen, según los propios peritos de la acsuación, como consecuencia de sacar el cuchillo del cuerpo. Si Valle hubiese apuñalado con la derecha, ese spray debería estar en la otra pierna. Esta parte del relato de los peritos fue fatal para la fiscalía.

Omisión grave n° 1: no sacaron fotos de las manos de Valle. Si hubiese sido la autora tendría la mano ensangrentada

Omisión grave n° 2: la fiscalía y testigos presenciales plantearon que Valle esa noche había recibido un golpe de puño en la cara por parte del dueño de la casa, porque ella se negaba a prestar auxilio a Fernando encerrándose en el auto y no dejándolos ingresar al mismo. Las pericias demostraron que hubo muchas más lesiones en la cara de Valle. La defensa planteó por qué no sacaron fotos del rostro de Marta Valle.

Omisión grave n° 3: No le hicieron el test de alcoholemia a nadie.

Omisión n° 4: la fiscalía no se hizo cargo de desmentir con prueba la violencia de género alegada por Valle a manos de Huenuqueo. Los dichos de la acusada, debe siempre recordarse, constituyen prueba.

Síntesis: el procedimiento policial  fue en una noche de lluvia, muy oscura (no hay luz pública) y fue completamente sesgado, porque sólo se secuestraron las ropas de Valle y no de las otras tres personas que estaban en el hecho. El testigo presencial Sergio declaró en un momento haberle metido cuatro dedos en la herida a Huenuqueo para parar la hemorragia. No secuestraron sus ropas que posiblemente tenían sangre.




LA DEFENSA Y UN LLAMADO DE ATENCIÓN DEL JUEZ AL FISCAL

El defensor Hugo Cancino y la propia acusada en su potente declaración ante el jurado fueron muy críticos hacia el operativo desarrollado por el personal policial al momento de concurrir al lugar del hecho cuando fueran alertados a traves del 911.

Ejemplo: la policía y luego la  fiscalía se quedaron con el relato de dos de los asistentes al asado: Sebastián Monsalve y su pareja Rocío Hernández ("Marta lo apuñaló, dijeron), cuando cualquier investigador medianamente competente habría puesto en duda cualquier versión que allí se diera y habría secuestrado las ropas y calzados de todos para su pericia. Elemental.

Cancino enumeró varias más: no se efectuaron secuestros de otras ropas (sólo la de Valle) y no se periciaron huellas del calzado. No se sacaron fotos de las manos de Marta Valle ni de los demás asistentes, ni se hizo test de alcoholemia a nadie. "Faltaron pericias y pruebas básicas, hoy ya es imposible realizarlas" dijo el abogado.

Por su parte, la acusada declaró largamente ante el jurado, negó terminantemente haber sido la autora de la puñalada mortal y señaló que fue el tal Monsalve. “¿Por qué me voy a hacer cargo de algo que no hice? Yo lo único que quiero es que tras las rejas esté el que lo cortó. A ellos (por los otros asistentes al asado) no les secuestraron ni la ropa, cuando debían ser tan sospechosos como yo, la Policía actuó mal”. "Sufrí graves episodios de violencia de género. Fui golpeada y maltratada por Huenuqueo".

Con voz firme sostuvo: “Llevo ocho meses detenida y estoy pagando por algo que no hice”. "El defensor oficial anterior me ofreció un abreviado y dije que no. ¿Por qué iba a firmar algo así si yo no fui? Si soy yo, me hago cargo y firmo. Pero yo no lo apuñalé". ¿Por qué la policía les creyó así nomás a Sebastián Monsalve y a Rocío? 

En otras palabras, Valle le dijo al jurado que los asistentes a esa fiesta debían haber sido llevados mínimamente como coimputados y no como testigos. Otro buen ejemplo de selectividad penal de la agencia policial, en esta caso sobre una mujer pobre, sola y con problemas de violencia de género y alcoholismo.


La fiscal Betiana Cendón
Hubo un momento de tensión cuando el juez Burgos advirtió severamente al fiscal Lozada de que no fuera tan inquisitivo en el contraexamen a la acusada. Fue evidente que cayó pésimo esa actitud en varios de los jurados.

EL JURADO Y EL VEREDICTO

En este primer juicio por jurados de la provincia de Río Negro el jurado quedó integrado por doce ciudadanos, seis mujeres y seis varones, entre ellos una médica, un radiólogo, una ama de casa, estudiantes, desempleados y trabajadores en relación de dependencia.

"Hubo gente de las ciudades de Jacobacci, de Bariloche y de El Bolsón", dijo Luciano Videla, director de Medios del Supremo Tribunal de Justicia (STJ) rionegrino y calificó a este proceso como "un paso histórico".

Todas las partes del juicio quedaron impresionadas con la responsabilidad y atención que prestó el jurado durante el desarrollo del debate. En ello tuvo mucho que ver el profesionalismo del juez Marcos Burgos, quien condujo con mucha habilidad las cuatro audiencias de juicio y el voir dire de su primer juicio por jurados.

El juez Marcos Burgos

Tras los alegatos de clausura, el juez instruyó al jurado sobre la ley a aplicar al caso concreto y las opciones de veredicto, que eran cuatro: 1) Culpable de homicidio agravado por el vínculo; 2) Culpable de homicidio agravado por el vínculo con circunstancias extraordinarias de atenuación; 3) Culpable de homicidio simple y 4) No culpable.


SEIS HORAS DE DELIBERACIÓN Y VEREDICTO

Tras una maratónica deliberación de seis horas, el jurado retornó con un veredicto unánime de no culpabilidad.

VER VIDEO DEL VEREDICTO AQUÍ



REPERCUSIONES

Lógica desazón en la fiscalía en un caso que creían cerrado y llanto de los familiares de Huenuqueo. Sin embargo, el veredicto del jurado, con el correr de las horas, fue apreciado por su extrema rigurosidad en el análisis de las pruebas y por su indiscutible perspectiva de género. Doce cabezas de diferentes extracciones sociales se pusieron de acuerdo unánimemente en que el caso tenía profundos defectos en la instrucción policial. Todo un mensaje ciudadano para las distintas agencias de la policía y del ámbito judicial.

Leer noticias aquí:

- ANB (2/03/20): "Comenzó el primer juicio por jurados de Río Negro" (ver)

- El Cordillerano (4/03/20): "Largo relato de la acusada declamando su inocencia en el juicio por jurados" (ver)

- Diario Río Negro (3/03/20): "Juicio por jurados: testigos complicaron a la imputada del crimen" (ver)

- Diario Judicial (3/03/20): "Jurados de estreno en Río Negro" (ver)

- Diario Río Negro (7/03/20): "Errores de fiscales y fallas de policías en el primer juicio por jurados" (ver)