AVISO

AVISO - ENLACES FUERA DE SERVICIO:
Algunos enlaces se encuentran momentáneamente sin funcionamiento por problemas técnicos de la plataforma. Disculpe las molestias, estamos trabajando para solucionarlo

viernes, 4 de marzo de 2022

MAR DEL PLATA: Se estancó el jurado en el crimen del playero ante la débil prueba de oídas. Habrá un nuevo debate

Tomás Marcos (en el centro) era empleado de la
estación de servicios de Juan B. Justo y Polonia.

“Esto sucedió porque no había prueba. El Ministerio Público Fiscal quiso mantener una acusación en la que no había elementos incriminatorios, salvo la declaración de alguien que dice que el imputado le envió unos mensajes diciendo que era el autor del crimen. Y esos mensajes no existen, nunca existieron en la causa…”, dijo el defensor Cristian Prada.

El juicio por el crimen del playero Tomás Marcos (52) quedó suspendido hasta nuevo aviso luego de que el jurado popular fuera disuelto por el juez al no poder salir de la situación de “estancamiento”, esto no es no alcanzar el número de votos mínimo para un veredicto.

Los doce miembros del jurado se dividieron entre 9 que consideraban culpable a Nicolás Pérez (21) y otros que lo hallaban no culpable. En el sistema de juicio por jurados para que un imputado sea culpable deben alcanzarse la decena de votos, mientras que para que no lo sea no se pueden superar los ocho.

El estancamiento ya había sido declarado tras una primera sesión de deliberaciones por lo que el juez Alexis Simaz otorgó más tiempo previo escuchar nuevamente al fiscal Alejandro Pellegrinelli y a la defensa a cargo de Cristian Pradas.

Sin embargo, ninguno de los jurados modificó su voto y no se pudo alcanzar un veredicto.

Nicolás Pérez (21) está acusado de asesinar el 2 de abril de 2019 a Marcos, un empleado de estación de servicios que circulaba con su motocicleta por Belgrano y 20 de septiembre. Esa noche dos hombres, también en moto, le cerraron el paso y tras dispararle a la cabeza (a pesar de que llevaba casco) le sustrajeron el rodado con el que se dieron a la fuga.

La policía de investigación reconstruyó el hecho con las cámaras de seguridad, que mostraron la huida hacia la zona sur de Mar del Plata y también el fiscal Pellegrinelli confió en la declaración de un testigo de identidad reservada, quien aseguró que por medio de un mensaje, Pérez le confesó el crimen. 

Es lo que se dice testimonio de oídas (o hearsay en el common law), algo que está prohibido en los países anglosajones por su pésima calidad probatoria. Es casi el equivalente a la prueba por rumores o chismes. 

Esa prueba no hubiera sido admitida por ningún juez, precisamente porque su valor probativo es nulo.

El jurado -en su sabiduría- no compró la versión y por eso se estancó. Habrá que ver si el fiscal insiste en llevar a un nuevo juicio con la misma prueba. 

Además de Pérez fue acusado un menor de 15 años, pero por no tener la edad mínima para ser punible se lo desvinculó del caso.

Tras no llegarse a un acuerdo en la votación, el juez Simaz declaró disuelto el jurado, se cerró el juicio y ahora deberá iniciarse todo el proceso de elección de un nuevo grupo de 12 personas para que participen de otro debate. No hay fecha prevista y todo dependerá de la agenda del tribunal y del fiscal.

Mientras tanto, Pérez continuará detenido en la cárcel de Batán.

Leer aquí:

- La Capital (3/3/22): "Caso Marcos: se disolvió el jurado al no tener un veredicto y habrá nuevo juicio" ()ver