AVISO

AVISO - ENLACES FUERA DE SERVICIO:
Algunos enlaces se encuentran momentáneamente sin funcionamiento por problemas técnicos de la plataforma. Disculpe las molestias, estamos trabajando para solucionarlo

sábado, 12 de junio de 2021

DOCTRINA: Gran artículo de María Luisa Piqué sobre el caso "George Floyd"

La profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y Fiscal de la Procuración General de la Nación Argentina, María Luisa Piqué, publicó en la revista digital "Palabras del Derecho" un soberbio análisis del juicio por jurados del siglo. El que finalizó con la condena al policía Derek Chauvin, por el homicidio del ciudadano afroamericano George Floyd, en Estados Unidos.

María Luisa Piqué

El caso provocó una gran conmoción que, inclusive, traspasó a la sociedad estadounidense para generar fuertes repercusiones en todos los países del mundo. El veredicto del jurado del caso Floyd fue seguido en vivo por miles de millones de personas (ver)

El análisis de Piqué, que siguió el juicio jornada tras jornada, demuestra una precisión quirúrgica para describir el juicio, y de una notoria lucidez para advertir la gran importancia política y social del sistema de juicio por jurados.

La autora se plantea: "Pero podemos ir también un poco más allá y de paso preguntarnos si ... el juicio por jurados puede convertirse en un espacio de discusión y diálogo democrático sobre temas que a veces polarizan a la sociedad, por ejemplo el grado de responsabilidad de quienes integran una fuerzas de seguridad por los hechos que cometen en ejercicio de sus funciones".

No podemos respirar


Piqué repara en cuestiones fundamentales, como el análisis de la calidad y pertinencia de ciertos medios de prueba, con potencial de desviar la atención del jurado de los hechos del caso concreto: "Se discutió antes del juicio si la fiscalía podía producir prueba relativa a otras 17 denuncias previas contra Chauvin por uso irrazonable de la fuerza. El juez Cahill, luego de escuchar a las partes, dijo que de todas esas denuncias la fiscalía podía usar solo dos de ellas. Sin embargo, la fiscalía al final decidió no usarlas y el jurado entonces nunca se enteró de su existencia".

El argumento que dieron los fiscales en entrevistas posteriores al juicio de por qué excluyeron esas pruebas fue que “este caso era sobre esos 9 minutos y 29 segundos -tiempo en que Chauvin tuvo su rodilla sobre el cuello de Floyd-, tal como dijimos en los alegatos de apertura y de clausura. Los incidentes previos de mala conducta, que incluso demostraban conocimiento sobre cómo hay que hacer el trabajo, pueden servir, pero este caso era sobre lo que pasó en el piso, sobre la posición en que colocaron a Floyd, que fue un uso de la fuerza no autorizado y excesivo. Entonces decidimos que lo principal siga siendo principal".

Juez Peter Cahill

También destaca la enorme importancia que tuvo el voir dire en este juicio: Fue un antes y un después, en donde el juez Cahill, quizás escuchando los tiempos que han cambiado, permitió una mayor liberalidad en la selección del jurado final. No fueron excluidos personas que conocieran noticias sobre los hechos, o que adherir a determinado movimiento social no invalidaba automáticamente a una persona para integrar el jurado.

El juez, y las partes accedieron, sostuvo que lo que importa es cómo esa persona ha internalizado a esas experiencias y a partir de allí poder determinar, en definitiva, si esa persona podría evaluar objetivamente la prueba y juzgar el caso sin parcialidad.

Sobre el final, la autora reflexiona: "Pero también me interesó mostrar que en ciertos casos la sala de audiencias puede transformarse en un espacio para ensayar discusiones sobre los temas que más nos importan como sociedad, como por ejemplo la responsabilidad y la rendición de cuentas de las fuerzas de seguridad por los hechos que cometen en ejercicio de sus funciones contra personas históricamente discriminadas.

La indagación que se hace sobre los y las potenciales integrantes del jurado es a la vez una discusión sobre cuáles sesgos y prejuicios vamos a admitir en la sala de audiencias y cuáles no. En el caso de George Floyd, por primera vez los y las potenciales jurados pudieron decir abiertamente que apoyaban el movimiento del Black Lives Matter sin que eso fueran considerado como un sesgo inhabilitante para analizar los hechos, la prueba y la culpabilidad. De esa manera, en el proceso judicial se sentaron ciertas bases a partir de las cuales este diálogo va a seguir desarrollándose y se estableció que ciertos lemas o discursos no van a poder ser excluidos ni descalificados sin más. 

Y nos brinda una conclusión trascendental:

"El resultado de lo que ocurrió en este proceso, y su legitimidad democrática, también impactará en las discusiones posteriores. Será un piso mínimo de acuerdo respecto de lo que la policía no puede hacer en una sociedad democrática".


Derek Chauvin, el policía condenado
por el jurado

Recomendamos enfáticamente al lector no quedarse con este recorte de párrafos, y adentrarse en la lectura de la nota completa.

Leer artículo completo en la revista online "Palabras del Derecho":

- Palabras del Derecho (05/06/21): Esta vez las vidas negras sí importaron: el juicio por el homicidio de George Floyd [Ver]


Leer artículo en documento de texto:

Esta vez las vidas negras sí importaron: el juicio por el homicidio de George Floyd [Ver]