AVISO

AVISO - ENLACES FUERA DE SERVICIO:
Algunos enlaces se encuentran momentáneamente sin funcionamiento por problemas técnicos de la plataforma. Disculpe las molestias, estamos trabajando para solucionarlo

jueves, 12 de mayo de 2022

SAN MARTÍN: Culpable de homicidio por un ajuste de cuentas narco y no culpable de portación ilegal de arma de guerra

Brigada A con Murdock al fondo.
El Murdock de San Martín la quedó

Finalizó hoy en San Martín, provincia de Buenos Aires, un juicio en el que el jurado popular declaró culpable por mayoría de de 10 a 2 por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego a Renzo Fabián Cabrera. El jurado lo absolvió por la portación ilegal de arma de guerra. 

Un 28 de noviembre de 2018 alrededor de las 5 de la mañana, Ariel Alejandro Moreira de apodo "Mandy" salía de la casa de su hermano junto a su amante, Analía Alderete, en Los Polvorines -Partido de Malvinas Argentinas-, cuando fue sorprendido por Renzo Fabián Cabrera y Eduardo Alaniz (aún prófugo). Lo ejecutaron a tiros. Su pareja, logró huir, se salvó y pudo contar lo sucedido. 

Le dijo al jurado que ambos salían de la casa rumbo a sus trabajos, cuando se acercaron dos hombres. Cada uno con un arma en la mano. "Ellos se venían acercando, no es que nos vieron y empezaron a disparar enseguida. Ariel se puso muy nervioso, se sintió acorralado, como que ellos lo iban a matar. Yo pensé que nos querían robar, pero él ya sabía que no era un robo". Su suerte estaba echada. Era boleta. Era un ajuste de cuentas del narcomenudeo. 

"Ariel lo único que dijo fue "¡pará, pará paró, no, no no!", y alcanzó a decirme "corré Ana", yo fui para el lado contrario que él, para la estación de servicio y desde ahí escuché los tiros. Ariel se ve que quiso alcanzar a volver a su casa, pero no pudo llegar". 

Durante el juicio declararon varios testigos, peritos y familiares tanto de Alderete -el testigo presencial-, como de Ana. Alderete al momento del asesinato estaba durmiendo adentro de la casa y, al escuchar los disparos, intentó auxiliar en vano a Moreira, que murió en el acto. 

Cabrera fue acusado por la fiscal Liliana Tricarico de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación de arma de guerra, en calidad de coautor. 

Según la teoría del caso de la acusación, el robo nunca fue considerado motivo del asesinato y ya había sido descartado desde los inicios de la investigación. 

El acusado Renzo Cabrera y su compañero prófugo, habían sido enviados a matar a Ariel Moreira, quien al parecer, junto a su hermano de apodo "Murdock" habían robado meses antes, dinero y armas a un peligroso narcotraficante de San Pedro.



El inolvidable Murdock


Parece que luego no hubo una distribución pareja del botín, lo que generó una disputa familiar. El hermano "Murdock", y su pareja por un lado, y "Mandy" Moreira (la víctima) junto al resto de la familia, por otro. La pelea terminó de la peor manera. 

El jurado, luego una larga deliberación con preguntas incluidas al juez Javier Antonucci, emitió un veredicto mayoritario de 10 a 2 y consideró culpable a Renzo Cabrera del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. No así del delito de portación de armas, por el que decidieron absolverlo.