AVISO

AVISO - ENLACES FUERA DE SERVICIO:
Algunos enlaces se encuentran momentáneamente sin funcionamiento por problemas técnicos de la plataforma. Disculpe las molestias, estamos trabajando para solucionarlo

jueves, 18 de agosto de 2022

QUILMES: Le pateó la puerta, se armó flor de bolonqui en Florencia Varela y lo apuñaló. Culpable de exceso en la legítima defensa


En este desquiciado mundo -que nos sigue entregando pistas cada vez más firmes de que nos dirigimos hacia la extinción de la Humanidad- el conurbano bonaerense pica en punta. 

Cada día aparece una nueva forma de demencia suburbana. Ayer fueron los quemacoches (volvieron con Aldosivi). Otra vez fueron las hordas que "intervenían" trenes, casas, aviones y autos con aerosoles. Otrora eran los parkour que aparecían como los Caballeros de la Noche sobre azoteas, cañerías y terrazas de edificios. Acullá fueron los Cubrepileta  de Cha Cha Cha, inolvidables con el Gordo Casero, Culoroto y el hijo del Japonese...

Pero se ve que en el país apareció otra plaga: los Patea Puertas. Seres desquiciados cuyo hobby es patear puertas, generar estruendos y sembrar el terror. La clave es aterrorizar y deleitarse con el bardo.

Esto fue lo que sucedió en Varela y que desencadenó esta absurda muerte. Pero fue más que evidente que este patea puertas, de nombre Leonardo Damián Barrios (27), se equivocó de localidad. En cualquier otro lado no sale ni el loro a ver qué pasa afuera. 

Pero Varela es Varela. Ahí no se andan con vueltas. El dueño José Luis Silva (29) salió a defender su portón (era de noche y en plena ASPO, junio 2020), se armó una trifulca descomunal y le metió siete puñaladas. El finado debe estar todavía pateando las puertas del cielo a ver si sale Dios, Thor, Odín o quien sea a acogerlo en su seno.


El eterno trovador de Duluth, Minnesota
    

Data Judicial firme junto al Pueblo


LAS PUÑALADAS

Según la investigación, todo se inició alrededor de las 2 de la madrugada del 13 de junio de 2020, cuando un patrullero de la Policía bonaerense recorría la zona y fue interceptado por una camioneta, desde la cual le hicieron señas de luces. Los ocupantes del rodado clamaban por auxilio, pues llevaban dentro de la caja del vehículo a un hombre joven gravemente herido a puñaladas.

El móvil policial abrió paso en la calle con las sirenas y balizas encendidas, hasta arribar a la salita del Barrio Parque, donde la víctima, a la que identificaron como Leonardo Damián Barrios (27), fue asistida en primera instancia. 

Barrios presentaba alrededor de seis puntadas provocadas con un arma blanca en el cuerpo y el torso, y por la gravedad de las heridas fue derivado de inmediato al hospital Mi Pueblo de Florencio Varela, al que arribó en una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME).

Al ingresar al centro de salud, el joven intentó ser reanimado por los médicos pero finalmente falleció.

Tras el deceso, los agentes del orden se desplazaron dentro de la barriada y fueron alertados de una confrontación de vecinos en las calles 1256 entre 5 y 7 de la de Ingeniero Allan. Al llegar al lugar, los oficiales fueron alertados por el tumulto de la vivienda donde vivía el acusado del ataque a Barrios.

Los policías lograron dar con el sospechoso, al que identificaron como José Luis Da Silva (29), quien reconoció haber mantenido una gresca con Barrios hasta que comenzó a apuñalarlo con un cuchillo que él mismo les entregó a los oficiales. Esto fue clave para el jurado.




EL DETONANTE

Testimonios en el lugar aseguraron que el detonante que habría generado la pelea fue que Barrios le pateó el portón de la casa a Da Silva, aunque no se descartaron otras hipótesis de broncas previas. Todo rumores. Chismes. Hearsay. "Me lo contaron ayer, las lenguas de doble filo.... Vigila, mujé, vigila."

Da Silva fue aprehendido por los efectivos de la comisaría 6ta. de Florencio Varela por el homicidio del joven, aunque obviamente su confesión ante la Policía no tiene validez judicial. Confesó que lo apuñaló, pero en legítima defensa ante la agresión actual, inminente, no provocada y proveniente de un humano patea puertas.



MOTÍN A BORDO

Parece que el funesto ejemplo del juicio por gatillo fácil en La Matanza gana adeptos. Ayer, tras la selección de jurados, el juez Raúl Sequeiros pretendió agotar todo el juicio en una sola jornada, algo humanamente imposible e innecesario. Declararon ayer policías, el padre de la víctima, un vecino del fallecido entre otros y, pasadas las 22 hs, el juez pretendía seguir con el juicio hasta que las velas no ardieran.

Sin embargo, lo curioso fue que las partes y los jurados se plantaron y dijeron que de ninguna manera. La tropa se amotinó. Que ya no daban más y que se oponían a la decisión del juez Sequeiros de continuar el proceso durante la madrugada. Hubo una batahola verbal importante pero, finalmente, primó la cordura y todos se fueron a sus casas. Hoy continuó el juicio con los alegatos de clausura de las partes, instrucciones y el veredicto.

El juez les dio tres opciones de veredicto: homicidio simple, exceso en la legítima defensa y no culpable por legítima defensa. El fiscal fue Dino Maistruk. El particular damnificado fue Oscar Céspedes y Martín Sarubbi defendió al acusado.

El jurado encontró a Da Silva culpable, pero por homicidio en exceso de la legítima defensa. Es decir, se defendió, pero se le fue la mano.

Leer noticias aquí:

- 17/08/22 - Data Judicial - "Juicio por Jurados en Quilmes: hoy serán los alegatos y habrá veredicto en caso de vecino que mató a otro a puñaladas en Ingeniero Allan" (ver

- 16/08/22 - Infosur - "TOC 1 Varela: En Juicio por jurado juzgan a un hombre por su participación en el crimen de su vecino" (ver)