AVISO

AVISO - ENLACES FUERA DE SERVICIO:
Algunos enlaces se encuentran momentáneamente sin funcionamiento por problemas técnicos de la plataforma. Disculpe las molestias, estamos trabajando para solucionarlo

sábado, 25 de junio de 2022

LOMAS DE ZAMORA: Un jurado popular encontró culpable a Aldana Díaz y Axel Segovia por un crimen macabro en Ezeiza

 

Juez Luis M. Gabián, de gran desempeño

Un jurado popular encontró culpable a dos jóvenes acusados de asfixiar, intentar descuartizar y luego quemar a un vecino de Banfield, en un departamento de la localidad de Ezeiza en diciembre de 2018. El veredicto se conoció en la tercera jornada de debate y la decisión fue unánime, por lo que serán condenados a la pena de prisión perpetua. 

El juicio duró tres días, gracias a una extraordinaria preparación previa de las partes y del juez Luis Gabián. Las estipulaciones probatorias, cada vez mejor hechas y en varias audiencias, ahorraron una considerable cantidad de días superfluos de juicio y de hacer venir al debate testigos innecesarios. Haremos otra nota detallada al respecto.

Los culpables son Aldana Rosarno Díaz (21) y Axel Segovia (26). El jurado los declaró culpables -por dos hechos distintos en días diferentes-  por los delitos de “robo agravado por el empleo de arma” (Hecho n° 1, ocurrido el 19/12/18), “homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas” y “homicidio agravado criminis causa” (hecho n° 2, ocurrido 10 días después 29/12/18)en perjuicio de Gustavo García Ibáñez, de 36 años

La víctima era empleador de Aldana Rosarno, quien también fue encontrada culpable del delito de incendio (Hecho n° 3). 


La sala de debate en Lomas


«Ella lo entregó»

Fiscal Marcela Dimundo


La fiscal Marcel Dimundo, en otra actuación destacada, realizó una minuciosa reconstrucción de los hechos en su alegato inicial. Fue uniendo todas las pruebas que el jurado iría a ver en el debate oral y público. Su teoría del caso había sido meticulosamente preparada con meses de antelación.

Dimundo explicó que Gustavo García Ibáñez (36) había vendido un vehículo. Aldana Díaz, que trabajaba para él y lo estaba enamorando, sabía que había plata en la casa. El 19 de diciembre de 2018, alrededor de las 19.45, Axel Segovia y dos amigos de lo ajeno que no pudieron ser identificados irrumpieron en el domicilio de Belelli 1381, de la localidad de Villa Centenario, donde vivía la víctima. “Aldana Díaz fue quien pasó la información de que el hombre tenía dinero”, advirtió Dimundo. Pero el crimen no terminó ahí. Siguió 10 días después, el 29 de diciembre de 2018.

"La codicia y las ganas de tener dinero fácil”, probó la fiscal, "los llevó a planificar un segundo robo"“Ella aprovechó que él (la víctima) se estaba enamorando y lo llevó engañado a Ezeiza. Fueron en moto y ahí lo interceptaron, en la propia casa donde estaba viviendo ella”, indicó.

Allí se desató una verdadera ordalía. Lo torturaron, lo asfixiaron, lo quisieron descuartizar y, finalmente, lo prendieron fuego.

De acuerdo a la reconstrucción de la representante del Ministerio Público Fiscal, Díaz, Segovia y otro joven apodado “Pipi” –quien está prófugo- participaron del macabro crimen.

“El homicidio fue solo un medio para sacarle la plata que faltaba. La que no pudieron sacarle el 19 de diciembre, por eso hablo de homicidio criminis causa”, afirmó la fiscal y, añadió que “el móvil de matar por la plata aparece reflejado en las conversaciones entre los acusados y en el resto de las evidencias”.

"El incendio"

La fiscal acusó a Aldana Díaz por el incendio en el departamento de Ezeiza con el objetivo de alterar y hacer desaparecer los rastros del homicidio. “Para ella no había terminado la historia, porque el muerto estaba en su propia casa y decidió deshacerse de él de la forma más cruel. Incendiando la casa donde vivía ella y otras familias. Aldana puso en peligro a toda la gente que vivía en el lugar”, aseguró Dimundo y le pidió a los miembros del jurado que se pronuncien por la culpabilidad de los acusados.

"LA DEFENSA"


Defensora oficial Victoria Baca Paunero


La defensa pública de Lomas de Zamora realizó un excelente trabajo. Agustina Garamendy, representó a Aldana Díaz. Reconoció que la acusada se hacía cargo de los dos robos, incluso, del incendio, pero aseguró que “no hay ninguna prueba de que ella asesinó al muchacho de Banfield. Nadie sabe lo que pasó en el lugar”.

En relación a los agravantes premeditados por dos o más personas manifestó que «no hay pruebas» de que los jóvenes se hayan puesto de acuerdo para organizar los hechos y manifestó que la figura que se podría aplicar al caso si el jurado considera que la joven es culpable es la de homicidio en ocasión de robo. «Con las dos figuras por lo que se la acusa no se le va a dar la posibilidad de reivindicarse», expresó.

Garamendy también valoró que la joven no tiene antecedentes y contó que lo que ocurrió luego de los hechos fueron “actos desesperados” de una chica que no tenía quien la ayudase. “Ninguna persona a la que acudió la ayudó a hacer lo correcto”, enfatizó. Durante el juicio se comentó que sus padres estaban separados y ella estaba viviendo sola en Ezeiza.

Por su parte, la defensora oficial María Victoria Baca Paunero que representó a Axel Segovia, al comenzar su alegato se refirió a los allanamientos que se hicieron durante la investigación y contó que Segovia fue detenido en su casa un año después del hecho.

«Tanto el robo como el homicidio fueron violentos. Claramente ahí quedaron huellas. Sin embargo, ahí no encontraron pruebas contra Axel», dijo.

Sumó a su argumento que «no se sabe qué pasó ni cuántas personas participaron». También aseguró que Segovia «no conocía a la víctima» y  que «nadie lo vio» por el domicilio de Bellelli donde ocurrió el primer robo.

«Estuvo de novio durante seis meses con Aldana, por eso alguna vez estuvo en la calle Derqui (en Ezeiza), en el medio pasó todo lo del homicidio», señaló.

Luego, contó que a Segovia lo detuvieron en su casa. “El estaba trabajando. Cuando lo detienen no pudo recordar lo que pasó en diciembre de 2018. Si lo hubieran detenido apenas ocurrió el hecho, él se hubiera acordado y podía haber entregado su teléfono para ser investigado. Cuando lo detuvieron no tenia teléfono», indicó.

"INSTRUCCIONES Y VEREDICTO"

Una vez finalizado los alegatos, el juez técnico Luis Gabian invitó a los integrantes del jurado popular a retirarse de la sala para celebrar audiencia con las partes a fin de que presenten sus propuestas para la elaboración de las instrucciones. Ellas fueron claves por su rigor y precisión, ya que había tres hechos diferentes, contra dos acusados con participaciones distintas y muchos delitos menores incluidos.

Luego de un cuarto intermedio, el jurado ingresó a una sala contigua para deliberar acerca de lo producido en el marco del juicio, para luego arribar a un veredicto. Luego de más cuatro horas de deliberación ingresaron nuevamente a la sala de juicio y comunicaron que en todos los hechos, por unanimidad, encontraron culpables a ambos acusados por los cargos máximos que imputó la fiscalía.

Allí demostró toda su categoría académica el juez Luis Gabián. Eran muchos formularios de veredicto y un juicio muy tensionante. Cuando los revisó en corte abierta para controlar que estuvieran bien llenados, inmediatamente antes de ser anunciados, advirtió que uno de ellos (el robo con armas de Axel Segovia) estaba sin decidir. Faltaba la cruz en la opción elegida por el jurado. 

Rápido de reflejos, el juez se lo comunicó a las partes y mandó al jurado al jury room para que se expidieran. Volvieron inmediatamente con el formulario de veredicto llenado de manera correcta. Hace poco hubo una incidencia similar en Neuquén que, por falta de este tipo de conducción eficiente, terminó con una intrincada discusión en las cortes revisoras.

Leer noticias aquí:

- Diario Conurbano (25/6/22): "Lomas: Un jurado popular encontró culpable a dos jóvenes por un crimen macabro en Ezeiza" (ver)