AVISO

AVISO - ENLACES FUERA DE SERVICIO:
Algunos enlaces se encuentran momentáneamente sin funcionamiento por problemas técnicos de la plataforma. Disculpe las molestias, estamos trabajando para solucionarlo

sábado, 30 de abril de 2022

LOMAS DE ZAMORA: "Te las dejé mortadela, como dos fiambres". CULPABLE de doble femicidio de la madre de su hijo y su suegra


Por unanimidad, un jurado popular declaró culpable por “el doble femicidio de Olimpo” a Miguel Alexander Sosa (26), acusado de asesinar a Marianela (24) y María Laura Rivera (46) en la localidad de Ingeniero Budge en febrero de 2020. 

El fallo fue unánime y le corresponde la pena de prisión perpetua. El debate oral estuvo a cargo del juez técnico Santiago Daniel Márquez y contó con la presencia en la sala de juicios de la intendente interina de Lomas de Zamora, Marina Lesci.


Intendenta (i) de Lomas de Zamora,
Mariana Lesci

Durante la tercera y última audiencia de juicio, tuvieron lugar los alegatos, donde la fiscal Marcela Dimundo, solicitó que se declare culpable a Sosa. En tanto la defensa, buscó justificar que el acusado disparó contra las mujeres porque estaban “torturando” a su hijo y hubo un “exceso en la legítima defensa de un tercero”.

La semana próxima se realizará la audiencia de cesura para imponerle prisión perpetua.

Cerca de las 20.15 hs, el presidente del jurado popular manifestó que por unanimidad se encontró culpable al imputado por el delito de “homicidio agravado por ser la víctima pareja conviviente, por mediar violencia de género, y por el uso de arma de fuego” en perjuicio de Marianela Lorelei Rivera, y por “homicidio agravado criminis causa y por el uso de arma de fuego”, en perjuicio de María Laura Rivera.

Además, por mayoría, es decir por 10 votos, fue encontrado culpable por los delitos de “portación ilegal de arma de guerra” y “amenaza agravada por el empleo de arma”, en perjuicio de la hermana, la hija menor, y un sobrino de Laura, a quienes el acusado amenazó antes de retirarse del lugar.

LOS HECHOS

"Te las dejé mortadela, como dos fiambres"

Miguel Alexander Sosa, el asesino


El hecho ocurrió el 18 de febrero de 2020 a las 18.30 en una casa de la calle Manuela Pedraza 3712 de Ingeniero Budge. De acuerdo a lo que pudieron determinar los investigadores, Sosa llegó a la vivienda de su suegra a buscar a su pareja Marianela, justo en el momento en que ambas mujeres estaban en la planta alta, mientras que abajo otros familiares preparaban un cumpleaños.

Tras atravesar un patio interno, el hombre subió unas escaleras, ingresó a una habitación y atacó primero a tiros a su suegra cuando se interpuso en su camino y luego a su pareja. Durante el ataque, que fue cometido frente a un hijo pequeño de Marianela Rivera, el agresor disparó siete tiros contra ella y cinco contra la madre, de acuerdo a las primeras pericias.

Las fuentes detallaron que en el lugar se encontraron 13 vainas servidas y cuatro proyectiles intactos de una pistola Bersa Thunder .380.

Según la denuncia, Sosa bajó las escaleras y se encontró con una niña de 12 años, a quien también intentó dispararle aunque no lo logró, mientras que hizo lo mismo con una hermana y tía de las víctimas, Brenda, a quien le gatilló dos veces el arma, aunque no llegó a herirla. Finalmente, abordó un Volkswagen Suran de color gris propiedad de su pareja que estaba estacionado frente al domicilio y escapó.


Fue detenido enseguida


El doble femicidio causó profundo estupor en el barrio de las dos mujeres y en el Instituto Superior de Formación Docente 103 de Villa Fiorito, donde Laura Rivera estudiaba. Tres semanas antes del asesinato, Sosa habría atacado a Marianela con un fierro. Fue preso. Tras salir de la cárcel ambos habían retomado el vínculo y la convivencia, pero a las pocas semanas Marianela había vuelto a vivir a la casa de su madre, donde este martes fue asesinada.

“Nos amenazaron de muerte familiares de él y gente que anda con él”, contó una pariente de Laura y Marianela en una entrevista televisiva. “Me lo crucé ayer en la comisaría cuando llegué para declarar y me dijo: ‘En dos horas salgo, esto no es nada’. Después llegó mi hermana y le dijo: ‘Te las dejé mortadela, como dos fiambres".

Los alegatos

"Pocas veces en un juicio hay tantas pruebas y testigos presenciales”, expresó la fiscal Marcela Dimundo durante su alegato y enumeró las distintas evidencias que acreditan que Miguel Alexander Sosa, el 18 de febrero cerca de las 18.30 fue al domicilio de Manuela Pedraza al 3000, en el barrio Olimpo, en Lomas de Zamora, para buscar a su pareja quien horas antes se había refugiado en la casa de su madre, escapando del maltrato del acusado.

Entre esas pruebas mencionó las lesiones de arma fuego que el médico forense encontró en el cuerpo de las víctimas. En total fueron 11 disparos en el cuerpo de Marianela y 6 en María Laura quien se interpuso para evitar la muerte de su hija. Luego se estableció que todas las vainas encontradas en la habitación de Marianela, fueron disparadas con la misma arma,  una Bersa 380, que según un testigo, el acusado la arrojó a unas pocas cuadras del lugar del hecho.



“Esa arma la trajo Sosa, no estaba en la casa de Laura”, sostuvo la fiscal en referencia a la versión que dio el imputado en la tarde del jueves.

Luego se refirió a la pericia del psicólogo que afirmó que Sosa tenía una personalidad con rasgos narcisista, psicópata y tóxica, y que se presentaba como víctima. “Sus dichos revelan un manotazo de ahogado porque las evidencias dicen lo contrario”, remarcó.

Según la representante del Ministerio Público, el hombre entró a la habitación de su pareja y empezó a disparar varias veces contra Marianela y Maria Laura, quitándoles la vida.

En ese contexto, la hermana menor de Marianela carga en brazos al hijo del acusado y a su hermanito, ambos bebés, y logra escapar del lugar. Antes de escapar de la escena del crimen, Sosa también amenazó con el arma de fuego a una de sus cuñadas y al sobrino de la mujer.

Por su parte, el abogado Sebastián Silvestre, representante del particular damnificado, manifestó que la defensa “intentó imponer una teoría para justificar la crueldad de Sosa”.

“El relato de los peritos criminalistas y del médico forense encajan con el relato de cada uno de los testigos. Toda la familia fue testigo presencial y vieron morir a Laura y a Marianela”, expresó el letrado.

La defensa

El defensor particular Fabio Scladman cuestionó que no se le permitió exhibir al jurado una supuesta foto donde se mostraba al pequeño “atado de pies y manos”. Al tiempo que, sostuvo que “hubiese sido mejor que se mostraran todas las evidencias”.

Luego argumentó que el acusado declaró que estuvo en la casa, que “protagonizó” el hecho, y que lo hizo para “defender” a su hijo. “No fue a matar, fue a buscar a su hijo”, afirmó.

También se refirió al arma que según la familia de las víctimas la tenía el joven y la defensa insiste en que “estaba en el lugar”.

“Laura sacó un arma de un cajón. Un arma que se la había dado su pareja, un  gendarme”, indicó.

Según el letrado, Sosa estaba “perturbado”  y “disparó todo lo que tenía”. En ese contexto, justificó el accionar del imputado diciendo que se trató de un exceso en la legítima defensa de un tercero y pidió al jurado que pronuncie un veredicto de no culpabilidad.

A lo largo del juicio, que comenzó el martes 27, dieron su testimonio la familia de las víctimas, vecinos, un médico forense, psicólogos y peritos criminalistas.

Leer noticias aquí:

- INFOBAE (19/2/20): "“Te dejé dos fiambres”: salió de la cárcel y mató a tiros a la madre de su hijo y a su ex suegra" (ver)

- Diario Conurbano (30/4/21): "Lomas: Un jurado popular declaró culpable al acusado del doble femicidio de Olimpo" (ver)