AVISO

AVISO - ENLACES FUERA DE SERVICIO:
Algunos enlaces se encuentran momentáneamente sin funcionamiento por problemas técnicos de la plataforma. Disculpe las molestias, estamos trabajando para solucionarlo

miércoles, 8 de junio de 2022

LOMAS DE ZAMORA: Ajuste de cuentas y muerte en el barrio “Chaco Chico”. Culpable

Los diarios locales cubrieron el hecho


Luego de más de dos horas de una ardua deliberación (se escuchaban los gritos desde el jury room), el jurado declaró culpable por unanimidad de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y de homicidio tentado agravado por uso arma de fuego a David Alejandro Leiro. 

El juicio se llevó a cabo bajo la dirección de jueza Lidia Moro de Lomas de Zamora. Las víctimas fueron Cristian Sarria, que falleció y Juan Sarria, que venía de cortar el pasto y sufrió la extirpación de un riñón y parte de un pulmón.

El 14 de diciembre de 2019, en el cruce de las calles Prado y Castelli, en el Barrio Chaco Chico de Lomas de Zamora, David Alejandro Leiro empezó a las 19 horas a hacer tiros al aire. 





Típica postal de un barrio muy heavy del conurbano, a escasas cuadras de la cancha de Los Andes. Gran parte de las feroces internas de la barra brava del club de las Milrayitas tienen de protagonista a una facción del Barrio Chaco Chico.

En eso, Cristian Sarria, que salía a la calle con su hijo de cuatro años para ir a la peluquería, se le acercó a reclamarle por la situación. En el medio, pibes jugaban a la pelota. Cuando Sarria se acerca a pegarle una piña, Leiro directamente le disparó.

Esa fue la teoría del caso de la acusación, que encabezó la fiscal Marcela Dimundo.



La defensa, a cargo de Diego Alustiza, argumentó legítima defensa por los dos hechos. Se basó en que Leiro sufrió tres impactos de bala en pecho, muslo y tobillo. Fruto de una estipulación probatoria, se tuvo por probado que eran lesiones leves causadas por armas de fuego. Sin embargo, la versión del imputado no pudo ser acreditada por otros testimonios. Nadie sostuvo lo que dijo él.

La fiscalía dejó entrever que había un trasfondo por venta de drogas al menudeo en el Barrio Chaco Chico. Leiro, originario de Villa Elisa se había mudado hace poco a lo de su novia, con arresto domiciliario por venta de drogas. 

Aparentemente no era muy bien visto en el barrio. Había llegado hace cuatro días y traía mucha gente que tomaba alcohol y se drogaba. Por eso, la acusación intentó explicar las heridas de Leiro con una persecución de la gente que quería mucho a la víctima. En esa corrida, Leiro también pudo ser objeto de varios disparos que le causarían sus heridas.

Sin embargo, la clave fueron los testimonios de dos menores de edad. Ambos dijeron haber visto a Leiro en bicicleta, a plena luz del día y armado. Vieron como estaba efectuando tiros al aire diez minutos antes de que Sarria lo fuera a increpar. Con eso la fiscalía acreditó que ya había una provocación suficiente del imputado, que andaba a los tiros al aire, sin importarle que había pibes jugando a la pelota por doquier. 

El otro menor declaró como vio que Leiro le disparó a Sarria directamente cuando este se acercaba a reclamarle por la situación.

Leer noticias:

- Política del Sur (16/12/19): "Ajuste de cuentas y muerte en el barrio “Chaco Chico”" (ver)

- Política del Sur (18/12/19): "Crimen en Chaco Chico: desmienten la versión de un ajuste de cuentas" (ver)

- Ole (3/1/14): "En Chaco Chico, infierno grande" (ver)