AVISO

AVISO - ENLACES FUERA DE SERVICIO:
Algunos enlaces se encuentran momentáneamente sin funcionamiento por problemas técnicos de la plataforma. Disculpe las molestias, estamos trabajando para solucionarlo

sábado, 1 de octubre de 2022

SAN ISIDRO: Culpable por exceso en la legítima defensa en Tigre. Se pelearon por el monedero de la abuela

El monedero del conflicto


Ayer terminó otro juicio por jurados en San Isidro. En él se encontró culpable de exceso en la legítima defensa a Jonathan Emanuel Fernández por la absurda muerte de Juan José Heredia. Víctima y acusado se conocieron el día de los hechos tomando bebidas alcohólicas a más no poder.

Fueron a la casa de la abuela de Fernández a buscar un remedio. Era en Tigre. Como era temprano, la octogenaria los echó, pero Heredia se quedó solo en el comedor unos minutos. No se dieron por vencidos y ambos volvieron al mediodía. Cuando la abuela vio a su nieto, lo acusó de haberle robado plata del monedero. "No, yo no fui", negó Fernández. "Entonces habrá sido el tipo ese que trajiste", contestó la abuela. Para qué....




Ya el flaco Luis Alberto Spinetta nos prevenía del poder ígneo de la Conciencia de las Abuelas en el monumental álbum debut de Invisible 1974.


Sólo es preciso el brillo de tus ojos Para encontrar un alma Lo que no resisto es la conciencia Es la abuela que regula el mundo Dime nena ya: ¿Es este otro mundo?


Ahí se bifurcan las historias, aunque con un común denominador: el chorizombie del nieto, en coma alcohólico prácticamente, salió ululante en búsqueda de su compañero de copas. Iba en búsqueda de inmediata retaliación. A ponerle los puntos, a esclarecer el hecho y al recupero de activos de la Nona.

Las diferencias entre las narrativas tuvieron lugar en lo que aconteció después. La teoría del caso de la fiscalía era que Fernández salió con un cuchillo y apuñaló a Heredia, causándole la muerte. La teoría del caso de la defensa era que, si bien Fernández salió y le recriminó sobre la plata faltante del monedero de la anciana, Heredia es quien tenía el cuchillo. Por eso Fernández, en legítima defensa, puede sacarle el filo y asestarle dos puñaladas.

La fiscalía acusó por homicidio mientras que la defensa planteó la legítima defensa. ¿Cómo terminó todo? Con el jurado decidiendo que había existido un exceso en la legítima defensa. La fiscalía pidió 4 años y 8 meses. Game over for this filthy story.