AVISO

AVISO - ENLACES FUERA DE SERVICIO:
Algunos enlaces se encuentran momentáneamente sin funcionamiento por problemas técnicos de la plataforma. Disculpe las molestias, estamos trabajando para solucionarlo

sábado, 19 de febrero de 2022

MAR DEL PLATA: Denunció al narco "Mono Altamiranda" por vender droga en su barrio y lo asesinaron. El jurado lo declaró culpable

El Mono Altamriranda, culpable


Un jurado popular declaró culpable a Roberto “El Mono” Altamiranda (31) por el crimen de Matías Tobajas (37), ocurrido en 2018 en el barrio Pueyrredón luego de que la víctima lo denunciara por vender droga en la esquina de su casa.

El juicio se desarrolló durante dos días y presidió el juez Gustavo Fissore. El fiscal Leandro Arévalo pudo exponer las pruebas que confirmaban la hipótesis de la investigación: que el ataque a tiros por parte de Altamiranda se produjo en venganza por una denuncia previa presentada por Tobajas. 

La denuncia fue a la mañana y el amasijo por la tarde.

Tobajas y Altamiranda se conocían de niños. Habían vivido toda la vida en el pesadísimo barrio General Pueyrredón, en los suburbios de La Feliz. Por eso, cuando comenzaron los problemas entre ambos por la comercialización de estupefacientes, discutieron varias veces. Como se discute en ese barrio, donde ni los colectivos se animan a entrar.

Ninguno de los dos orinaba agua bendita: Tobajas fue preso varios años por homicidio en 2007. El Mono Altamiranda, por su parte, era el capo local del narcomenudeo.



El testigo clave del fiscal Arévalo, de impecable actuación, fue otro querusa del barrio apodado “El Chino”. El Chino era amigo de Tobajas, pero también conocía al acusado desde pequeño. Declaró que ambos "habían conversado sobre el asunto" en otras oportunidades. Según su versión, Tobajas le había advertido -no muy diplomáticamente- a Altamiranda que no vendiera droga en la esquina de su casa, ubicada en Puán y Blumana.


Tocá, che Negro Rada, tocá dice la hinchada
BLUMANA


Sin entrometerse en sus asuntos, Tobajas le dijo derechamente: "Falopa en esta cuadra no vendés". "Andá a otro lado o te denuncio". "No quiero a la yuta dando vueltas por acá, ¿capisci?".

Sin embargo, el Mono Altamiranda hizo caso omiso a sus solicitudes. Inclusive, continuó vendiendo falopa a través de sus “soldaditos”, luego de que la policía allanara su casa emplazada en las inmediaciones del vivienda de Tobajas.

El testigo El Chino declaró ante el jurado "que Altamiranda siempre vendió droga, pero que antes lo hacía en su casa y desde que lo allanaron comenzó a mandar a sus ‘mulos’ a la esquina de lo de Tobajas en calle Puan y Blumana, lo que generó discusiones entre ambos. El Mati no quería que la gorra desplegara dicha actividad ahí”.

En horas de la mañana del 30 de noviembre de 2018, Tobajas y el Chino se cansaron de la situación y fueron a la Comisaría 16°, donde directamente denunciaron a Altamiranda. Por la tarde, cerca de las 15, los dos amigos vieron nuevamente a los “soldaditos” en la esquina. El conflicto escalaba como Putin con Ucrania.


El líder ruso

En ese momento, de acuerdo a la reconstrucción del hecho que realizó el fiscal Arévalo, Tobajas salió a la calle con una barreta y los echó del lugar. Y fue entonces cuando observó a pocos metros a Altamiranda, al que le gritó: “Gato, ya te dije que no quiero ver más a los mulos estos acá”. Acto seguido, recibió como respuesta tres balazos al aire de parte del acusado.

Lejos de irse al mazo, el Chino le contó al jurado que Tobajas le espetó: “¿Así que sos guapo? Yo voy a defender a mi familia, viniste a vender de la mala en la puerta de mi casa, torturaste a mi vieja”.

No pudo continuar con su soliloquio. El Mono gatilló de vuelta. Pero esta vez los tiros no fueron hacia el firmamento, sino directamente al cuerpo del Mati Tobajas, que cayó desplomado y gravemente herido. Altamiranda escapó del barrio.




Agonía, muerte y redada tardía

Los vecinos que escucharon los gritos, las amenazas y las detonaciones se comunicaron rápidamente con el 911. Fueron, según se escuchó en el juicio, numerosos llamados.

Tras varios minutos, llegaron al lugar un grupo de policías y una ambulancia con personal médico, que dispuso el traslado del herido al Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA). También arribó la madre de Tobajas, que se encontraba en su trabajo y abordó la unidad de Cardio para acompañar a su hijo al nosocomio.

A pesar de esos minutos juntos, la mujer nunca pudo hablar con el hombre baleado, debido a que al encontrarlo, si bien se hallaba consciente, ya llevaba colocada la máscara de oxígeno.

Una kiosquera del barrio señaló al Mono Altamiranda como el autor del crimen, aunque añadió que al momento del hecho cerró las aberturas de su inmueble y se concentró en impedir que sus hijos salieran a la calle, para evitar que pudieran resultar heridos.

Los médicos le dijeron al jurado que Tobajas había sufrido un balazo en la zona inguinal, lo cual le provocó la pérdida de más de dos litros de sangre y la amputación de una pierna.

Su agonía en el HIGA se extendió por dos semanas: falleció en los primeros minutos del 16 de diciembre, pero lo mandó en cana con pitos y flautas a Altamiranda: "El Mono me la dio", exclamó desde su lecho en el Hospital. 

Altamiranda se vio rodeado. No tenía escapatoria. Por eso se entregó y quedó preso hasta hoy (y por unos cuantos años más). Pero el caso no terminó allí....


Más detenidos tras la caída del Mono


"Como en Breaking Bad, utilizaban una pollería para vender droga en Mar del Plata", tituló La Capital


Mr Fring y la pollería homónima

La narcopollería de La Feliz

Pero la sangre derramada no fue en vano. En enero de 2019, cuando ya era demasiado tarde, un grupo de dealers fue desbaratado en el barrio. El principal implicado, dueño de varias pollerías que se utilizaban como pantalla, al ser detenido lo primero que dijo ante los uniformados fue: “¿Quién me batió, el boludo de enfrente, no?”. Este hombre se domiciliaba en Blumana al 2100, a sólo 80 metros de la casa de Tobajas y del lugar en donde lo asesinaron por denunciar a Altamiranda.

Los comentarios de los lectores del diario no tienen desperdicio:

Listo el pollo !!!

Me gusta · Responder · 1 · 37 sem

Parece que la gente no les compraba más pollos porque la carne estaba muy dura...

Me gusta · Responder · 1 · 37 sem

Mr. Fring...


The End....


Leer noticias aquí:

- La Capital (18/2/22): "El jurado declaró culpable a “El Mono” Altamiranda por el crimen de un hombre" (ver)

- La Capital (3/6/21): "Como en Breaking Bad, utilizaban una pollería para vender droga en Mar del Plata" (ver)

- Noticias de Bariloche (18/2/22) "Denunció a su vecino por vender droga en el barrio Pueyrredon y lo asesinaron" (ver)