AVISO

AVISO - ENLACES FUERA DE SERVICIO:
Algunos enlaces se encuentran momentáneamente sin funcionamiento por problemas técnicos de la plataforma. Disculpe las molestias, estamos trabajando para solucionarlo

martes, 15 de febrero de 2022

PERGAMINO: El jurado absolvió al joven involucrado en un caso de abuso sexual

Abogada defensora Laura Abal


Terminó con un no culpable el quinto juicio por jurados del Departamento Judicial Pergamino desde la instalación de esta modalidad de debate oral de las causas penales en la provincia de Buenos Aires (2015). De los cinco juicios, tres terminaron en condena y dos en absolución. Tras cuatro años de prisión preventiva, el joven (hoy con 22 años) recuperó su libertad.

Un joven de 22 años ocupó el banquillo de los acusados en un juicio donde doce ciudadanos determinaron  su no culpabilidad por no haberse probado su autoría en ninguna clase de abuso sexual.

Fue un caso ocurrido en enero de 2018 en una fiesta electrónica tipo "rave" en una casa quinta, donde un grupo de jóvenes abusó sexualmente de una menor de edad alcoholizada. Seis jóvenes fueron acusados. Un niño de 15 quedó, obviamente, sin juicio por ser inimputable. Los de 17 fueron condenados a siete años de cárcel en sede de menores, pues la víctima los identificó claramente. Dos de los tres mayores de 18 optaron por el juicio técnico a realizarse en breve y uno solo optó por el juicio por jurados. Todos llevan 4 años presos.


Juez Guillermo Burrone

El fiscal Pablo Santamarina lideró la acusación por su especialización en juicios por jurados. La prueba clave del fiscal eran audios y mensajes de Whatsapp entre estos jóvenes, además de testimonios, videos y pericias.  

La abogada defensora del imputado fue Laura Abal y el juez Guillermo Burrone.

"En la segunda jornada del juicio declaró la víctima y no ubicó al acusado en los episodios de abusos", tituló el Semanario El Tiempo

Tras cinco días de debate, en que la víctima (a diferencia del otro proceso) no pudo identificar a a este muchacho entre los abusadores, el jurado entendió que había una duda más que razonable sobre su autoría y lo declaró no culpable. El veredicto fue la voz del Pueblo expresada como consecuencia de una deliberación tras cinco jornadas de debate oral y publico.

La decisión de los doce ciudadanos es inapelable y, por ese motivo, desde la lectura del veredicto el joven goza de libertad.

Los doce ciudadanos escucharon, vieron y analizaron los testimonios y las pruebas contra el acusado y tras una deliberación de más de dos horas dieron a conocer la decisión grupal.


El fiscal Pablo Santamarina

El planteo de la defensa del acusado, encabezada por Laura Abal, logró demostrar lo que hizo el joven esa madrugada en que ocurrieron los episodios de abusos denunciados por la adolescente.

"Yo filmé, pero no abusé", expresó el joven acusado entre sus últimas palabras a los doce ciudadanos que integran el jurado popular que el viernes debe dar un veredicto sobre su culpabilidad o no culpabilidad en el episodio.

La abogada defensora, Laura Abal expresó: “La estrategia de la defensa de someter este caso a juicio por jurados es una decisión de que la garantía constitucional de personas como nosotros, con hijos, con hermanos, con sobrinos fueran quienes pudieran opinar sobre esto. Logramos que se pudieran incorporar elementos que no se habían incorporados en juicios anteriores sobre un mismo hecho. Conseguimos que se pudiera hacer una exposición amplia de lo sucedido y no me arrepiento de haber elegido el juicio por jurados”.

Los ciudadanos que presenciaron las distintas alternativas del juicio comprendieron el planteo de la defensa del joven de 22 años. Así lo manifestó la abogada Abal: “Los integrantes del jurado entendieron lo que estábamos planteando desde la defensa. La fiscalía hizo un planteo de acusación de grupo para impactar. Utilizaron, incluso, la palabra manada. Esperamos que estén arrepentidos de haber utilizado este término, porque las manadas las componen animales que no tienen las capacidades de razonamiento como los seres humanos”.

En relación a lo ocurrido en la madrugada del 18 de enero de 2018, la abogada expresó: “Esa fue una noche desgraciada en la que este chico debió haberse quedado a jugar en la consola de video juegos, porque eso le costó haber quedado cuatro años privado de la libertad. Él jamás le puso un dedo encima a la joven víctima, y es por ello que ella no lo reconoció entre sus atacantes. Durante este período de tiempo de duración del proceso obtuvo seis títulos para demostrarle a la madre que no se iba a matar. También fueron días de intensos dolores que venían conteniendo”.

La intensidad de cada una de las jornadas y la preparación de la estrategia para el día siguiente han sido un desafío que le insumió toda la energía a la letrada. “Al debate oral lo viví con un stress enorme, toda mi familia estuvo detrás acompañando este proceso. Considero que cuando uno tiene una convicción profunda encuentra como llevarla adelante”.

El resultado favorable del trabajo de defensa ha estado muy ligado a la empatía que ha logrado la letrada y el joven con los vecinos encargados de juzgarlo. “El jurado fue maravilloso en cuanto a la atención que pusieron. Realmente es un placer trabajar en un juicio así, a pesar que es extenuante. Es un placer transmitir los conocimientos a personas que están abiertas a escuchar todo (por los doce ciudadanos integrantes del jurado)”.

Los alegatos finales de la defensa reforzaron la estrategia puesta en juego durante cada instancia del debate oral. “En las últimas palabras al jurado apelé a hablarles a su razón y a su corazón y a todas las estrategias discursivas que permitieran sacar la visión del ataque grupal instalada por la Fiscalía. En este hecho en el que imputaron a tantas personas era necesario individualizar. Lograr que se considerara al joven como una persona de bien, ajena por completo a lo que lo estaban involucrando". 

"Me interesaba que se juzgara sólo a mi defendido. Así se hizo. La acusación era para el grupo y en Argentina la justicia es individual y no condena a una persona por un acto grupal”, concluyó Laura Abal.

Al egresar de la sala de audiencias del Tribunal Criminal el joven junto a la abogada y la hija de la profesional, quien estuvo durante el juicio colaborando en la defensa, se fueron caminando hasta encontrarse con familiares y amigos para fundirse en abrazos y llantos de felicidad por la recuperación de la libertad.

Leer noticias aquí:

- Semanario El Tiempo (8/2/22): "En la segunda jornada del juicio declaró la víctima y no ubicó al acusado en los episodios de abusos" (ver)

- Semanario El Tiempo (10/2/22): "El jurado absolvió al joven involucrado en un caso de abuso sexual" (ver)