AVISO

AVISO - ENLACES FUERA DE SERVICIO:
Algunos enlaces se encuentran momentáneamente sin funcionamiento por problemas técnicos de la plataforma. Disculpe las molestias, estamos trabajando para solucionarlo

sábado, 5 de febrero de 2022

Yale Kamisar, el "Padre de la Regla Miranda" y el más influyente jurista del mundo muere a los 92 años

el Prof. Dr. Yale Kamizar, en los ´60

 
Su obra legal y académica, citada en más de 30 casos de la Corte Suprema, dio forma al procedimiento penal moderno, incluida la protección de los derechos del acusado.

Yale Kamisar fue, para muchos, uno de los juristas más grandes de todos los tiempos, sino el mayor. Sus trabajos académicos entre fines de los ´50 y los ´80 sobre las libertades civiles, el sistema de garantías y los procedimientos penales tuvo una profunda y decisiva influencia en fallos históricos de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos, como Gideon v. Wainwright (1963) y Miranda v. Arizona (1966). 

Murió el domingo en su casa en Ann Arbor, Michigan. Tenía 92 años. Fue distinguido con el máximo honor que puede recibir un profesor en los Estados Unidos, cuando lo designaron profesor emérito en la Universidad de Michigan: el premio Clarence Darrow. 

No es una exageración decir que el Prof. Dr. Yale Kamisar fue el arquitecto del proceso penal constitucional moderno, respetuoso del Estado de Derecho y de la dignidad de las personas. 

Su excepcional obra tuvo tanta influencia que traspasó las fronteras de su país. Las generaciones posteriores de penalistas y procesalistas del mundo entero le deben mucho a Kamisar. Su obra cambió para siempre la jurisprudencia, la práctica y el modo de enseñanza mundial del Derecho.

Fue un gigante indiscutido en su área. Después de que Kamisar se retiró de la enseñanza a tiempo completo en Michigan tras de 40 años de profesor, la Michigan Law Review publicó una edición especial en su homenaje, con artículos de la jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg y de los profesores Wayne R. LaFave, Marc Spindelman , Jerold H. Israel, Eve L. Brensike, Welsh S. White y Jeffrey S. Lehman, entre otros.




SUS COMIENZOS

El profesor Kamisar, nacido en New York en 1929 de padres panaderos, comenzó a lidiar en soledad con los temas del procedimiento penal a fines de la década del ´50, como joven profesor en la Universidad de Minnesota.

Para esa época, los temas de procedimiento penal  se consideraban en gran medida un espectáculo secundario y marginal frente a las grandes cuestiones del derecho constitucional. La poca oferta de cursos de procesal penal que existían se debilitaba día a día. Todos esperaban que el profesor Kamisar pasara rápidamente a enseñar las leyes antimonopolio, un área que conocía muy bien desde que trabajaba para un bufete de abogados de Washington.

Su militancia por los derechos civiles y su pasión por las garantías constitucionales del individuo pudieron más. En el curso de la década siguiente, los turbulentos años ´60, se estableció como la figura principal en un área de la ley que, gracias en gran parte a su brillante trabajo, de repente parecía no solo importante sino intelectualmente vibrante. Continuó ese trabajo en la Universidad de Michigan, donde se mudó en 1965.


Todo jurista es hijo de su tiempo.
La lucha por los Derechos Civiles
en los años '60 marcó la obra de Kamisar


“Él creó el tema”, dijo en una entrevista telefónica Nancy J. King, quien enseña procedimiento penal en la Universidad de Vanderbilt y estudió con el profesor Kamisar en Michigan. “Creó el proceso penal constitucional como un tema que exigía un texto propio, y como un campo de estudio autónomo”.

El hombre indicado había llegado en el momento justo para cambiar para siempre el Derecho. A principios de la década de 1960, la Corte Suprema de Justicia, presidida por el célebre jurista Earl Warren, estaba emergiendo como un baluarte de las libertades civiles. Y la Casa Blanca, primero bajo John F. Kennedy y luego bajo Lyndon B. Johnson, expandieron su defensa de los derechos civiles, en parte asegurándose de que las personas afroamericanas tuvieran protecciones legales contra el abuso por parte de las fuerzas de seguridad. Fueron tiempos tremendos. 

“Hubo este período de brutalización policial de personas predominantemente negras y latinas, especialmente en el sur”, dijo Eve Primus, quien también estudió con el profesor Kamisar y ahora ocupa una cátedra a su nombre en Michigan. “Kamisar, siendo la persona que era, entendió que era la oportunidad exacta para hacer avanzar la ley. Supo leer los tiempos y atraparlos”.


A John Lewis, futuro diputado, le rompen la cabeza
en la Marcha de Selma, Alabama. Marzo 1965.


Su trabajo fue citado por primera vez por la Corte Suprema de Justicia en su decisión de 1963 en Gideon v Wainright, que estableció el derecho del imputado a tener un abogado letrado en casos penales. Escrito el voto principal por el juez Hugo Black, fue el primero de más de 30 sentencias de la Corte Suprema de Justicia durante el próximo medio siglo en citar el trabajo del profesor Kamisar.

“Estaba escribiendo artículos sobre lo que la Corte debería hacer y lo que la Corte había hecho recientemente, y ellos a su vez lo citaban”, dijo Orin Kerr, profesor de derecho en la Universidad de California, Berkeley, en una entrevista.

MIRANDA vs ARIZONA




El mayor impacto del profesor Kamisar en la Corte Suprema de Justicia se produjo en 1966, en su decisión en Miranda vs Arizona. Un fallo mundialmente célebre que cambió el proceso penal de manera definitiva; al punto tal que no hay película policial que se precie que no mencione su holding. Hasta creó un verbo nuevo en inglés: "Have you mirandized the defendant?

El año anterior, Yale Kamisar había publicado un extenso ensayo en el que comparaba el sistema legal estadounidense con una puerta de entrada y una mansión: la puerta de entrada era la sala de interrogatorios de la policía y la mansión era la sala de juicio del tribunal.

“La sala de juicio es un lugar espléndido donde los abogados defensores braman y se pavonean frente al jurado y donde los fiscales se ven acorralados por los súbitos cambios en la evidencia”, escribió Kamisar. “Pero, ¿qué sucede ANTES de que un acusado llegue a la seguridad y disfrute de la comodidad de esta verdadera mansión? Ah, ahí está el problema. Por lo general, primero debe pasar por un edificio mucho menos pretencioso, una comisaría  policial con habitaciones traseras vacías y puertas cerradas con llave”.

"Las cortes ofrecieron amplias protecciones, basadas todas en la Quinta Enmienda, que cubren el derecho contra la autoincriminación. Pero tales protecciones no existían en la comisaría, donde los interrogadores podían obligar a un sospechoso a confesar".

Ningún sistema de justicia podría durar mucho, argumentó el profesor Kamisar, si se basara en el flujo forzado de información extraída del acusado. La Corte Suprema estuvo de acuerdo. En una decisión para la posteridad escrita por el Presidente Earl Warren y citando el trabajo del profesor Kamisar, dictaminó en 1966 que los acusados ​​penales debían ser informados de sus derechos antes de ser interrogados, especialmente sus derechos a permanecer en silencio y a recibir asistencia letrada.






Ese mismo año, la revista Time escribió que “a los 37 años, Kamisar ya ha producido un torrente de discursos y un sinfín de escritos que fácilmente lo convierten en el académico en derecho penal más abrumador de los Estados Unidos”. Otros lo llamaron, lisa y llanamente el “padre de Miranda”.

Con el visto bueno de la Corte Suprema, el profesor Kamisar dedicó el resto de su carrera a desarrollar su campo elegido -coescribió su principal libro de casos, "Procedimiento Penal Moderno" (el profesor Kerr, el profesor King y el profesor Primus luego se convirtieron en coautores)- y así defendió con ardor desde los claustros el fallo de Miranda del rechazo conservador.


Sus libros más famosos



BIOGRAFÍA


Yale Kamisar nació el 29 de agosto de 1929 en la ciudad de Nueva York y se crió en el Bronx. Su padre, Samuel, era vendedor de panadería. Su madre, Mollie (Levine) Kamisar, era ama de casa.

“Él solía hablar de sí mismo cuando era un niño pequeño que jugaba béisbol en el Bronx, y que la policía los arrestaba todo el tiempo”, dijo en un entrevista Jeffrey S. Lehman, vicerector de la N.Y.U. Shanghai, quien estudió con el profesor Kamisar y luego se desempeñó como decano de la facultad de Derecho en Michigan. “Y eso es lo que lo llevó a interesarse por la ley, como una forma de regular el comportamiento de las personas poderosas”.

Asistió a la Universidad de Nueva York (NYU) con una beca y se graduó en 1950. Ingresó a la Facultad de Derecho de Columbia ese otoño, pero tuvo que interrumpir sus clases cuando lo llamaron para servir en la Guerra de Corea.


En 2006 con sus alumnos


Como líder de pelotón, el teniente Kamisar entró en combate justo cuando el Ejército chino estaba haciendo retroceder los primeros avances logrados por los estadounidenses y sus aliados. En la batalla de T-Bone Hill, lideró una carga exitosa al frente de sus hombres y frente al fuego enemigo. Fue herido en los combates y recibió el Corazón Púrpura, junto con varias medallas al valor.

Al regresar a Columbia, se graduó segundo en su clase en 1954. Luego fue a trabajar en el bufete Covington & Burling, una prestigiosa firma de abogados de Washington, donde se concentró en la ley antimonopolio y se convirtió en acólito de Dean Acheson, quien había sido Secretario de Estado bajo el presidente Harry S. Truman.

Pero Kamisar pronto se amargó con la práctica privada y, después de dos años, tomó un trabajo como profesor en la Universidad de Minnesota. Se retiró de la Universidad de Michigan en 2004.

Despedimos desde la AAJJ a un grande. Gracias, Maestro.

por Clay Risen para el New York Times 4 de febrero 2022


Leer noticias aquí:

- New York Times (4/2/22): "Yale Kamisar, Known as the ‘Father’ of the Miranda Rule, Dies at 92" (ver)